10 historias de la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions

Lionel Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
03/10/2018

La calidad suprema de Griezmann acaba con la resistencia del Brujas

El campeón belga compitió con enorme dignidad en el Metropolitano, de un modo similar al del debut ante el Dortmund. En esta ocasión no fue un rebote desafortunado el que lo derrotó, sino la calidad superlativa de Antoine Griezmann, que definió con una exquisitez perfecta en los dos tantos que desempataron el partido y luego exhibió potencia, habilidad, engaño y visión en la acción que sentenció el choque al final asistiendo a Koke. Todo ello en una batalla táctica en la que Simeone llevó al extremo su flexibilidad. Empezó con tres centrales y dos carrileros -el zurdo era Saúl-, pasó luego a un 4-3-2-1 -con Lemar y Griezmann por detrás de Costa- y acabó con un 4-4-2 en línea. Quiso protegerse ante la amenaza de un Brujas atrevido que salió con dos puntas, dos bandas que llegaban muy arriba -impresionó Danjuna- y un Vanaken que suele aparecer en posiciones de remate -pero al que Thomas controló bien-. Tenía sentido la maniobra del Cholo, pero el Atlético mejoró tras el descanso cuando volvió a la línea de cuatro. A.T. desde el Metropolitano.

Cada jueves de Champions, Carlos Rosende y Tomàs Martínez analizan lo más destacado en la máxima competición continental en el podcast Europa Estación Central.

El Real Madrid se atasca en Moscú

Una pérdida de Toni Kroos en un pase atrás que se quedó demasiado corto sirvió en bandeja el 1-0 al CSKA, que no desaprovechó su oportunidad para sumar un triunfo de prestigio en la Champions. El conjunto moscovita se defendió bien, más por acumulación que de otra forma, y dificultó la circulación del balón del Real Madrid en el último tercio. El conjunto blanco sufrió para desarbolar el sistema defensivo local: apenas desbordó por fuera y tampoco movió la pelota a suficiente velocidad para generar demasiados desajustes por el carril central. Rondó el gol porque merodeó el área de forma permanente y se topó con el poste en tres ocasiones, pero creó pocas oportunidades claras de gol en relación al tiempo que tuvo la posesión -y a las zonas por las que movió el esférico-. Lopetegui agitó el árbol en varias ocasiones, pero ninguno de sus movimientos surtió el efecto deseado. Empezó como mejor jugó en el derbi madrileño, con Ceballos partiendo desde la izquierda y Asensio entre líneas; luego centró a Ceballos y pegó a Asensio a la banda; y terminó juntando a Mariano y Benzema en el área para intentar intimidar la portería de Akinfeev. En cualquier caso, el CSKA se sintió cómodo con un Real Madrid tan espeso y supo jugar sus armas cuando recuperó el balón: Akhmetov ayudó a conservar la pelota y a estirar las posesiones, Vlasic hizo daño entre líneas y Becao dominó el juego aéreo cuando el Real Madrid buscó centrar al área más a la desesperada. Con la derrota en Moscú, el Real Madrid ya encadena tres partidos sin ganar. Y, aún más importante, tres partidos sin tampoco perforar la red contraria. T.M.

Chernov ya ha debutado con la absoluta rusa, pero no pudo evitar la derrota
Chernov es una de las nuevas caras jóvenes del CSKA de Moscú. Foto: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Al Valencia le faltó el último toque

Generó situaciones de peligro, percutió con insistencia por la banda izquierda y merodeó el área del Manchester United con frecuencia, pero el Valencia fue incapaz de anotar en Old Trafford. El conjunto ché compitió bien en el Teatro de los Sueños, pero careció de inspiración, precisión y finura en el toque final en el último tercio de campo. Los de Marcelino encontraron en el flanco izquierdo una vía para hacer daño al Manchester United, con las apariciones de Gayà (al que no siempre seguía Alexis) para doblar a Gonçalo Guedes y generar el dos contra uno frente a Antonio Valencia, pero apenas puso en apuros a David De Gea. Con paciencia, el Valencia terminó encontrando la forma de superar el físico centro del campo formado por Matic, Fellaini y Matic, pero rara vez conectó con Rodrigo y Batshuayi en el área. Ni acertó Guedes en el tiro o en el control en espacio reducido. La imponente actuación de Eric Bailly minimizó la influencia de los delanteros del Valencia, pero también encontró una réplica en el descomunal partido de Gabriel Paulista en el área española. En las fases en las que el Manchester United apretó y atacó con más efectivos -tramo inicial y última media hora-, el central brasileño se convirtió en una barrera prácticamente insuperable para los diablos rojos. En la segunda mitad el Manchester United acabó generando más peligro con un fútbol más directo, pero terminó topándose con Gabriel, Neto e incluso el larguero, que repelió un tiro de falta directa de Rashford. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Un error fatal de Posch condena al Hoffenheim ante el City

