El RB Leipzig domina el futbolín

RB Leipzig Ralph Hasenhuttl Marcel Halstenberg Oliver Burke Marcel Sabitzer Focus

El RB Leipzig remontó en su visita al Bayer 04 Leverkusen (2-3) para ganar tres puntos históricos en la jornada 11 de la Bundesliga. Con ellos, el equipo de la Red Bull encadena ya seis jornadas consecutivas ganando, se erige líder del campeonato alemán por primera vez en su historia y se convierte en el primer debutante en Bundesliga de la historia que consigue mantenerse invicto tras las once primeras fechas. Es el mejor arranque histórico en la primera división alemana de cualquier recién ascendido a la misma. Aunque este RB Leipzig no es un recién ascendido cualquiera. No lo es en lo económico ni tampoco en lo deportivo. Su particular estilo vertical radical –propuesto por su director deportivo Ralf Ragnick y pergeñado por su joven plantilla– está impactando a Europa. La verticalidad y las transiciones son tendencia en Alemania en general y ayer lo fueron, en particular, en el BayArena. La naturaleza ofensiva del juego del Bayer ayudó a que su estadio fuese anoche un gran futbolín.

Fueron muchos los minutos de ida y vuelta, de ataque tras ataque y de transiciones de uno y otro que causaron vértigo a propios y a extraños. Durante la primera hora de juego, el partido estuvo marcado por la astucia y las conducciones de Julian Brandt, el futbolista más en forma del Leverkusen. Asistió en el 1-0, marcó el 2-1 y provocó un penalti polémico en el comienzo de la segunda mitad, atajado por Péter Gulácsi y marrado por Hakan Çalhanoğlu. No obstante, el tramo final y decisivo del partido lo condicionó Emil Forsberg, internacional sueco del RB Leipzig. Empató el partido a dos aprovechando un fallo grave de Bernd Leno y sirvió el centro lateral del gol de la victoria, obra de un Willi Orban atinado en las dos áreas. El empuje de Forsberg y de todo el RB Leipzig, capaz de galopar hasta el final, le valió los tres puntos al club más odiado de Alemania. Sus adolescentes viven el fútbol en vertical, presionan bien y generan el suficiente peligro como para ganar. Es por eso por lo que en el césped se están ganando eclipsar, aunque sea temporalmente, al FC Bayern München.

Bayer 04 Leverkusen 2 (Kampl 1′, Brandt 45+2′)
RB Leipzig 3 (Baumgartlinger p.p. 4′, Forsberg 67′, Orban 81′)

Dos goles antes del minuto 4

Planteamientos iniciales del Bayer 04 Leverkusen-RB Leipzig
Planteamientos iniciales del Bayer 04 Leverkusen-RB Leipzig. Infografía: Share My Tactics.

Es habitual que, en los encuentros del RB Leipzig, el equipo de Ralph Hasenhüttl no haga especial aprecio a una posesión de balón que suele ganar, por inercia, su rival. Ayer volvió a ser así. El Bayer Leverkusen aceptó la pelota pero se topó desde el principio con el problema que provocan los toros rojos sin balón: la presión. Sin desgastarse físicamente, los delanteros del 4-4-2 Yussuf Poulsen y Timo Werner estorbaron lo suficiente a Jonathan Tah y al recuperado Ömer Toprak para que no encontrasen al mediocentro Julian Baumgartlinger. Ante esa situación, los hombres de Roger Schmidt optaron por la salida lateral, especialmente por su perfil izquierdo. Ahí jugaba Wendell, prototipo de lateral brasileño ofensivo y alocado que no tiene nada que ver con su homólogo diestro Benjamin Henrichs, un mediapunta a medio reconvertir. Además, Wendell se encontraba en el carril con Brandt, el jugador más en forma de su equipo, y también con Stefan Ilsanker, mediocentro del RB Leipzig reconvertido a lateral. Esta reconversión, forzosa por la larga lesión de Klostermann, hizo que el flanco derecho fuese el perfil más débil del líder de la Bundesliga. El RB Leipzig suele paliar esa baja con la presión que ejecutan volantes, pivotes y laterales hacia la línea de banda; un achique lateral con el que trata de expulsar hacia las gradas a los laterales y a los extremos rivales. En el día de ayer, el pivote Diego Demme no pudo ejecutarla bien, pues Schmidt puso a Çalhanoğlu en la delantera de su 4-4-2 (Chicharito recién llegado de México) y el turco no paró de descolgarse hacia su zona. Con Demme ocupado, Ilsanker flaqueó ante Brandt y ante un Wendell apenas frenado por Marcel Sabitzer, volante derecho del RB Leipzig y atacante menos sacrificado de los cuatro. Todo esto, mezclado a gran velocidad, es lo que condicionó el partido en su primera media hora. Y todo esto también explica el gol del 1-0, anotado por el recuperado Kevin Kampl en el minuto 1 tras una rápida pared de Çalhanoğlu con Brandt, autor de la asistencia gracias a un centro lateral.

