10 historias de la cuarta jornada de la fase de grupos de la Champions

Christian Pulisic of Chelsea is mobbed by team-mates after  scoring during the Premier League match at Vicarage Road, Watford
Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356
02/11/2019 of

Lo que ocurre cuando dos potencias solo piensan en atacar

El premio al mejor partido del martes hay que otorgárselo, sin duda, al fabuloso empate a cuatro entre Chelsea y Ajax. Un espectáculo memorable que hizo disfrutar y sufrir a partes iguales a las dos hinchadas que se dieron cita en Stamford Bridge. Quien llegara cinco minutos tarde se perdió dos goles, pues el Ajax se adelantó en un centro envenenado de Promes en una falta lateral que desvió Tammy Abraham y el Chelsea empató en un penalty provocado por Pulisic, víctima de una entrada a lo loco de Veltman dentro del área neerlandesa. Ajax y Chelsea se buscaron con ahínco, se quisieron presionar mutuamente muy arriba y a menudo se saltaron el centro del campo en un duelo de permanente ida y vuelta. El Ajax se desplegó a menudo a la espalda de Marcos Alonso, mientras Pulisic y Willian rajaron con asiduidad la defensa del Ajax con sus conducciones. Sin embargo, el cuadro neerlandés se mostró más efectivo y sembró el pánico en centros laterales servidos con mucha intención, normalmente con efecto hacia dentro para que cualquier toque los transformara en una ocasión de peligro. Un envío de este tipo de Ziyech dio origen el 1-2 de Promes y un remate de Ziyech ‘a lo Schöne’ en el Santiago Bernabéu desembocó en el 1-3 después de que el rechazo en la madera rebotara en el rostro de Kepa. Cuando el Ajax anotó el 1-4 a la contra, ya en el segundo tiempo, parecía haber sellado el triunfo. Sin embargo, el Chelsea no bajó los brazos, recortó la diferencia con un gol de Azpilicueta y se reenganchó al partido en una jugada en la que Veltman y Blind vieron, a la vez, la segunda amarilla. Blind por intentar cortar una contra y Veltman por cortarla definitivamente al desviar con la mano un disparo que iba a portería dentro del área. Ley de la ventaja, amarilla para los dos centrales y segundo gol de penalty para Jorginho. El Ajax, descompuesto, encajó el 4-4 en la jugada posterior y se quedó cerca de sufrir la remontada completa cuando el VAR negó a Azpilicueta un gol que ya había celebrado el lado blue de Londres. El vigente semifinalista de la Champions sobrevivió a los últimos quince minutos con dos hombres menos e incluso intentó desplegarse en alguna ocasión en busca de un histórico 4-5. T.M.

***NETHERLANDS OUT*** Daley Blind of Ajax Amsterdam during the UEFA Champions League Semi-Final match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 08/05/2019
Daley Blind y Joël Veltman se marcharon expulsados en la misma jugada. Foto: Focus Images Ltd.

Achraf tumba al Inter

Cuando más crítica parecía la situación para el Borussia Dortmund, irrumpió Achraf Hakimi para protagonizar una de las actuaciones individuales más destacadas de la semana en la Champions. El lateral marroquí se convirtió en el gran protagonista de la remontada del Borussia Dortmund ante el Inter, que se adelantó e incluso puso tierra de por medio en una primera mitad notable en la que maniató las amenazas ofensivas del combinado alemán. Lautaro Martínez se aprovechó a los tres minutos de un mal despeje de Akanji, que perdió el duelo individual ante el delantero argentino, y abrió la lata en una carrera individual. El propio atacante ex de Racing también inició la jugada del 0-2 con un cambio de orientación para la aparición de Candreva en la banda derecha, que sirvió en bandeja el 0-2 a Vecino. Los golpes del Inter, ordenado atrás y efectivo arriba, parecían haber noqueado al Borussia Dortmund. Pero al Borussia Dortmund nunca se le puede dar por muerto cuando juega ante su hinchada. Achraf, el principal foco de peligro con sus apariciones por la banda derecha en el primer tiempo, emergió en el área pequeña para empujar al fondo de la red una rápida jugada del Borussia Dortmund. El 1-2, una pequeña chispa, prendió fuego al estadio. Y el Borussia Dortmund despertó. Se instaló en campo contrario, hizo daño a los carrileros interistas con las combinaciones de Brandt con el extremo y lateral de turno y se ensañó con el flanco defendido por Biraghi, amonestado en el primer minuto de partido. Por las bandas llegaron todos los goles. Con la entrada de Alcácer el Borussia Dortmund añadió más leña al fuego y en el primer balón que tocó el delantero español se anticipó a Brozovic para robarle la cartera en un saque de banda del Inter y originar el 2-2 de Julian Brandt, que también participó en la elaboración del tercer tanto de la noche. El 3-2 definitivo lo anotó Achraf, que como ante el Slavia de Praga se marchó con un doblete que insufla vida al Borussia Dortmund. En la próxima jornada, el cuadro alemán defenderá su segunda posición del grupo en el Camp Nou. T.M.