Hizo méritos el Manchester City para ganar antes en el campo del Hoffenheim, pero lo acabó logrando muy al final, tras un error infantil del joven central austriaco de 21 años Stefan Posch. El zaguero, en vez de despejar de primeras, quiso controlar con el pecho un centro lateral del rival y dejó el balón muerto en el área propia. Antes de que pudiera ejecutar la siguiente acción, David Silva ya le había robado la cartera y estaba disparando a puerta el tiro que se convertiría en el 1-2. Julian Nagelsmann salió con su habitual planteamiento osado ante el campeón inglés, pero lo moderó tras el descanso al observar que el correcalles en el que se había convertido el duelo era tremendamente peligroso para sus intereses considerando la mayor calidad de los atacantes del City. El segundo tiempo fue mucho más cerrado y exigió a Guardiola un cambio de sistema que empieza a ser habitual cada vez que necesita buscar un gol más allá del minuto 60: pasó al 3-2-4-1, con Stones actuando al lado de Fernandinho en el doble pivote -esa fue la principal novedad-. El partido también sirvió para confirmar el buen inicio de curso de Sergio Agüero, autor del 1-1. Está fresco e inspirado, una magnífica noticia para Pep. A.T.

David Silva (left) of Manchester City celebrates scoring their second goal with team mates Bernardo Silva ((centre) and Sergio Aguero during the UEFA Champions League match at Rhein-Neckar-Arena, Sinsheim Picture by Firo Sportphoto/Focus Images Ltd +44 7814 482222 02/10/2018 *** UK & IRELAND ONLY ***
David Silva anotó el gol de la victoria del Manchester City. Foto: Focus Images Ltd.

(Qué bueno es) El 10 del Barcelona

Añoró el Barcelona a Messi durante el tiempo que el argentino estuvo sentando en el banquillo el pasado sábado. Su entrada en la segunda parte ante el Athletic fue clave para que el conjunto blaugrana lograra empatar un encuentro que se les escapaba de las manos. Esta vez, en Wembley ante el Tottenham, los culés agradecieron no tener que echarle de menos ni un segundo: Messi jugó el partido entero y tuvo un efecto demoledor de principio a fin. No pudo entrar al encuentro más inspirado: al minuto y medio de juego puso un pase al espacio desde la medular que Coutinho aprovechó llegando desde la izquierda para adelantar al Barça. Más adelante, Messi pondría un centro medido al área cuya segunda jugada acabaría derivando en una perfecta volea de Rakitic. Messi va andando y aun así aparece por todas partes. Apenas unos centímetros, un mínimo instante para pensar, ya le valen para generar peligro. Sobre todo cuando recibe entre líneas, como se vio durante una segunda parte en la que acabó marcando dos goles que pudieron ser cuatro de no haberse topado con el poste en un par de ocasiones. Es tan bueno el 10 del Barça que hasta resulta ridículo pararse a comentarlo, como si de una redundancia se tratase. Así que cerremos hablando del Tottenham. El descanso les cogió a la deriva, pero lograron meterse en el partido e incluso llegaron a llevar la iniciativa en el tramo final. Winks, abrumado ante Rakitic, Busquets y Arthur en el primer tiempo, mostró una enorme personalidad tras el descanso, y también dio un paso al frente Harry Kane, que estuvo involucrado en los goles de los Spurs. Dos tantos que al final no se tradujeron en puntos, aunque sí en una dosis de honor, que no es poco, sobre todo teniendo en cuenta las bajas que sufrían (Alli, Eriksen, Dembélé, Aurier, Vertonghen). M.M. desde Wembley.

La tarjeta de presentación de Arthur

Arthur, Arturo Vidal o Dembélé. Según la elección, Ernesto Valverde mandaría un mensaje u otro a través del once inicial planteado en Wembley. Finalmente apostó por el centrocampista brasileño, que en su primera titularidad en la Champions demostró que es capaz de trasladar a Europa la esencia de aquello que lo convirtió en un futbolista especial en la Copa Libertadores. Arthur reforzó el centro del campo del Barcelona (organizado en 4-3-3 en ataque, pero en 4-4-2 cuando no tenía la pelota) y le ayudó a conservar la posesión con combinaciones cortas, pero rápidas y precisas. Jugó a pocos toques en un partido de ritmo elevado que no le pasó por encima y exhibió una notable habilidad para proteger la pelota bajo presión, incluso cuando tenía a rivales pegados a la espalda intentando arrebatarle el cuero. Aguantó varias tarascadas, mantuvo la posesión en los momentos de apuro y se soltó un poco más a la hora de soltar de vez en cuando la pelota hacia delante. Arthur se presentó en el fútbol europeo en una noche particularmente exigente en la que demostró que atesora una serie de virtudes que no abundan en la plantilla azulgrana. Un inicio prometedor para el nuevo 8 del Barcelona. T.M.

Ivan Rakitic of FC Barcelona celebrates scoring their second goal with team mates during the UEFA Champions League match against Tottenham Hotspur at Wembley Stadium, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 03/10/2018
El Barcelona ganó en Wembley por 2-4. Foto: Focus Images Ltd.

