10 historias de la primera jornada de la fase de grupos de la Champions

Rodrigo Moreno of Valencia celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Jeremy Landey/Focus Images Ltd 07747773987
17/09/2019

La direccion de campo Simeone impulsa al Atlético en el momento de mayor sufrimiento

Como ya ocurrió hace un par de semanas, el Atlético se vio obligado a remontar una desventaja de dos goles en el Metropolitano. Si entonces logró levantar el resultado y ganar al Eibar, ante la Juventus el conjunto colchonero consiguió empatar y sumar un punto de mucho valor en el estreno en esta edición de la Champions ante el verdugo de la campaña anterior. La efectividad de la Juventus a la hora de desplegarse con espacios en el arranque del segundo tiempo (qué golazo el de Cuadrado) parecía haber noqueado al equipo español, que se metió de nuevo en la contienda con un cabezazo de Savic en una jugada a balón parado. El gol del central montenegrino encendió la chispa y Simeone leyó que era el momento de poner toda la carne en el asador con una retahíla de cambios muy ofensivos. Saúl terminó de lateral izquierdo, Héctor Herrera entró para disputar sus primeros minutos oficiales al lado de Koke y tanto Vitolo como Correa desbordaron por fuera para abastecer a Diego Costa y Joao Félix. El Atlético atacó con muchísimos efectivos, pero sobre todo con fluidez para empujar a la Juventus hacia su área y acabar generando un buen puñado de ocasiones de gol. La segunda diana llegó de un modo similar a la primera: a balón parado. La Vecchia Signora no pudo detener la aparición de Héctor Herrera, que marcó en su debut para hacer entrar en éxtasis a la afición rojiblanca, que solo contuvo el aliento de nuevo cuando en el tiempo de descuento Cristiano Ronaldo rozó el 2-3 en una acción individual que se marchó cerca del poste. T.M.

Gueye aprieta y Di María golpea al Real Madrid

El PSG goleó al Real Madrid (3-0) en uno de los duelos estrella de la primera jornada de la Champions. El elenco de Thomas Tuchel planteó un partido soberbio en el que destapó varias de las carencias que arrastra a estas alturas de temporada el conjunto blanco. Le hizo mucho daño con la presencia muy adelantada de los laterales, especialmente de Thomas Meunier en la banda derecha. El belga se incorporaba permanentemente y aparecía a la espalda de Eden Hazard, lo que obligaba al Real Madrid a bascular. Si Mendy saltaba a por Meunier, Sarabia o Gueye atacaban el espacio abierto entre lateral y central. Si acudía Kroos a la ayuda, la frontal del área quedaba desprotegida. El PSG movió la pelota con fluidez y siempre generó superioridades para progresar por dentro y acercarse al área rival, donde Di María castigó la fragilidad defensiva del Real Madrid con dos goles en la primera parte. Además, el trabajo de Gueye resultó decisivo para que el PSG recuperar el balón de forma habitual en la mitad de campo rival. El centrocampista senegalés apretó a Kroos en la presión y luego también se mostró disciplinado para realizar las coberturas a la espalda de Meunier y echar un cable al lateral cuando le encaraba Eden Hazard. A falta de Mbappé, Cavani y Neymar, el PSG exhibió su versión más coral ante un Real Madrid también condicionado por el abanico de bajas en el centro del campo y la ausencia de Ramos en el eje de la defensa. T.M.

La opción de Angel Di María cobra fuerza. Foto: Focus Images Ltd
Ángel Di María marcó dos goles y participó en la elaboración del tercero ante el Real Madrid. Foto: Focus Images Ltd

Nápoles se le sigue atragantando a Klopp

Perdió en su visita a San Paolo cuando entrenaba al Borussia Dortmund en un partido de la fase de grupos en el que terminó expulsado, cayó el año pasado con un gol en el último minuto y volvió a caer derrotado esta temporada en un choque que se inclinó en el cuarto de hora final. A Jürgen Klopp no se le da bien el Nápoles, sobre todo cuando debe viajar al sur de Italia. El vigente campeón de la Champions empezó la defensa del título con una derrota en un partido igualado en el que Kalidou Koulibaly brilló con luz propia para evitar que Salah, Firmino y Mané castigaran los errores del cuadro partenopeo en la primera mitad. El central senegalés, imperial en la defensa de su área, apagó varios fuegos encendidos por Fabinho en recuperaciones en campo contrario y reforzó la confianza del Nápoles, que se sintió capaz de hacerle daño al Liverpool cuando atacó a Alexander-Arnold y Joel Matip. En un encuentro parejo, en el que ambos procuraban presionar arriba y gozaron de algunas ocasiones claras que obligaron a Meret y Adrián San Miguel a lucirse, fue el Nápoles quien acabó inclinando la balanza en dos acciones puntuales: un penalty forzado por Callejón y un gol cazado por Fernando Llorente en el descuento tras un error en cadena de la zaga red. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

