10 historias de la tercera jornada de la fase de grupos de la Champions

Paulo Dybala of Juventus celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League match at Old Trafford, Manchester
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
23/10/2018

Neto sostiene al Valencia en Berna

El Valencia no solo se atascó en su visita al Young Boys, sino que terminó abrumado por el despliegue del equipo suizo en la segunda mitad. El conjunto ché se adelantó gracias a un gol de Michy Batshuayi en una primera mitad espesa por parte de ambos conjuntos, pero tras el descanso el Young Boys reaccionó hasta poner contra las cuerdas a los de Marcelino. La potencia de Mbabu en la banda derecha supuso un dolor de muelas para el elenco español y la presencia de Guillaume Hoarau en el área siempre transmitía sensación de peligro. El Young Boys incrementó la presión, imprimió mayor ritmo e intensidad y perforó al Valencia por las bandas. El equipo suizo empató pronto de penalty -otro de Parejo en la Champions- y estuvo cerca de darle la vuelta al encuentro. Sin embargo, las paradas de Neto y un remate a la madera en la recta final evitaron la victoria del campeón helvético. T.M.

Cada jueves de Champions, Carlos Rosende y Tomàs Martínez analizan lo más destacado en la máxima competición continental en el podcast Europa Estación Central.

La pelota para anestesiar al Inter

Al Barcelona le costó entre diez y quince minutos de cada parte asentar su plan de juego contra el Inter. El equipo nerazzurro quiso apretar arriba, presionar al inicio del partido y tras el descanso, provocar algún error en campo rival para robar cerca del área de Ter Stegen y generar alguna ocasión que metiera el miedo en el cuerpo del equipo local en la primera gran noche de la temporada sin Leo Messi. Sin embargo, el Barcelona se sobrepuso y sorteó el planteamiento del Inter con paciencia, moviendo la pelota para luego asentarse en campo rival e ir hundiendo al conjunto de Milán hacia su propia portería. Con Rafinha en el lugar de Messi, el Barcelona ganó una pieza más para asociarse. Y la usó para castigar la espalda de Brozovic y Vecino, pues el charrúa a menudo saltaba a la presión con Borja Valero. Con Rafinha y Coutinho entre líneas, los centrocampistas del Barcelona contaban con una opción de pase entre líneas que hizo daño al Inter junto al acierto de Luis Suárez en sus movimientos y toques en el último tercio. Rafinha se convirtió en un elemento indetectable -marcó el primer gol- y en la segunda mitad creció la figura de Arthur Melo después de un par de pérdidas comprometidas en los primeros minutos. El ex de Grêmio se adueñó del centro del campo, sacó a relucir su capacidad para eliminar adversarios con el giro y pequeñas conducciones y desesperó al Inter, que acabó encajando el segundo tanto en los últimos minutos después de varias intervenciones de mérito de Samir Handanovic. T.M.

Ernesto Valverde manager of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 20/02/2018
Ernesto Valverde apostó por Rafinha en el once titular. Foto: Focus Images Ltd.

Cuando el Borussia Dortmund se sube a la ola

El 4-0 del Borussia Dortmund reflejó en el marcador una diferencia mucho mayor a la vista sobre el terreno de juego. El equipo alemán goleó al Atlético de Madrid, pero si alguien llegó a pronosticar en el minuto 70 que el conjunto local iba a marcar cuatro goles seguramente se habrá hecho rico. El equipo de Simeone apretó al BVB en varias fases del partido, pero le faltó puntería y contundencia. Le costó imponer su guion en la primera mitad, pero mejoró en la segunda con la introducción de Rodrigo Hernández, el paso de Koke al centro del campo y la relocalización de Saúl Ñíguez en el sector derecho para activar el disparo del ilicitano. Saúl, de hecho, se topó con la madera en el minuto 52 y se quedó a centímetros de igualar el partido. Sin embargo, el Borussia Dortmund exhibió una de sus facetas más características en los últimos 20 minutos: su capacidad para castigar al adversario cuando el viento sopla a favor. Desde la era Klopp, el Borussia Dortmund es un equipo que no siempre sostiene el mismo rendimiento a lo largo de 90 minutos, pero que es capaz de protagonizar fases de tormenta intensa en las que avasalla y acribilla a sus adversarios. Lo padeció el Atlético de Madrid, que se expuso en busca del empate y encajó el segundo tanto en una buena jugada colectiva. El Signal Iduna Park entró en ebullición y las transiciones del Borussia Dortmund se encargaron de sentenciar el encuentro con otros dos goles. El Dortmund disparó entre los tres palos en cinco ocasiones. Cuatro terminaron en gol. T.M.