El Slavia le pierde el respecto al Barcelona en el Camp Nou

Un punto que pudieron ser tres en la visita al Inter de Milán y un punto que quizás pudo ser más en la visita al Camp Nou. El Slavia de Praga sumó su segunda unidad en uno de los grupos más difíciles de la Champions en su segundo empate lejos de la capital checa en una nueva demostración de personalidad. El equipo de Jindrich Trpisovsky, que logrará que recordemos su nombre de memoria sin tener que consultar el orden de todas las letras de su apellido, volvió a firmar una actuación portentosa ante un gigante del fútbol europeo. Quiso arrebatarle la pelota en los primeros minutos al Barcelona, quiso sacar el balón jugado desde atrás con una participación destacada del guardameta Ondrej Kolar en los primeros pases, y defendió con la línea muy arriba cuando era el equipo local quien llevaba la iniciativa del juego. Trpisovsky situó a Masopust en punta y abrió a Sevcik y Olayinka en las bandas, donde debían responsabilizarse de seguir las incorporaciones de los laterales locales. A menudo formaban una línea de seis con los cuatro defensas, de tal modo que se reducían los espacios en los carriles interiores, a la vez que la zaga se pegaba a la medular para evitar que no hubiese espacio físico para las recepciones entre líneas. Sin la profundidad de Jordi Alba, mermado por unas molestias y sustituido al descanso, el Barcelona intentó sorprender con pases al espacio para las carreras de Semedo mientras el Slavia respondía con combinaciones largas y jugadas protagonizadas por la velocidad punta de Olayinka, que provocó algunas faltas y un par de cartulinas amarillas. No estuvo cómodo el Barcelona, aunque a pesar de ello acabó generando varias ocasiones claras antes del descanso: un tiro al palo de Messi y tres paradas clave de Kolar ante Semedo, Piqué en una salida de un córner y el propio Messi. Tras el paso por los vestuarios, Frenkie de Jong bajó un peldaño para recibir la pelota de cara y participar más en la construcción del juego, lo que dotó al Barcelona de mayor control, pero tampoco le bastó para generar mayor cantidad de ocasiones peligrosas. La efervescencia de Ansu Fati por la banda izquierda agitó el partido, aunque asimismo el Slavia pudo desplegarse en alguna ocasión gracias a la potencia de Tecl en punta y la insistencia de Olayinka, que permitieron al Slavia ganar metros y aire cuando más lo necesitaba. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Ferran Torres reactiva al Valencia

Se ha convertido en uno de los nombres propios del arranque de temporada en el Valencia. Ferran Torres se ha abierto paso con estrépito, haciendo ruido, derribando la puerta a lo grande. Es uno de los futbolistas que más ha mejorado respecto al curso pasado y está aportando velocidad, desequilibrio y profundidad por el sector derecho del ataque ché. Su presencia sobre el terreno de juego dio paso a los mejores minutos del Valencia antes del descanso, tras un inicio dubitativo en el que concedió demasiados remates y encajó el 0-1 de Osimhen. Ferran Torres se convirtió en un dolor de cabeza para la defensa del Lille especialmente tras el gol del empate al transformar Parejo un lanzamiento desde los once metros. Le costó al Valencia igualar la contienda, pero en el momento en el que equilibró el partido y el Lille se vio obligado a buscar la victoria a la desesperada irrumpió su mejor versión. El combinado galo, colista del grupo en ese momento, se abrió en canal y el Valencia lo acabó perforando por las bandas. Anotó el 2-1 gracias a un centro lateral de Gayà que remató Soumaoro en su propia portería, Kondogbia amplió la diferencia un par de minutos después y Ferran Torres redondeó el triunfo con una jugada marca de la casa: desmarque al espacio y definición impecable para sellar la primera victoria del Valencia en Mestalla en esta edición de la Champions. Si el canterano del Valencia suma gol a su abanico de recursos, multiplicará su valor en el equipo. T.M.