El Valencia se reencuentra en Stamford Bridge

En un momento de máxima inestabilidad institucional, el Valencia necesitaba una alegría a nivel deportivo tras la derrota en el Camp Nou (5-2). Y la encontró en su estreno en la Champions, en el estadio del cabeza de serie, en un triunfo sufrido pero trabajado en el que el conjunto ché desplegó las virtudes que le han convertido en un rival duro de batir en las últimas dos temporadas. El Valencia se mostró bastante firme a nivel defensivo, replegado en un 4-4-2 en el que invitaba al Chelsea a llevar la iniciativa para luego correr a la contra, y fue contundente en el área contraria. Rodrigo Moreno, indetectable cada vez que se asomaba a la banda derecha para recibir entre Marcos Alonso y Fikayo Tomori, sorprendió con un desmarque fabuloso en una falta frontal para abrir la lata en la ocasión más clara del Valencia, que sobre todo sufrió para frenar las apariciones de Willian entre líneas. El mediapunta brasileño fue el principal foco de desequilibrio blue, sobre todo tras la salida forzada de Mount al cuarto de hora de juego, y puso a prueba a Cillessen en reiteradas ocasiones. Sin embargo, la oportunidad más clara la desperdició Ross Barkley en el minuto 87. El internacional inglés asumió la responsabilidad de ejecutar un penalty por mano de Wass y se topó con el larguero. El trabajo defensivo de Kondogbia, Gabriel, el criterio de Parejo y la clarividencia de Rodrigo fueron vitales para conquistar Stamford Bridge. T.M.

Chelsea's Ross Barkley takes a penalty but fails to score during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858 17/09/2019
Ross Barkley lamenta el penalty enviado al larguero. Foto: Focus Images Ltd.

Mats Hummels llegó para esto

El Borussia Dortmund es quedó muy cerca de ganar al Barcelona en la primera jornada de la Champions y lamentará el penalty fallado por Marco Reus ante su excompañero Marc-André ter Stegen, con quien ha compartido vestuario tanto en el Mönchengladbach como en la selección alemana. Sin embargo, más allá de la competitividad mostrada ante el conjunto azulgrana, una de las mejores noticias del empate del Borussia Dortmund se encuentra en el eje de la zaga. Mats Hummels ejerció de líder de la defensa y se convirtió en el central que tanto echó de menos el Dortmund el curso pasado, cuando desplegó todo su potencial en ataque pero se mostró inmaduro en su área. El campeón del Mundial 2014 dio un recital de lectura de juego, anticipación, colocación y contundencia que explica por qué Bürki tuvo tan poco trabajo a lo largo de los 90 minutos. Hummels se mantuvo sereno en los tramos en los que el Barcelona se instaló en campo contrario, se impuso en casi todos los duelos y demostró autoridad también en las jugadas a balón parado. El Borussia Dortmund le necesita al mejor nivel para acceder a los octavos de final y Hummels respondió en el primer partido de la Champions. También cuando defendió más arriba, a campo abierto con la tarea de anticipar a Suárez, en los minutos en los que el Borussia Dortmund adelantó las líneas y cortocircuitó el juego del Barcelona. El conjunto azulgrana tiene más calidad para asentar la posesión en campo rival con Arthur y Frenkie de Jong (cómo protege el balón y qué bien mide las entradas cuando entra a robar), pero le cuesta más atacar con continuidad cuando no logra recuperar la pelota de inmediato tras la pérdida. Cuando el Borussia Dortmund superaba esa primera línea de presión (otra tarea en la que destacó Hummels), el Barcelona era vulnerable. T.M.

Mats Hummels during the Bayern Munich Press Conference at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 19/02/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180219-0053.jpg
La experiencia de Mats Hummels es clave en una competición como la Champions. Foto: Focus Images Ltd.