El hecho de encajar pronto no cambió ni un ápice del plan del RB Leipzig. Los jóvenes toros empezaron a transitar y a atacar en vertical a partir, sobre todo, de pases de Naby Keïta. El internacional guineano, firmado este verano del Red Bull Salzburg, volvió a exhibirse dando pases de los que superan más de una línea rival. Los dio ante la figura de Baumgartlinger, superado cuando el Leverkusen no tenía balón. Ilsanker, el lateral zurdo Marcel Halstenberg e incluso el central Orban iniciaban jugadas del RB con pases largos (casi nunca aéreos) para ponerle velocidad extrema al partido. Una de esas tempranas acciones verticales derivó en el córner del 1-1. A los cuatro minutos, Forsberg golpeó desde la esquina izquierda un balón rematado por Werner en el primer palo y convertido en gol por un desafortunado desvío de Baumgartlinger. Sin más necesidad que la de ser ellos mismos, los jugadores del RB Leipzig empataron rápido el partido. Muy rápido. Y lo hicieron aprovechando el balón parado que se genera a partir de jugadas radicales, dignas de deportes extremos, y veloces cual Fórmula 1. Todo muy RB.

Julian Baumgartlinger Bernd Leno Marcel Sabitzer Bayer Leverkusen RB Leipzig Focus
Baumgartlinger anotó el autogol del 1-1. Foto: Focus Images Ltd.

La lesión de Compper

A los 29 minutos, uno de los jugadores más veteranos de la plantilla del RB Leipzig, Marvin Compper (31), cayó lesionado. El experimentado zaguero tuvo que salir del campo y Hasenhüttl apostó por un lateral diestro en el que no confía en exceso: Benno Schmitz. El ex del Red Bull Salzburg desplazó a Ilsanker al puesto de central y eso se tradujo en una mejora defensiva del conjunto de la bebida energética. Ilsanker, conocedor de la demarcación de mediocentro, empezó a impedir los descuelgues de Çalhanoğlu. Eso permitió a Demme aplicar el mencionado achique lateral sobre Brandt y Wendell ayudado por Schmitz, que como lateral tiene asimilados más conceptos defensivos. Además, Sabitzer escarmentó tras el gol encajado y empezó a contribuir algo más sin balón, aunque sin perder de vista la espalda de Wendell para poder transitar. Así, el RB Leipzig empezó a minimizar el juego del Bayer Leverkusen: el equipo local no podía salir por la izquierda, no encontraba a Baumgartlinger en el medio y no confiaba en Henrichs como para salir por la derecha. Sin nueves en el campo por decisión técnica de Schmidt, el Leverkusen quedó abocado a colgarle balones largos a Admir Mehmedi, atacante de banda que hacía las veces de ariete. De este modo, Orban pudo empezar a destacar por su anticipación, por su salto y por su solidez en los duelos individuales. Los locales se atascaron y el peligro llegaba solo con transiciones del RB Leipzig.

Ilsanker le dejó el lateral a Schmitz y el RB Leipzig mejoró defensivamente
Ilsanker le dejó el lateral a Schmitz y el RB Leipzig mejoró defensivamente. Infografía: Share My Tactics.