Una noche inolvidable para Achraf Hakimi

Quizás no fue el gran protagonista de la victoria del Borussia Dortmund contra el Atlético, pero sí tuvo un papel relevante en un rol secundario. El lateral internacional con Marruecos, cedido por el Real Madrid al club alemán, repartió tres de las cuatro asistencias en la victoria contra el equipo colchonero. Fue Achraf quien conectó con Witsel en la frontal del área en el origen del primer gol -afortunado en el disparo del belga, que se envenena tras un rebote- y quien generó el segundo y el tercero con rupturas al espacio que desarbolaron a la zaga atlética. Las irrupciones de Achraf en carrera se convirtieron en un dolor de cabeza para el Atlético en la segunda mitad y desembocaron en el 2-0 de Guerreiro y en el 3-0 de Jadon Sancho. Poco a poco Achraf Hakimi ha ido ganando peso en el Borussia Dortmund y, además, ya ha demostrado su versatilidad para actuar como lateral en ambas bandas. T.M.

Atletico Madrid manager Diego Simeone pictured ahead of the UEFA Champions League match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 27/09/2017
El Atlético cayó goleado en el estadio del Borussia Dortmund. Foto: Focus Images Ltd.

La fórmula Champions del Nápoles

Carlo Ancelotti repitió en París el planteamiento que tan bien le funcionó en la segunda jornada contra el Liverpool. El equipo partenopeo salió con Maksimovic de lateral derecho para cerrar con tres futbolistas en ataque y sentirse seguro en la transición después de la pérdida ante un equipo con la velocidad de Cavani, Neymar y Mbappé. También funcionó la apuesta por Fabián en el volante izquierdo, una demarcación que el centrocampista andaluz abandonaba para liberar el carril para Mário Rui y así participar por dentro. Los de Ancelotti minimizaron el peligro del PSG de esta forma y le hicieron daño con balones desde las bandas hacia la espalda de los centrales, zona en la que aparecieron tanto Mertens como Insigne. De hecho, tan poco convincente fue la primera mitad del PSG que Thomas Tuchel modificó el sistema al descanso: con Kehrer pasó a jugar con una zaga de tres, Meunier y Di María ejercieron de carrileros y las distancias entre Mbappé y Neymar se redujeron. Así se produjo el 1-1, aunque el gol del empate, de Di María, en el descuento se explica principalmente por la calidad individual de la mayoría de futbolistas del elenco parisino. Cuenta con estrellas que pueden inventarse un gol de la nada y el argentino lo hizo para rescatar un punto en el último suspiro. T.M.

La Juventus asume el favoritismo que “compró”

Con la incorporación de Cristiano Ronaldo, el gigante turinés se situó entre los claros candidatos a llevarse esta Champions. Sabía que iban a colocarle más arriba en las casas de apuestas y en los análisis de los críticos, y ha aceptado esta consecuencia con naturalidad y comportándose como exigía el guion. Su presentación en Valencia ya fue asombrosa, queriendo dominar desde el primer minuto e insistiendo en ello incluso tras la expulsión del crack de Madeira. Este martes, ya con Cristiano otra vez en el equipo, salió a Old Trafford con la misma intención y alcanzó porcentajes de posesión superiores por momentos al 70%. Una auténtica barbaridad si tenemos en cuenta la historia de los duelos entre ingleses e italianos disputados en las islas británicas. Tan superior se veía la Juve como inferior se sentía el United: los de Mourinho no fueron a presionar arriba ni perdiendo 0-1. Esperaron atrás para sacar provecho de un robo que jamás llegó. Nunca pudieron lanzar en velocidad ni a Martial ni a Rashford, y Lukaku fue anulado por el trabajo académico de Chiellini y Bonucci. Sólo al final, en la clásica oleada contagiada por el público, tuvieron la ocasión de empatar. No habría sido nada justo. A.T.