El Slavia y Sensi entran en el radar

Cuando a finales de agosto el sorteo de Mónaco envió al Slavia Praha al grupo F, la reacción de uno de sus directivos al ver a FC Barcelona, Borussia Dortmund e Inter como rivales se hizo viral. La cara de aquel señor poco menos que pidiendo algo de clemencia al destino fue interpretado por muchos como el claro ejemplo de que este grupo iba a ser cosa de tres. Ya en la primera jornada el conjunto checo demostró que eso no va a ser exactamente así y que los de Trpisovsky van a sacar varios puntos como sus rivales les den el mínimo margen de condescendencia. De su actuación en San Siro se pueden destacar varias cosas; en el aspecto colectivo el atrevimiento con el que este equipo sale a morder es algo que se agradece, los de Antonio Conte se vieron muchas veces atrapados en la trampa checa y sólo el lógico agotamiento tras encadenar un sprint tras otro hizo que el Slavia se replegara y sufriera un poco más en los últimos diez minutos. Por nombrar alguna individualidad, lo de Tomas Soucek es para tener en cuenta. Su aspecto delgadito y su cara despistada engañan, pero el centrocampista checo es capaz de llegar a todas las ayudas defensivas, interceptar gracias a su inteligencia y luego tener la clarividencia suficiente con balón para repartir juego e incluso el despliegue físico para pisar el área de vez en cuando. Pero si hablamos de nombres propios el chico del mes es Stefano Sensi. Su irrupción en el Inter ha sido fulgurante y su enorme capacidad para generar juego en la zona de tres cuartos resulta especialmente destacable en un partido malo de los italianos en su conjunto. El Inter no tuvo ningún tipo de fluidez con balón, a la defensa de tres le costó horrores iniciar juego y los carrileros no generaban peligro por las bandas, pero si por lo que fuera el balón llegaba a Sensi la jugada ya tomaba otro color. El ex del Sassuolo tiene un guante y si Lukaku y Lautaro hubiesen aprovechado sus caramelos al área el partido hubiera sido bastante distinto para el Inter. V.C

El Tottenham no transmite buenas sensaciones

Lo que parecía una catarsis resultó ser un espejismo. Y es que el 4-0 en el derbi londinense ante el Crystal Palace fue leído en el entorno spur como un cambio de chip que llegaba justo a tiempo antes de la Champions. Nada más lejos de la realidad; en El Pireo los de Mauricio Pochettino tuvieron enormes problemas para darle ritmo a la circulación de balón en ataque y se mostraron muy vulnerables por las bandas en defensa. En la medular, Ndombele no pudo enlazar con fluidez para transportar de un lado a otro el balón y por los carriles ni Ben Davies ni Davinson Sánchez ganaban altura. Además, el Tottenham no encontró ni una sola vez a Christian Eriksen y que el danés no reciba en zona de peligro suele ser síntoma y consecuencia de que algo no funciona en el equipo londinense. Pese a todo lo contado, los spurs consiguieron ponerse 0-2 arriba porque para algo tiene que servir contar con Harry Kane y porque Lucas Moura mantiene su idilio particular con la Champions League. Pero los problemas seguían allí y a base de insistir Olympiacos acabó encontrando un punto como recompensa. Los de Pedro Martins hicieron un partido muy serio; en defensa Ruben Semedo estuvo imperial pese a volver de una lesión y que prácticamente todo el mundo lo hubiera descartado para el inicio de la Champions y en ataque destacaron dos nombres: el primero Daniel Podence, el joven jugador portugués castigó con su velocidad por banda a Ben Davies y aunque el flanco izquierdo del ataque heleno no estuvo nada mal, lo del ex del Sporting Club fue escandaloso. El segundo nombre a destacar fue el de Mathieu Valbuena, quien se dedicó a poner un poco de pausa a las rápidas transiciones de Olympiacos para darles todavía más peligrosidad. El veterano jugador francés puso el criterio necesario a tanta carrera, provocó un penalti y lo transformó. En definitiva, el empate en el Georgios Karaiskakis dejó dos lecturas distintas, una muy positiva para un conjunto local que con un poco más de acierto se hubiera llevado el partido y otra bastante negativa, la de un Tottenham que se encontró con un empate pese a practicar un juego anodino y sin ningún tipo de chispa. Christian, te necesitan. V.C.

Olympiacos F.C. players celebrate Mathieu Valbuena goal during the UEFA Champions League match at Karaiskakis Stadium, Piraeus Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 18/09/2019
Pese a ponerse 0-2 arriba, el Tottenham terminó empatando en el campo del Olympiacos. Foto: Focus Images Ltd.