Schmidt probó a desconcertar al RB Leipzig cambiando de bandas a Kampl y a Brandt. Con el conjunto visitante centrado en defender más el flanco de Wendell que el de Henrichs, Brandt podría causar estragos apareciendo por sorpresa en la banda derecha. No obstante, era necesario encontrar al joven internacional alemán. Henrichs no lo lograba y tanto Kampl como Çalhanoğlu estaban bien vigilados. Sin embargo, una pérdida de Ilsanker en el arranque de una transición por la derecha del RB Leipzig dejó vendidos a Schmitz y a Orban. Riesgos del estilo que propugnan. Por ello, Çalhanoğlu pudo centrar al perfil derecho del ataque del Leverkusen. Y Brandt, liberado en la derecha, no perdonó al filo del descanso.

Un fallo muy similar en el arranque de una jugada vertical visitante propició otro momento destacado del partido. En el minuto 53, el árbitro internacional Felix Brych señaló un polémico penalti por derribo de Ilsanker a Brandt, quien había vuelto a la izquierda tras el asuetoÇalhanoğlu lo lanzó y Gulácsi lo atajó. En una muestra de reflejos, el exarquero del Liverpool cambió el partido. El RB Leipzig reaccionó de forma muy notable tras el gol e hizo más extrema su ya de por sí radical propuesta. El partido se convirtió en un correcalles. Ambos equipos apostaron por el juego directo, el contragolpe y la verticalidad. Y el experto en este estilo, pese a mostrarlo en años pasados en divisiones inferiores, es el RB Leipzig.

Peter Gulácsi RB Leipzig Focus
Gulácsi detuvo un penalti con 2-1. Foto: Focus Images Ltd.

La energía del RB

Si el partido enloquece, los toros rojos son los que suelen acabar ganando. Su físico y su insistencia les permiten disponer de más transiciones y de más ocasiones de gol, pese a que el atlético Werner o el técnico Sabitzer fallen algunas claras de cara a portería. La frescura de una plantilla adolescente y acostumbrada a este estilo radical hace que, con los minutos, la energía siempre sea mayor en las filas del RB que en las del contrario. Así consigue llegadas como las del 2-2, en la que Forsberg recorrió cuarenta metros a la carrera en el minuto 67, desde la izquierda hacia el medio, para disparar y toparse con uno de los cada vez más frecuentes errores notables de Leno. Y así también consigue acciones que acaban, de nuevo, en córneres como el del 2-3, que a diferencia del del 1-1 no fue rematado directamente. Kampl parecía recuperar la pelota, pero el jugador con más minutos de este curso en el Bayer (1.465 de 1.560 posibles; 93,9%) perdió la bola desgastado. Forsberg se hizo con ella y centró para que Orban completase otro gran partido con su primer gol en una primera división (permitido por Tah y por Henrichs).

Schmidt mostró su faceta más ofensiva con los cambios. Sacó del banquillo a Kevin Volland y a Javier Hernández. E intentando que los suyos copiasen el estilo RB Leipzig para puntuar frente al recién ascendido, retiró al final a Baumgartlinger e introdujo al adolescente (17) Kai Havertz. Aránguiz y Kampl compusieron un “doble pivote” final muy ofensivo que se partía ante las contras de Forsberg, Sabitzer, Werner y los suplentes Oliver Burke y Dominik Kaiser. Al igual que sucediese hasta la lesión de Compper, pura partida de futbolín en el BayArena. En ella, la propuesta original del RB, la de Ralf Ragnick, se impuso a la imitación de un Bayer Leverkusen que no es estable esta temporada. Con su derrota ha permitido al RB Leipzig dar un paso más hacia su objetivo de este curso: una salvación holgada. Ahora bien, el ritmo que lleva, veloz como su juego, permite que en la Red Bull se empiece a hablar de Europa. El tiempo y el fútbol determinarán el lugar final en la tabla del equipo más odiado de Alemania.

Así acabaron Bayer 04 Leverkusen y RB Leipzig
Así acabaron Bayer 04 Leverkusen y RB Leipzig. Infografía: Share My Tactics.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*