Cinco claves tácticas del fin de semana

Robert Lewandowski está en racha. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Rio Ave ‘pincha’ tras la vuelta

Rio Ave tropezó inesperadamente en casa ante Paços de Ferreira. El cuadro de Carlos Carvalhal, inmerso en la pelea por entrar en Europa la próxima temporada, no pudo ante el 16º clasificado en la Liga NOS. Muy condicionado por los errores individuales que antes del primer cuarto de hora ya lo habían puesto 0-2 abajo, Rio Ave debió jugar todo el partido a contrarreloj. El primero de estos tantos, fruto de un fallo bastante grosero de su guardameta, Pawel Kieszek, un error de cálculo ante una falta lateral muy lejana, fue un mazazo para un equipo que no pudo contar desde el inicio con dos de sus mejores futbolistas: Borevkovic (lesionado) y Filipe Augusto (banquillo). Pero aún más dañino para la moral del equipo fue el segundo, apenas dos minutos después. Rio Ave es un equipo muy interesante en lo táctico. El sistema de Carvalhal tiene muy bien automatizado el cambio entre la defensa de cuatro (dos centrales y dos laterales), con la que repliega en su propio campo (conformando un 4-4-2), y la línea de tres (en la que Reis, su teórico lateral izquierdo, se queda como tercer central abajo, y Figueiras y Santos pasan a ser los carrileros). El cambio entre un dibujo y otro es automático, en función de la fase que esté ocupando el equipo, pero el juego fue algo más espeso de lo habitual. Hasta la acción del 1-2, cuando Rio Ave ya estaba iniciando el juego y progresando en campo contrario con cuatro defensores atrás (dos centrales y dos laterales), en la que Santos pudo abandonar el carril izquierdo para relacionarse con Figueiras en el costado opuesto, el equipo no había conseguido aún girar la dirección del juego. Todo se originaba y moría en el mismo lado. Y esto, obviamente, le restó bastante calidad a sus posesiones. En el segundo tiempo lo cierto es que Rio Ave empezó mucho mejor que su rival. Recuperó el dominio. Se asentó en campo contrario. Y empezó a cambiar el juego con bastante fluidez (para activar liberado a Santos, de nuevo en la banda izquierda, como carrilero) tras encadenar varios pases en el lado derecho. Pero en esas, en una de las pocas salidas al espacio de Paços de Ferreira, Rio Ave encajó un tercer tanto especialmente doloroso. Bruno Santos, que al descanso entró sustituyendo a Amaral (volante derecho) tras la expulsión del lateral izquierdo (Teles) justo antes del descanso, se sacó de la manga una jugada hasta línea de fondo que él mismo resolvió con la puntera ante la mirada de Kieszek. Tras esto y con los cambios (Gelson y Carlos Mané, por Piazón y Figueiras), Rio Ave volvió a mejorar. Y no se quedó muy lejos de acabar puntuando. Pero es una derrota que, pese a ser el primer partido tras el parón, no entraba dentro del guion. Los de Carlos Carvalhal no pueden permitirse más pinchazos de aquí al final si no quieren despedirse de su ambicioso objetivo.

El Bremen, cada vez más lejos 

El Werder Bremen quemó una de sus últimas naves este fin de semana. Tras la derrota del pasado miércoles ante el Eintracht Frankfurt, en un partido que los de Florian Kohfeldt debían recuperar previo al parón, y este 0-1 en casa ante el Wolfsburgo, el cuadro de Bremen afrontará las últimas cuatro jornadas de Bundesliga con una diferencia de seis puntos con respecto a la salvación directa. Tres unidades lo separan a estas alturas del 16º puesto, que da opción a jugar el Playoff por el descenso, pero las sensaciones no son halagüeñas. Sin Rashica (lesionado) ni Bittencourt (banquillo) de inicio, el Werder Bremen tuvo bastantes dificultades para desarrollar una única jugada que lo acercase con peligro a la portería de Casteels. El partido de Sargent, que jugó en ataque junto a Osako, fue bastante positivo en términos cualitativos, que conste en acta, pero el equipo se quedó muy lejos de sacarle rédito a sus acciones fuera del área. Que el sistema del Bremen no es el más competitivo de la Bundesliga es algo que ya conocíamos con absoluta certeza, pero ante el Wolfsburgo volvió a dejar muestras de enorme fragilidad en todas las fases del juego. Con y sin balón. Porque si el equipo no consiguió atacar con cierta coherencia a 40-45 metros de la portería rival, su posicionamiento defensivo tampoco le permitió hacerse fuerte cuando no tenía la pelota. Quiso atacar y defender desde un 4-4-2 en rombo, con Eggestein por detrás de los dos puntas y Vogt como único pivote en medio campo. Pero el Wolfsburgo poco a poco fue encontrando ciertas ventajas a través de la profundidad de sus laterales (especialmente de Mbabu, muy activo en su duelo directo ante Augustinsson) y la presencia de Werghost dentro del área. El delantero del Wolfsburgo hizo el único tanto que se vio ayer en el Weserstadion de Bremen, en un movimiento de ‘9’ puro de toda la vida. Y la acción, que la buscó varias veces su equipo a lo largo de los 90’, responde a un plan mucho más consecuente que el de su rival. Un gol, una victoria y en definitiva tres puntos que mantienen a los de Oliver Glasner firmes en su pelea por obtener un billete para la Europa League 20/21. El Wolfsburgo es un buen equipo. 