Erling Häland también golea en la Champions

Por si existía algún tipo de duda, Erling Häland tardó menos de dos minutos en disiparla. Es el tiempo que necesitó este delantero noruego del RB Salzburgo para marcar su primer gol en la máxima competición europea el día de su debut ante el Genk. El Salzburgo arrolló al campeón belga a base de un fútbol de ritmo muy alto, de mucha intensidad y presión adelantada que brindó buenas ocasiones de gol a Häland, autor de un hat-trick antes del descanso. El noruego se ha convertido en una de las sensaciones del curso en el fútbol europeo, en boca de todos desde ese día en el que marcó nueve dianas ante Honduras en un único partido del Mundial sub-20, y demostró que no le tiemblan las piernas cuando escucha el himno de la Champions. Es agresivo, incisivo, pura determinación para rematar con ambas piernas, aunque también hay que decir que el Genk ofreció más facilidades de las previstas sobre todo a raíz del segundo gol, que hundió la moral del club belga. Apetece medirle ante Kalidou Koulibaly y Virgil van Dijk. T.M.

El cambio radical de Krychowiak

Mediocentro posicional de gran rigor táctico en los mejores años de su carrera en el Sevilla, Grzegorz Krychowiak está renaciendo lejos de los focos mediáticos en Moscú. El centrocampista polaco brilló con luz propia en uno de los partidos más sorprendentes de la primera jornada de esta edición de la Champions: la victoria del Lokomotiv en la visita al Bayer Leverkusen. Krychowiak es el máximo artillero del elenco ferroviario en el arranque de curso gracias, en gran medida, al cambio de rol al que se ha visto sometido. El polaco ahora ya no guarda la posición para que otros centrocampistas brillen y ataquen con mayor libertad, sino que ahora se despliega en ataque y pisa el área contraria. Krychowiak marcó por segundo encuentro consecutivo e inauguró el marcador con una diana que refleja a la perfección su nueva condición de llegador. Apareció por sorpresa en el área para recoger una asistencia de Joao Mario y luego definir con sangre fría ante la salida de Hradecky. El gol del polaco desconcertó al Bayer Leverkusen, muy nervioso con el balón en los pies e incapaz de gestionar con clarividencia sus largas fases de posesión. El primer tiempo del cuadro alemán fue desastroso, con múltiples pérdidas en pases inocuos en campo propio que el Lokomotiv se encargó de castigar, como evidencia la acción del 1-2, en la que Barinov remata de primeras un pase de Hradecky que no llega a su destino y que sorprende al guardameta finlandés fuera de portería. Pese a la encomiable reacción del Bayer Leverkusen tras el descanso, ensanchando el campo para bombardear el área de Guilherme a base de centros laterales, el cuadro alemán no logró enmendar los errores del primer tiempo y se marchó de vacío. En gran medida gracias a la heroica actuación de Corluka en la segunda mitad, pues el central croata se mostró imperial en la defensa de su área cuando más apretó el Bayer Leverkusen. T.M.

El Dinamo Zagreb muestra sus credenciales

Le entró el vértigo al Atalanta en su estreno en la Champions y el representante italiano cayó goleado con estrépito en su visita al Maksimir. El Dinamo Zagreb demostró las virtudes que le convirtieron en un equipo incómodo la temporada pasada en la Europa League, unas virtudes que conserva en gran medida gracias a su labor para retener a la mayor parte de su talento. El delantero Petkovic está rindiendo a buen nivel en los últimos meses, sobre todo en la labor de descargar de espaldas, y Orsic anda de dulce en el remate apareciendo desde fuera. El extremo croata de 26 años destacó por encima del resto con un hat-trick que le permite igualar las dianas de Häland, aunque el triunfo del cuadro local no hubiese sido posible sin la comparecencia de Dani Olmo. El atacante español sigue de dulce y cuenta con un escaparate único en la Champions para demostrar que el Dinamo se le queda muy pequeño. Olmo apareció entre líneas para desequilibrar en el origen de los dos primeros goles de su equipo en el triunfo por 4-0 ante el Atalanta. T.M.

Textos de Víctor Cervantes (V.C.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Tomás Martínez, eres Dios. Increíble artículo cocinado por una sola persona (al 80%, he visto que Cervantes tiene al Inter y Tottenham). Ojeé algo del Slavia y me resultó sorprendente ver al Inter tan miniaturizado. Alucinante lo del PSG, aunque no es una gran sorpresa. Veo algo flojo a la zona inglesa, espero que su efervescencia europea no haya sido flor de un año.
Enhorabuena por el artículo.

Deja un comentario

*