Resistencia en Múnich

Jerome Boateng  of Bayern Munich and Lukas Rupp of TSG 1899 Hoffenheim during the Bundesliga match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
05/11/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-161105-0113.jpg

El Hoffenheim del estimulante Julian Nagelsmann mantiene su condición de invicto en Bundesliga tras su visita al Allianz Arena. El equipo dirigido por el entrenador más joven de la competición, con 29 años, es una de las revelaciones del arranque de temporada y lo demostró en el escenario más exigente posible. No solo se llevó un punto -aunque pudo perder-, sino que completó una buena primera mitad, se adelantó en el marcador y varios de sus futbolistas de mayor potencial insinuaron múltiples destellos de su calidad. Fue una reafirmación de uno de los colectivos llamados a competir por puestos de acceso a Europa: el Hoffenheim es el segundo equipo que puntúa en el Allianz Arena esta temporada.

Bayern 1 (Zuber pp. 34′)

Hoffenheim 1 (Demirbay 16′)

PSV vs Bayern - Football tactics and formations

El Bayern se vio superado en la media hora inicial del encuentro. El Hoffenheim fue agresivo con su planteamiento, no renunció a la pelota e impuso su plan a partir de un equipo bien organizado. El equipo de Nagelsmann ha encontrado la estabilidad en su ya habitual 5-3-2 que le permite ocupar los espacios de forma coherente. Detrás cuenta con dos centrales (Süle y Vogt) que sacan bien la pelota jugada, Demirbay y Amiri aportan recorrido y así los delanteros no se sienten aislados en ataque. El conjunto de Sinsheim funcionó bien en el arranque a partir de estas premisas y encontraron algunos resquicios en el sistema defensivo bávaro. Kaderabek a menudo subía solo por la banda derecha y Demirbay hizo muchísimo daño mediante la calidad de su pierna izquierda.

El turcogermano dejó su huella en el partido después de culminar la jugada colectiva que se convirtió en el 0-1. Vogt superó varias líneas con un pase largo, Amiri cayó a la banda izquierda y esperó el tiempo justo para soltar el balón en dirección a Demirbay, que llegó al área completamente libre de marca. El ex del Hamburgo ha arrancado la temporada a gran nivel y firmó una actuación prácticamente consagratoria apenas dos semanas después de brillar contra el Bayer Leverkusen, también a domicilio. Ante el Bayern volvió a exhibir la gran paleta de recursos técnicos que atesora su fantástica pierna izquierda, capaz de golpear el balón para pasar y disparar de mil formas distintos. Su calidad técnica, sin embargo, viene acompañada de un buen trabajo sin balón, capacidad para cubrir mucho campo y una solidaridad que aporta empaque al Hoffenheim.

El Bayern reaccionó mediante su principal foco de peligro: la banda izquierda. Las incorporaciones de Bernat y el desequilibrio de Douglas Costa generaron muchísimos problemas a la zaga del Hoffenheim, que nunca pudo detener la sangría del perfil diestro. Tanto Kaderabek como Süle, algo lento en las coberturas, se vieron desbordados y el Bayern lo aprovechó para volcar todo su juego por el carril siniestro. Así llegó el empate, en un centro de Douglas Costa desde la izquierda que Zuber introdujo en su propia portería. La acción, además, vino precedida de una gran recepción entre líneas de Robben, que olió la sangre y a menudo se juntó con Costa y Bernat en la banda opuesta al neerlandés.

“Hoy no ha sido un problema de la alineación. El rendimiento del equipo ha sido totalmente distinto al mostrado contra el Eintracht Frankfurt. Hemos creado muchas oportunidades. Pero en el fútbol a veces hay días en los que no tienes suerte”. Carlo Ancelotti.

Robert Lewandowski y Arjen Robben, en el partido contra el Hoffenheim. Foto: Focus Images Ltd
Robert Lewandowski y Arjen Robben, en el partido contra el Hoffenheim. Foto: Focus Images Ltd

La segunda mitad se convirtió en un asedio. Sin embargo, la producción ofensiva del Bayern, constante, se limitó al juego por las bandas. El Hoffenheim logró desviar todos los ataques a los flancos, donde la mayoría de jugadas terminaban en centros a la olla. Los de Ancelotti dirigían el balón al exterior para terminar por dentro, pero con la salvedad que en el área visitante a menudo había tres centrales, tres centrocampistas y el carrilero de la banda opuesta para cerrar el segundo palo. Así el Hoffenheim capeó bastante bien el asedio, aunque no por ello Baumann se vio libre de trabajo. En contra de los visitantes, pesó el desgaste. Los pupilos de Nagelsmann casi no se desplegaron en el segundo tiempo. Al menos, no lograron cruzar la mitad del campo con peligro hasta que Ancelotti dio entrada a Müller por Arturo Vidal, en un movimiento que desprotegió la medular y dejó al Bayern casi en un 4-2-4.

Los cambios del conjunto bávaro aumentaron la cantidad de pólvora en el área visitante, pero también permitieron al Hoffenheim transitar con peligro en algunas ocasiones. Así los de Nagelsmann tuvieron alguna oportunidad para respirar, deshaciéndose del ahogo de gran parte del segundo tiempo, pero también sufrieron más en su área. Hummels disparó a la madera y en el tiempo de descuento Thomas Müller perdonó inexplicablemente un remate franco en el punto de penalti después de una dejada de Coman, en un error inconcebible en el 25 del Bayern. Es el tercer empate que se deja el Bayern en Bundesliga. Todavía no ha perdido, pero este domingo el RB Leipzig le puede igualar a puntos en lo alto de la clasificación si derrota al Mainz.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*