Joshua Kimmich para estar más cerca

Joshua Kimmich of Bayern Munich during the UEFA Champions League match at Olympic Stadium, Athens
Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019
23/10/2018

Joshua Kimmich es uno de los mejores centrocampistas del mundo. Y ya nadie puede sorprenderse de ello. Su partido de este martes ante el Borussia Dortmund fue la enésima confirmación de algo que todos ya veníamos sospechando: a pesar del gran rendimiento que ha ofrecido siempre como lateral derecho, Kimmich es un espléndido futbolista para jugar en medio campo. Sabe manejar el ritmo de los partidos, tiene un uso bastante eficaz de las dos piernas y su lectura e interpretación del juego le lleva a activar de manera muy eficiente cualquier zona a partir de su control y pase. Cierto es que la pizarra de Hans-Dieter Flick está construida para garantizarle a él y Thiago, los dos mediocentros más habituales, las máximas facilidades entre los compañeros cercanos y los más alejados de la posición de la pelota. Pero si por algo fue tan especial la actuación de Kimmich ayer, que jugó realmente bien, además de por la vaselina desde fuera del área que habría firmado el mismísimo Francesco Totti, fue precisamente por lo contrario: porque la entrada de Goretzka en lugar de Thiago (lesionado) no le garantizó el mejor escenario.

En esto tuvo mucha responsabilidad el Borussia Dortmund, por supuesto, que compitió de tú a tú desde el arranque, amenazando a través del pie de Brandt y las piernas de Haaland. Pero también hubo demérito del Bayern. El cuadro de Hans-Dieter Flick se ha caracterizando desde su llegada por ser un equipo con un juego de posición lo suficientemente fluido como para llevar la iniciativa a través de la posesión. Como ya analizamos en las dos últimas jornadas tras la reanudación del fútbol, la correcta ocupación de los espacios es capital en la idea que pretende llevar a cabo el Bayern. Con dos futbolistas siempre muy abiertos, generalmente su lateral izquierdo (Davies) y su extremo derecho (Coman), el doble pivote escalonado (Thiago por delante de Kimmich) y el mediapunta (Müller) y el extremo izquierdo (Gnabry) ocupando los distintos intervalos (entre el pivote y el extremo/volante rival) por delante de la pelota, el Bayern ha conseguido ser un equipo bastante vertical y dinámico a partir de la gran cantidad de ventajas que ha conseguido extraer de su hombre libre. Pero ese no fue el Bayern que se vio ayer en Dortmund. O no lo fue, al menos, con la misma regularidad durante el partido con la que venía haciéndolo. Algo que obviamente repercutió en todas sus individualidades, incluido el propio Kimmich.

Borrusia Dortmund 0
Bayern Múnich 1 (Kimmich 43′)

Bayern vs Dortmund - Football tactics and formations

Los primeros 15 minutos de partido, donde puede decirse que el Dortmund fue superior a pesar de no tener tanto balón como su rival, el Bayern se volvió loco corriendo de un lado a otro detrás de la pelota. El sistema anteriormente descrito forma parte de la parte teórica que le permite al Bayern ser un equipo dominador del espacio a través de la posesión. Si el equipo ataca bien, defenderá siempre mucho mejor. Y como más cómodo se encuentra este Bayern defendiendo es presionando, no replegando en su propio campo. Sin embargo, incapaz de desbordar al Dortmund y finalizar sus acercamientos, el cuadro de Lucien Favre consiguió correr y girar varias veces al Bayern a partir de sus rápidas salidas al espacio. Con Brandt desde el perfil izquierdo, como viene jugando estas semanas en las que Sancho está entrando desde el banquillo, y Hazard en el perfil opuesto, el Dortmund logró sortear unas cuantas veces la primera presión del Bayern (que siempre aprieta desde el futbolista que está más cerca a la posición donde se ha producido la pérdida), para poner a correr a Haaland. Pero en esas siempre aparecía Davies.

El del canadiense es otro de los nombres propios que dejó el encuentro. Dentro de la estructura de este Bayern es fundamental por la velocidad y aparente sencillez con la que corrige todas las desventajas defensivas de su equipo, y en ataque esa velocidad es un cañón para sorprender al espacio. Pero al igual que ocurrió con Kimmich, el equipo tampoco supo devolverle a Davies alguna ventaja por los servicios prestados. Y esta vez no fue por una cuestión de espacio, como sí ocurrió el pasado fin de semana por la tendencia tan abierta de Perisic, sino de tiempo. Porque a pesar de que Gnabry jugase muy centrado, muy orientado a la recepción por delante y por detrás de los dos pivotes del Dortmund, Davies recibió siempre al pie y muy lejos del área con el rival ya basculado. El otro nombre propio fue precisamente el del futbolista que más veces debió encarar el lateral canadiense del Bayern: Achraf Hakimi. El carrilero cedido por el Real Madrid es un tiro a la hora de conducir y atacar a campo abierto. Pero cuando el rival le cierra todas las puertas y le bloquea la salida exterior con su pierna más hábil, exigiéndole una rápida interpretación sobre la marcha, la propia posición del cuerpo le dificulta una salida ya de por sí reducida.