La noche perfecta de Rodrygo

Se está asentando como fijo en el extremo derecho del Real Madrid y este miércoles demostró por qué. Rodrygo Goes copó todos los titulares en la goleada blanca ante el Galatasaray (6-0) en un partido en el que eclipsó al resto del equipo. El extremo brasileño marcó dos goles en los primeros siete minutos de encuentro, en los dos primeros remates a puerta del conjunto español, y completó el hat-trick perfecto en el tiempo de descuento al culminar una buena combinación dentro del área. Rodrygo no solo aportó goles, sino que también inició la jugada del 4-0 con un robo en campo contrario para asistir finalmente a Benzema. El delantero francés alcanzó contra el Galatasaray la cifra de 50 goles en la Champions League. Sin embargo, el protagonismo fue para Rodrygo, que no solo está fino de cara a portería sino que también exhibe su finura para asociarse en espacios reducidos y en ocasiones también se asoma a la banda contraria para generar superioridades con Marcelo y Hazard. Con el triunfo ante el Galatasaray, el Real Madrid deja prácticamente enderezada la clasificación para los octavos de final: ya supera al Brujas por cinco puntos de diferencia, aunque le falta recibir al PSG y viajar a Bélgica en las dos jornadas que restan. T.M.

Karim Benzema of Real Madrid during the La Liga match at Iberostar Stadium, Palma Picture by Cristian Trujillo/Focus Images Ltd +34 64958 5571 19/10/2019
Karim Benzema alcanzó los 50 goles en la Champions League. Foto: Focus Images Ltd.

El Atlético se atasca en Leverksen

Podía certificar su clasificación para los octavos de final con una victoria, pero nunca anduvo cerca de sumar los tres puntos en Alemania. El Atlético de Madrid perdió en Leverkusen en un partido muy espeso, de circulación lenta, en el que el cuadro teutón llevó la iniciativa y controló durante largas fases lo que ocurría sobre el césped. Necesitado de un triunfo para mantenerse vivo y pugnar con el Lokomotiv por el tercer puesto, el Bayer Leverkusen movió la pelota con mayor fluidez que en el Metropolitano y encontró resquicios en la zaga colchonera. Bellarabi, abierto en la derecha, se juntó con Havertz en ese perfil. En la izquierda, Amiri abandonaba la banda para sumarse a la circulación por el carril central. Desbordado en los primeros minutos, pronto Simeone cambió de planes y deshizo el rombo inicial, con Ángel Correa en la mediapunta, para desplazar al argentino a la banda derecha y equilibrar el dibujo a nivel defensivo. En una noche de espesura, esta vez la defensa no se mostró lo firme que acostumbra: Thomas despejó hacia su propia portería un rechazo en un saque de esquina antes del descanso y Mario Hermoso falló a la hora de cortar un centro que terminó en las botas de Volland, que maniobró con premura para armar el tiro y subir el 2-0 al electrónico. El Bayer Leverkusen pudo comprometer su tranquilidad cuando Nadiem Amiri vio la cartulina roja directa por una entrada durísima sobre Santiago Arias en el 84′. Aun así, ni la superioridad numérica ni los cambios ofensivos de Simeone bastaron para darle la vuelta al encuentro, por mucho que Álvaro Morata maquillara el resultado en el descuento. Es el quinto partido seguido en el que marca el delantero internacional con España, que a los pocos segundos de anotar el 2-1 dispuso de una oportunidad clarísima para empatar tras un mal despeje de Baumgartliner. T.M.