Un premio para McKennie

Un solitario testarazo de Weston McKennie a la salida de un córner bastó para que el Schalke sumara los tres puntos en la visita al Lokomotiv de Moscú. En un encuentro espeso, con pocas oportunidades y menos ideas en la gestión de la pelota, destacó el enérgico centrocampista norteamericano de 20 años. McKennie empezó como mediapunta, retrasó su ubicación en el segundo tiempo y empujó al Schalke hacia la portería contraria hasta encontrar el gol de la victoria. Fue el mejor del Schalke a base de tesón y empuje, insistencia en la presión y presencia en la construcción. McKennie demostró una notable personalidad en su segundo partido de Champions, pidió la pelota siempre e intentó combinar con sus compañeros para desarbolar el poblado sistema defensivo del Schalke. Le falta mayor finura en la asociación, pero su carácter y pulmones para repetir esfuerzos lo convierten en una pieza más que útil para Domenico Tedesco. El derroche de esfuerzo acabó recibiendo su recompensa en forma de gol en el minuto 88. El primero en la corta carrera profesional de un centrocampista que aterrizó hace dos años en el Schalke tras destacar en las categorías inferiores del FC Dallas. T.M.

Ancelotti se adapta al Liverpool

Cuando Nápoles y Liverpool parecían condenados a repartirse los puntos en un partido sin goles, Lorenzo Insigne irrumpió en el segundo palo para culminar un buen centro de Callejón desde el sector derecho. El mediapunta partenopeo se ha convertido en uno de los nombres propios del arranque de curso en el elenco de Ancelotti, que modificó ligeramente su propuesta para minimizar el impacto de los futbolistas más determinantes del Liverpool. El técnico italiano alineó a Maksimovic en la posición de lateral derecho y conformó una defensa asimétrica. Cuando el Nápoles tenía el balón, el serbio ejercía de tercer central y Callejón y Mario Rui dotaban al Nápoles de amplitud. Cuando tocaba replegar, los italianos optaban por un 4-4-2 y adelantaban el bloque para dificultar los primeros pases del Liverpool. Así el vigente subcampeón terminó recurriendo a la fórmula del balón largo, una faceta en la que Maksimovic, Koulibaly y Albiol se impusieron al tridente del Liverpool, más desdibujado que de costumbre. T.M.

Lorenzo Insigne during the Serie A match at Stadio Olimpico di Torino, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 23/09/2018
Lorenzo Insigne anotó el gol de la victoria contra el Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.

Pleno italiano

Ha sido una buena semana para los representantes de la Serie A en la Champions. Los cuatro equipos italianos ganaron sus respectivos partidos en una jornada redonda para una liga que no alza el título continental desde 2010. Desde entonces la Juventus ha disputado -y perdido- dos finales, pero el resto de clubes del Calcio no han podido alcanzar las rondas más avanzadas de la competición. El Inter y la propia Juventus cuentan sus encuentros por victorias hasta ahora, lo que les brinda un colchón de seguridad respecto a la tercera posición de su grupo, mientras Roma y Nápoles se repusieron de sus tropiezos a domicilio. Más dificultad entrañaba el compromiso del Nápoles, del que ya hemos hablado en el párrafo superior, pero aun así la Roma cosechó un fabuloso resultado antes del doble enfrentamiento contra el CSKA de Moscú, en el que seguramente se definirá un puesto de acceso a los octavos de final. ¿Será esta la Champions en la que volvamos a ver a cuatro clubes italianos entre los 16 mejores de Europa? T.M.

El acierto de Junior Moraes no es suficiente

No es habitual que un jugador del Dynamo de Kiev abandone el club capitalino para incorporarse directamente al Shakhtar Donetsk, pero Junior Moraes supone una excepción en el fútbol ucraniano. El delantero brasileño optó por incorporarse al vigente campeón una vez finalizada su vinculación con el Dynamo y su impacto en el combinado minero ha sido inmediato. Con los dos goles en el estadio del Olympique de Lyon, ya suma 11 dianas en 13 partidos con su nuevo equipo. Junior Moraes exhibió su abanico de movimientos y disparos contra el elenco francés: primero perforó la portería gala con un remate con la izquierda tras un buen movimiento para aparecer solo en la frontal del área pequeña y luego amplió la diferencia con un tiro de calidad, con la derecha, en el que buscó el palo más alejado. Sus dos dianas, no obstante, no bastaron para derrotar al Olympique de Lyon, que reaccionó en los últimos 20 minutos para igualar el 0-2 ucraniano y conservar la primera posición del Grupo F. T.M.

Paulo Dybala of Juventus scores his goal during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 02/10/2018
Paulo Dybala marcó un hat-trick en el triunfo de la Juventus contra el Young Boys. Foto: Focus Images Ltd.
Textos de Axel Torres (A.T.), Miguel Mosquera (M.M.) y Tomàs Martínez (T.M.). Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*