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Siempre nos quedará Jadon Sancho

El Borussia Dortmund lleva un par de semana tirando de la reserva de diésel. Ante el Paderborn, el pasado fin de semana, y ante el Hertha, esta jornada, el cuadro de Favre ha completado dos partidos en cierto modo muy similares. Una primera parte bastante espesa, con poco ritmo, fluidez y ocasiones, y una segunda completamente diferente. El sábado, ante los de Bruno Labbadia, le costó nuevamente dominar el escenario a partir de sus llegadas. Sin Haaland por segunda jornada consecutiva, Brandt actuó como falso 9 en el 3-4-3 del equipo. Y aunque su actuación, en términos cuantitativos, compute una asistencia en el primer y único gol del Borussia Dortmund en el partido, el alemán no dio señales de encontrarse tan cómodo como otras veces. Recibiendo siempre de espaldas al área por delante de la línea del balón, tratando de moverse entre los pivotes y los dos centrales del Hertha, el Dortmund, en cambio, le sacó muy poco provecho a esas recepciones del alemán, que no siempre consiguió acompañarlas de la mejor opción en la devolución. En una circulación de mucho balón al pie y sin un ‘9’ que mantuviese fijados a los dos centrales del rival, la nula agresividad del equipo por delante del esférico, con la excepción de la amenaza que representa Hakimi al espacio, dejó al Dortmund bastante corto de profundidad, y por ende también de ocasiones. Sancho volvió a jugar muchos minutos desde el sector izquierdo, como ante el Paderborn, a pie cambiado, y a título individual seguramente sea la mejor noticia del partido para el equipo: poco a poco va encontrándose. Y si bien aún está lejos de su mejor versión, dejó un par de arrancadas en conducción que evocaban al Sancho de antes del parón. Curiosamente, a pesar de la enorme trascendencia que tuvo en la victoria, el que tampoco lució demasiado fue Emre Can en su demarcación de central. Muy impetuoso sin balón, saliendo muy lejos y muy tarde de su zona, hoy sustituyendo a Hummels en el centro de la defensa, y excesivamente voluntarioso con él, queriendo salir siempre desde atrás con conducciones no recomendadas en el manual del buen central, el alemán convivió todo el partido con la sensación de que el error andaba tras sus pasos. Con la segunda plaza prácticamente ya asegurada, lo mejor que puede ofrecer el Dortmund de aquí al final en estas cuatro últimas jornadas es seguir la evolución de Jadon Sancho y los ratitos que vayan teniendo los Gio Reyna, Leo Balerdi y compañía.

El Bayern Múnich juega en otra liga

El Bayern sigue pasando el rodillo allá por donde pasa. Su carrera hacia la octava Bundesliga consecutiva, la 30º en toda su historia, ya ha entrado en el sprint final. Y su goleada en el Bayer Arena, tras un inicio de partido algo dubitativo, en el que incluso empezó perdiendo después de una buena ruptura de Alario al espacio, fue la enésima demostración de que técnica y tácticamente está muy por encima de la propia liga alemana. De nuevo sobre su 4-2-3-1, con Kimmich y Goretzka en un doble pivote por detrás de Müller y Lewandowski, el cuadro de Hans-Dieter Flick resolvió el encuentro en poco más de 20 minutos. Explorando otros recursos dentro de su juego, como los desplazamientos en largo de Boateng o el intercambio posicional de sus dos extremos, con un Coman bastante activo durante los minutos que jugó desde la izquierda, el Bayern fue capaz de someter a un Leverkusen que obviamente echó muy en falta a su mejor hombre. Sin Havertz , ausente por lesión, y con un 3-4-3 en el que Bailey (izquierda) y Amiri (derecha) fueron los carrileros, el equipo de Peter Bosz salió muy valiente desde el arranque. Queriendo tener el balón mucho más tiempo que su rival y presionando arriba tras pérdida, tratando de robar lo más cerca posible de Neuer para atacar en pocos metros, el Bayer Leverkusen exhibió un primer cuarto de hora muy positivo. Pero el Bayern Múnich está ahora mismo en ese punto en el que táctica y anímicamente está jugando ciertamente hasta sobrado. Con una muy buena versión de Müller una semana más, a tan solo una asistencia del récord de la Bundesliga (Kevin de Bruyne, 21, en la temporada 2014/15) tras los dos pases de gol que dio a Goretkza y Lewandowski, y en general un ritmo y una fluidez difícilmente igualables por cualquier equipo en estas circunstancias, el Bayern camina con paso firme aplastando todo lo que se encuentra a su paso. Incluidas las estadísticas, porque con el 2-4 de este fin de semana ya son 90 goles en 30 jornadas. Nuevo récord en la historia de la Bundesliga.