Extraña noche en Lombardía

El gol de Raheem Sterling a los siete minutos de juego sugería una noche de Champions cómoda para el Manchester City, pero acabaron agradeciendo el silbido final tras una inesperada sucesión de eventos. Aunque se enfrentaban al Atalanta, el encuentro no tenía lugar en Bérgamo, la ciudad a la que representa este conjunto, sino una hora al sudoeste en la gran ciudad de Lombardía: Milán. El estadio del Atalanta está siendo reformado y su estado actual no cumple con los requisitos mínimos de la UEFA para encuentros de Champions, de ahí que se jugara en San Siro. Pero la sede terminó siendo la menor de las peculiaridades de este partido. En el anterior duelo entre ambos equipos, el Atalanta comenzó por delante pero acabó sufriendo un duro 5-1. A pesar de ese antecedente, Gian Piero Gasperini volvió a insistir en una presión adelantada para dificultar la construcción desde atrás del City. Funcionó de forma relativa, pues el equipo de Pep Guardiola no pudo sacar el balón jugado con la facilidad a la que está acostumbrado, pero a los italianos se le plantearon dos problemas: el City contaba tanto con recursos propios como con oportunidades ofrecidas por el rival para poder hacer daño por otras vías, y por su parte, el Atalanta no lograba generar peligro cuando robaba (de presionar también sabe lo suyo el City). Hasta que su 10, el Papu Gómez, cayó a banda para poner un gran centro que remató Mario Pasalic llegando de segunda línea. A pesar de haber transmitido una sensación de superioridad, los de Guardiola no habían aumentado su cuenta goleadora y ahora se veían con el empate en el marcador ante un rival crecido. La narrativa del partido ya había sido lo suficientemente sorprendente, pero todavía faltaba un último gran giro de guion. En la recta final, el Atalanta aprovechó un error del City y Josip Ilicic se vio solo de cara a puerta. El defensor de esa meta, Claudio Bravo, derribó al atacante bosnio y fue expulsado. Bravo había entrado en el descanso por Ederson, ya que el guardameta brasileño sufría molestias musculares. Con el partido contra el Liverpool en el horizonte, Guardiola prefirió no arriesgar. Así que cuando Bravo fue expulsado, un futbolista de campo tuvo que ponerse los guantes. El elegido fue Kyle Walker. En inferioridad numérica y con un lateral derecho bajo los palos, el City acabó dando por bueno un punto que en cualquier otro contexto les hubiese sabido a poco. De todas formas, siguen liderando su grupo. M.M. 

Miguel Quintana y Tomàs Martínez analizan lo más destacado de la jornada de Champions en el podcast “Europa Estación Central”. Puedes escucharlo en Ivoox, Spotify e iTunes.

El trivote de Klopp y sus distintos ocupantes

“Si todos están en forma, tendré que tomar decisiones, pero si solo un par están en forma, mis decisiones serán más sencillas. Y a mí me gusta tener que tomar decisiones difíciles”. Estas eran las palabras de Jürgen Klopp a principio de pretemporada cuando se le preguntaba por el abanico de opciones con las que cuenta en el centro del campo. Con Alex Oxlade-Chamberlain y Adam Lallana ya recuperados de sus lesiones de larga duración, el técnico alemán afrontaba este curso con ocho opciones principales para su centro del campo. A día de hoy, solo Xherdan Shaqiri no está disponible, pero se espera que regrese tras el parón internacional. Cuando juega el trivote titular, normalmente compuesto por Fabinho en el centro y Jordan Henderson y Georginio Wijnaldum de interiores, hay hasta cinco alternativas. En una temporada en la que aspiran a volver a pelear por la liga, defender el título de Champions, competir en las dos copas domésticas y disputar el Mundial de Clubes, será fundamental que todas esas opciones puedan intercambiarse sin que apenas se note la diferencia entre un trivote y otro. Lo más complicado es sustituir a Fabinho (Klopp ha probado recientemente a Adam Lallana en ese puesto), pero el cambio es más natural cuando se trata de los interiores. En esta semana de Champions ante el Genk, Henderson estaba enfermo, así que Naby Keïta entró al once y sumó unos minutos que tanta falta le hacen para alcanzar el ritmo competitivo de sus compañeros. James Milner y Alex Oxlade-Chamberlain se quedaron sin sitio en ese trivote, pero Klopp sabe que puede confiar en ellos en otros puestos: el primero jugó de lateral izquierdo y el segundo formó parte del tridente ofensivo. El único que se quedó sin jugar fue Lallana. Klopp hizo bien en resumir el encuentro con un escueto “job done”. Sin mayor brillo, el Liverpool una vez más sacó un partido adelante. Superiores a nivel individual y colectivo, en juego y condición física, los reds parecen imparables hasta cuando se distancian de su mejor versión. Se adelantaron con un tanto de Wijnaldum tras centro de Milner, encajaron el empate en un córner y más tarde Oxlade-Chamberlain anotó el triunfo de la victoria. En sus últimos cuatro partidos, Oxlade-Chamberlain lleva cuatro goles. Este domingo, los reds se enfrentarán al Manchester City. Oxlade-Chamberlain no parece tener sitio ni en el trivote ni en el tridente titular para ese encuentro, pero su dinamismo y su estado de gracia de cara a portería lo convierten en el suplente enchufado con el que sueña cualquier entrenador. M.M.

Alex Oxlade-Chamberlain of Liverpool celebrates scoring the second goal against Racing Genk during the UEFA Champions League match at Anfield, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 05/11/2019
Alex Oxlade-Chamberlain celebra uno de los goles ante el Genk. Foto: Focus Images Ltd.