Jose Mourinho, manager of Manchester United and Massimiliano Allegri, head coach of Juventus during the UEFA Champions League match at Old Trafford, Manchester Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 23/10/2018
La Juventus se impuso al Manchester United en Old Trafford. Foto: Focus Images Ltd.

Al Tottenham se le vuelven a escapar los puntos al final

Ocurrió en Eindhoven casi como había sucedido en el Meazza. Sólo fue distinta la crueldad del desenlace, más pronunciada en Italia, donde la victoria segura se transformó en derrota. Esta vez, el Tottenham acabó empatando otro partido que parecía tener absolutamente ganado. Tocaba, escondía el balón, se sabía mejor y el público neerlandés protestaba ante el conservadurismo del PSV, incapaz incluso de ser agresivo. Pero es el gran reproche que se le debe hacer al cuadro de Pochettino, que en Milán había disfrutado de una situación idéntica y tampoco entonces pudo cerrar el choque. Pero lo de ayer en los Países Bajos es aún más sangrante, porque en el PSV no juega Icardi y porque la defensa neerlandesa dio una sensación de vulnerabilidad extrema cada vez que el Tottenham le exigía. El regalo de Alderweireld en el 1-0 y el de Lloris en la expulsión previa al 2-2 son errores que cuestan carísimos en Europa. Los Spurs no están eliminados aún y tendrán ahora su gran oportunidad si son capaces de sumar dos triunfos en las dos próximas jornadas recibiendo en casa tanto al PSV como al Inter, pero el panorama podría -y debería- ser mucho más alentador que el déficit de cinco puntos con los italianos que muestra ahora mismo la tabla clasificatoria. A.T.

El cuarto portero de la temporada en el Mónaco

La titularidad de Loïc Badiashile en la portería del Mónaco en la visita al Brujas fue un mero síntoma del inestable inicio de temporada del conjunto monegasco. Thierry Henry dio la oportunidad al cuarto guardameta del Mónaco tras las lesiones de Subasic y Benaglio y la actuación poco convincente de Seydou Sy ante el Estrasburgo en la derrota del pasado sábado. Badiashile, de 20 años, ya había jugado de forma puntual con el Mónaco, pero nunca de inicio. No jugó un mal partido, más allá de un mal control que le pudo costar un disgusto, pero evidencia los problemas que arrastra el campeón de la Ligue 1 2016-17 entre lesionados, sancionados, dificultades de los fichajes a la hora de adaptarse y mal rendimiento de algunas de sus figuras. Debutó Badiashile, se lesionó Jovetic antes del cuarto de hora y Sylla, autor del 0-1, desperdició una ocasión de gol bastante clara segundos antes de que el Brujas empatara el partido. Con un punto de nueve posibles la clasificación para octavos parece una utopía tanto para Mónaco como para Brujas, el equipo que hizo más méritos para llevarse la victoria en la tercera jornada de la fase de grupos. T.M.

Mazraoui, un lateral goleador

No acapara tantos focos como Ziyech, Tadic, Frenkie de Jong o De Ligt, pero a la chita callando Noussair Mazraoui se ha convertido en un elemento insustituible en el Ajax. El lateral derecho del equipo de Ámsterdam solo había jugado ocho ratitos de fútbol en el tramo final de la temporada pasada, principalmente en las últimas jornadas de campeonato, y ahora es un futbolista vital en los planes de Erik ten Hag. Tiene velocidad punta para sorprender en ataque y rectificar en defensa gracias a su poderosa zancada, no desentona en la asociación y atesora pulmones para repetir esfuerzos largos a lo largo de los noventa minutos. Y en un equipo plagado de estrellas en ciernes, se ha abierto un hueco como futbolista resolutivo en las grandes citas. Mazraoui ha marcado dos goles en la fase de grupos de la Champions en acciones impropias de un lateral derecho. Quien vea únicamente sus goles pensará que se trata de un centrocampista llegador, por ejemplo. Ante el Bayern se coló hasta el punto de penalty siguiendo una jugada de ataque y ante el Benfica recogió un balón en la frontal del área en el último minuto del descuento para dar la victoria a su equipo con la ayuda de un rebote. Con su gol ante el equipo portugués el Ajax ya suma siete puntos de nueve posibles. T.M.