Bayer Leverkusen 2 (Alario 10′, Wirtz 89′)
Bayern Múnich 4 (Coman 27′, Goretzka 42′, Gnabry 45′, Lewandowski 66′)

Leverkusen vs Bayern - Football tactics and formations

El Friburgo anima la batalla europea

El Borussia Mönchengladbach perdió en Friburgo uno de esos partidos que ningún equipo merece perder. Pero como el fútbol, por suerte, no es ni será nunca un juego donde el cómputo global de méritos rija una influencia sumamente determinante en el resultado final, los de Christian Streich supieron rentabilizar muy bien los cambios para realizar y conservar un uno a cero que le sigue dando esperanzas para pelear por la sexta plaza. Aprovechando un remate de Nils Petersen en una acción a balón parado, apenas un minuto después de haber entrado al campo, el Friburgo le hizo pagar muy caro a su rival su escasa puntería en los últimos metros. El encuentro se jugó la mayor parte del tiempo en terreno local. Y cuando el Friburgo optó por presionar los primeros pases de los de Marco Rose, adelantando mucho el boque de su 4-4-2, el Borussia Mönchengladbach encontró la forma de absorber y superar ese esfuerzo defensivo a través de una serie de acciones que no requieren más de tres o cuatro pases para llegar a la zona de remate. El Friburgo esperó la mayor parte del tiempo muy organizado detrás de la línea divisoria. Y para salir siempre con ventaja, el Mönchengladbach decidió jugar con Hofmann muy cerca de los centrales para romper así el emparejamiento 2X2 que el Friburgo planteaba con sus dos puntas (Waldschmidt y Holer) sobre los dos centrales (Ginter y Elvedi). Tanto Neuhaus como Bensebaini volvieron a mostrarse muy activos en la fase ofensiva del equipo. Con el primero por dentro, acompañando a Hofmann en el doble pivote pero recibiendo siempre escalonado, una altura por delante, conduciendo y llegando varias veces arriba para finalizar las ocasiones de su equipo, y con el segundo siempre muy abierto, recibiendo en banda y metiendo al Mönchengladbach en el último tercio por calidad individual, el Borussia fue claramente superior en todo hasta la acción del 1-0. Porque la jugada del gol lo cambia absolutamente todo. Al poco de encajar ese tanto, el Mönchengladbach se quedó con uno menos por la expulsión de Pléa. Y en esas, aunque logró reponerse y adueñarse nuevamente del esférico, le costó mantener un volumen claro y constante de ocasiones en la portería de Schwolow. Cierto es que el Friburgo pudo acabar ampliando su ventaja al espacio, pues tuvo un par de opciones bastante claras para hacerlo, pero este +3 vale oro en la pelea por Europa justo antes de visitar el próximo sábado al Wolfsburgo.

Foto de Portada: Paul Chesterton/Focus Images.

Related posts

4 comments

Me gustaría aportar un dato curioso y a la vez a ver si me podéis resolver la duda. ¿Cuántas asistencias dió de Bruyne en la 14/15? En transfermarkt y wikipedia pone que 21 como dice Adri, en la web oficial del Bayern ponen que Müller ya lo ha igualado ya que habría dado 20, y en la web oficial de la Bundesliga dicen que Müller ya ha batido el récord pues de Bruyne “solo” habría dado 19. ¿Alguien sabría decirme de quien debemos fiarnos en este caso?

Mmmm, buena pregunta entonces.

En WyScout solo me aparecen datos desde la 2015/16.

Habrá que verlo. Me lo apunto como deberes.

Dicho lo cual, ¿no hay ninguna duda de que lo acabará superando, no? ¡Vaya nivelazo de Thomas! 😀

Según también la web de la Bundesliga, en la 2014/15 dio 21 asistencias en Liga, en este link: https://www.bundesliga.com/en/bundesliga/news/kevin-de-bruyne-manchester-city-made-in-wolfsburg-werder-bremen-guardiola-5860
Y según este otro link, también de la Bundesliga, en la 2014/15 dio 27 asistencias en Liga:
https://www.bundesliga.com/en/news/Bundesliga/kroos-ozil-firmino-de-bruyne-rakitic-world-class-players-made-in-the-bundesliga-454500.jsp

En resumen, habrá que fiarse más de Transfemarkt o la web del Bayern 😛

Algo muy raro tendría que pasar para que no lo consiguiese. Algo impensable en las primeras jornadas, viendo a un Müller sin demasiada continuidad en un equipo que dejaba bastantes más dudas que certezas.

Deja un comentario

*