El Dinamo Zagreb desperdicia su momento

Lo tuvo en su mano. Acarició el pase a los octavos de final de forma virtual. Pero se le escurrió entre los dedos como si de arena se tratara. El Dinamo Zagreb, en un partido casi redondo, estaba ganando al Shakhtar Donetsk por 3-1. Había levantado el gol inicial de Alan Patrick, que cazó al campeón croata en una contra, sobre todo gracias a una exhibición impresionante de Bruno Petkovic. El delantero centro del Dinamo, uno de los nuevos nombres en la selección de Croacia, se impuso en todos los duelos contra los defensas del Shahkhtar. Ofreció un recital de cómo debe buscarse la vida un delantero centro, jugando de espaldas, rematando centros laterales, protegiendo la pelota para esperar a que se incorporen los futbolistas de la segunda línea o combinando a pocos toques con sus compañeros. Anotó el 1-1 con un cabezazo y sirvió en bandeja el 1-2 a Ivanusec después de aguantar la pelota ante el acoso de uno de los zagueros del combinado ucraniano. El Dinamo incluso se repuso tras la expulsión de Nikola Moro, que vio la segunda amarilla cuando el 1-1 todavía lucía en el marcador, y celebró la expulsión de Marlos después de que el brasileño llegara tarde a un duelo con Gjira, que debutó en Champions a raíz de la necesidad del Dinamo de recomponer la medular. El canterano provocó la expulsión en su primera intervención. La fiesta pareció completa cuando Olmo centró para que Ademi anotara el 3-1 después de un clamoroso error de Pyatov. Sin embargo, el Dinamo Zagreb se relajó y encajó dos goles en el tiempo de descuento. Bajó la guardia contra un equipo que ya aguó un empate al Atalanta en el último suspiro en la segunda jornada y concedió un remate plácido a Junior Moraes en el 93′. En el último minuto, Dentinho se tiró al suelo y logró engañar momentáneamente al árbitro. Se pitó penalty en primera instancia, pero no por la acción del brasileño sino por un codazo a Pyatov, que se había incorporado a rematar una acción a balón parado a la desesperada y provocó un penalty en el último suspiro. Tetê, un joven atacante brasileño de 19 años que salió en la segunda parte, asumió la responsabilidad e igualó el partido. Con el 3-3 el Shakhtar Donetsk no solo evita que el Dinamo se le escape a tres puntos, sino que además se impone en el duelo particular en caso de igualdad de puntos. T.M.

Artículo relacionado: Bruno Petkovic, una de las nuevas caras de la selección croata

FC Bayern, contento pero no mucho

Con la misma satisfacción que tiene uno cuando ha hecho la compra semanal o como cuando se recoge la colada seca, así se habrá quedado el aficionado del Bayern tras el encuentro ante Olympiacos. Se tenía que cumplir y se cumplió. El conjunto bávaro dominó de cabo a rabo el partido con un balance de 27 disparos por tan sólo 3 de los visitantes, dejó su portería a cero -algo que no hacía desde el 21 de septiembre- y certificó de forma matemática el pase a octavos de final. No obstante, en esta situación de interinidad y con el partido clave ante el Dortmund del próximo sábado en el horizonte hubiera sido injusto pedirle una revolución a Hansi Flick. El por ahora técnico del Bayern cumplió su promesa y alineó a Javi Martínez en el eje de la zaga, así como a Thomas Müller en la mediapunta. Con Serge Gnabry y Kingsley Coman por las bandas, el conjunto muniqués tiró del repertorio básico de su libro de estilo: balones a banda, jugadas por los extremos y gente llegando al área para rematar. El planteamiento ultra defensivo de Pedro Martins desconectó prácticamente cualquier preocupación en la línea defensiva local para especial alivio de David Alaba y Alphonso Davies, a los que se les nota todavía demasiado que no son central ni lateral, respectivamente. Todo fluía por los derroteros normales, pero el gol no llegaba y el partido se fue con 0-0 al descanso. Pero ante el primer atisbo de nerviosismo apareció Robert Lewandowski para poner el 1-0 y encarrilar la victoria. El polaco es hoy por hoy el único motivo de plena alegría para el aficionado bávaro; más le vale al Bayern que la futura intervención quirúrgica para solventar las molestias en la ingle no lastre a Lewandowski porque eso sí sería un auténtico drama. Ya en las postrimerías, cuando Olympiacos planteó un intento de despliegue, más por vergüenza torera que por convencimiento, llegó el 2-0 en una contra muy sencilla culminada por Perisic. No hubo emoción en la celebración del gol del croata y a decir verdad tampoco la hubo en todo el partido. Victoria rutinaria para este Bayern en stand by. V.C.

Textos de Miguel Mosquera (M.M.), Víctor Cervantes (V.C.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*