Alphonso Davies está siendo uno de los nombres más destacados del Bayern tras el parón. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd
Alphonso Davies está siendo uno de los nombres más destacados del Bayern tras el parón. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Al descanso, con el marcador en contra y una diferencia bien puede que definitiva en la clasificación, Lucien Favre decidió dar entrar a Emre Can y Jadon Sancho en un equipo que mantuvo su sistema 3-4-2-1. Con el alemán en medio campo, dentro del doble pivote, y el inglés en banda izquierda, manteniendo así a Hazard en la derecha (hasta la entrada de Reyna, tras la lesión de Haaland, que pasó a actuar como falso 9), el Dortmund dio un paso al frente en términos ofensivos. Y con el bloque algo más abierto, no tan compacto en una distancia de pocos metros cerca de su portería, fue cuando emergió la otra gran individualidad de la noche. Mats Hummels completó uno de sus mejores partidos de la temporada en el eje de la defensa. Bastante atento a la hora de anticipar y achicar la recepción rival entre líneas, así como para imponerse también dentro de su propia área, el alemán personificó muchos de los porqués extraídos durante el encuentro. El Borussia Dortmund compitió desde el liderazgo de su central. Sin la pelota pero también con ella.

Tan solo Joshua Kimmich tuvo la imaginación suficiente para saltarse un guion muy competido entre dos equipos que han vuelto en una condición muy óptima (física y mental) tras el parón. Un gesto de independencia, una espléndida vaselina de un futbolista encomendado a la organización y la distribución de su equipo, que al margen de la profunda brecha que ha abierto entre los dos equipos en la clasificación de la Bundesliga (siete puntos), en el fondo es una espléndida noticia para el fútbol. Porque aunque no haya aficionados en las gradas y el número de cambios se haya ampliado a cinco, el fútbol sigue siendo fútbol. Nada está escrito. Todo puede seguir ocurriendo en 90′. Ya lo avisó Boskov.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Related posts

12 comments

Aquí un seguidor de Ecos Adrián, un gusto leerte tmb por aquí. Un par de cuestiones:

1) A vosotros también es recuerda un poco Brandt a Griezmann? Obvimente tiene menos gol, me refiero al tema de que controla a su equipo desde la mediapunta, sabe en general cuando tiene que dar un pase de cara, cuando acelerar… Me gusta mucho, a no ser que estuviera lesionado no entendí el cambio

2) A Delaney lo fichaba yo pal aleti rápidamente

Esta es buena. Muy buena.

¿Pero quién te recuerda más a Griezmann, Brandt o Haverz?

Salvando las distancias, si me pidiesen una comparación tan directa, diría que Kai tiene más cositas de Antoine.

Decía el lunes que cada vez que veía un partido de Kimmich me gustaba más. El partido de ayer no hace sino confirmarlo, el partido que hace es sensacional, y el gol es superlativo.
Impresionante una vez más la velocidad de Davies, clave en el repligue para frenar las ocasiones del Dortmund.
También me gustó Muller, que sigue siendo casi inmarcable para los equipos rivales, apareciendo por cualquier parte, pero siempre con sentido y criterio.
Una lástima que ahora la Bundesliga más apretada de los últimos años parece que ya queda decidida, pero sin duda seguiremos disfrutando de grandes partidos para ver que tres equipos acompañan al Bayern en la Champions la tenporada que viene.

Qué importantísima es esa velocidad de Davies en corrección. El Bayern es un equipo que se siente mucho más cómodo defendiendo hacia delante que replegándose cerca de su propio área. Y cuando no puede presionar de manera eficaz, si no consigue atacar de una manera ordenada que le permita robar de una forma eficiente, la velocidad de Davies y Alaba es fundamental para cortar la transición rival.

La gran duda que me surge es que cuando Lucas vuelva a entrar en la dinámica del equipo ¿Quién de los tres se va a quedar en el banquillo? Porque sentar a un tío que ha costado 80 kilos no es fácil, y salir con los tres… Ya lo hemos visto en algunos tramos, pero no sé hasta que punto va a tener continuidad salir con dos centrales zurdos.

No me extrañaría que hoy ante el Fortuna, en un partido aparentemente más cómodo, ya le dé la titularidad a Lucas y veamos una combinación nueva atrás. Si nos guiamos por las jerarquías -y creo que Flick las respeta bastante-, lo lógico sería que Alaba acabara volviendo al lateral y la pareja de centrales la formaran Lucas y Boateng. Pero sentar a Davies estando a este nivel parece casi un sacrilegio.

Yo personalmente creo que se le está dando mucho bombo a Achraf. Hay que tener en cuenta que juega de carrilero con lo que ello conlleva tanto defensivamente como ofensivamente, y aún así me parece que a veces sigue cometiendo ciertos errores que al más alto nivel se pueden pagar caros. Como lateral me deja dudas, y como extremo habría que ver que puede aportar sin llegar por sorpresa.
El partido de Kimmich es soberbio, es que está en todas partes. Sinceramente está a un nivel espectacular.
Nunca he sido mucho de Muller, ni siquiera cuando dió el salto a la fama allá por un lejano 2010, pero he de decir que últimamente está a un nivel que asusta, tal vez el jugador más en forma de la Bundesliga.

Comparto muchas de tus dudas con Achraf.

Cuando le cierran la salida con su pierna más hábil es un futbolista que sufre mucho para volver a orientar su cuerpo y darle alguna ventaja a su equipo. No es ni será “Marcelo” (entiéndase por Marcelo la categoría de un lateral dominante con el balón, como sí creo que Guerreiro podría ser algo parecido), pero es que me deja muchas dudas en cuanto a la lectura e interpretación del espacio en los últimos metros. Y ojo, con esto no digo que sea un mal futbolista. No lo es. Pero sí es un futbolista que necesita un contexto muy concreto.

Deja un comentario

*