Erik ten Hag, manager of FC Utrecht before the UEFA Europa League Qualifying match at Stadion Galgenwaard, Utrecht Picture by Joep Joseph Leenen/Focus Images Ltd +316 5261929 16/08/2017
Erik ten Hag ha apostado por Mazraoui en el lateral derecho del Ajax esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

Edin Dzeko, una garantía para la Roma

Nadie ha marcado más goles que Edin Dzeko en esta edición de la Champions. Únicamente Leo Messi, con cinco goles con un partido menos, iguala los registros del delantero bosnio, que volvió a perforar la meta rival contra el CSKA de Moscú. El conjunto ruso tendrá pesadillas con Dzeko, que marcó dos goles y asistió a Ünder en el tercero. Todo con toques de primeras en el área rival, una de las especialidades de un ariete que ha ganado en regularidad en las últimas temporadas. Participa más, entiende mejor en el juego y marca diferencias con mayor asiduidad. Cuando se retire, Dzeko podrá presumir de haber ganado una Bundesliga con el Wolfsburgo, firmar una media de goles correcta en el Manchester City (casi 0.40 por partido), disputar un Mundial con Bosnia y sentirse protagonista en una Roma semifinalista de Champions. Dzeko ya tiene 32 años, pero sigue mejorando. T.M.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Textos de Axel Torres (A.T.) y Tomàs Martínez (T.M.) Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Que bien pinta este Ajax de ten Hag. Si en la primera mitad de los 90 el club holandés ganó Uefa, Copa de Europa y llegó a otra final fue gracias a sostener ese equipazo. Hoy quizá no tienen tanta riqueza individual como ese 11 plagado de estrellas, pero que bien le haría al fútbol que no desmantelaran a equipos como este Ajax formado a base de inferiores. Por otro lado, es muy pronto para decir que el Dortmund “ha vuelto”?

El Dortmund siempre empieza muy bien en Otoño, luego ya veremos más adelante, pero Favre esta haciéndolo muy bien como ya lo hizo en Gladbach y Niza, buen entrenador el Suizo con menos cártel del que merece. El AJAX tiene una buen generación, lo que puede ayudar a que la selección Holandesa recupere el nivel, esta por debajo de la de la mitad de los 90 que comentas y ya ha perdido piezas como Justin Kluivert, y no creo que De Light y Frenkie pasen de este año. Lo que esta claro es que esta haciendo una Champions notable para la juventud que tienen.

Muy de acuerdo con lo que decís del Ajax.
El Dortmund creo, que si las lesiones los respetan, pueden hacer un gran año en champions y acabar ganando la Bundesliga.
Del partido del Barcelona mencionar a Luís Suárez, me pareció que fue el que ejerció de líder ante la ausencia de Messi y que Coutinho cada partido que pasa me parece a mi que no va a poder ser ese líder, es muy buen jugador, pero no llega al segundo escalón de top mundiales.

Respecto a lo de Suárez y Coutinho, tampoco habría que olvidar que el uruguayo lleva ya cuatro temporadas en el Barcelona, mientras que el brasileño apenas media (y debutando en Champions este año). Yo creo que Cou -de mejor Copa del Mundo que Neymar- demostró en su Selección que puede liderar, y demostró algo no menor: el poder acomodarse a compartir protagonismo, sea con Neymar, Suárez, Salah y el propio Messi.

Comentario “patron”cinado por Axel Torres por su insistencia en el Morning xD.

De acuerdo con lo que decís de Ajax y Dortmund. De hecho, son equipos que destacan por todas las cosas que tienen en común:
– Buen comienzo de temporada
– Nivel por encima de lo esperado en Champions
– Ambos tendrán dificultades para ganar su liga
– Onces titulares insultantemente jóvenes y plagados de talento individual
– Continua movilidad de sus atacantes que generan dificultades a las defensas rivales

Y, por encima de todo, muchas ganas de que los jugadores de ambos equipos se pudieran mantener en el club durante 2-3 temporadas, porque podríamos verlos competir de tú a tú con los grandes. Que pena que parezca una utopía…

Deja un comentario

*