Lucas Moura rompe el corazón del Ajax

***NETHERLANDS OUT***
Lucas Moura celebrates 2-3 of Tottenham Hotspur during the UEFA Champions League Semi-Final match at Amsterdam Arena, Amsterdam
Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888
08/05/2019

En el Tottenham de Mauricio Pochettino, el Tottenham que piensa y planifica en el medio y largo plazo, el Tottenham que no realiza fichajes pero mantiene a sus jóvenes estrellas con tapones en las oreja para que no se dejen seducir por los cantos de sirena, el héroe de la noche más importante de su historia fue el último en llegar. El último fichaje del Tottenham, Lucas Moura, incorporado en enero de 2018, emergió en la oscuridad de una noche que parecía aciaga en Ámsterdam para iluminar el camino hacia la primera final de Champions de la entidad londinense. Irrumpió un actor secundario insospechado para asumir la responsabilidad goleadora con tres goles en apenas cuarenta minutos, todos con la pierna izquierda, que hicieron añicos el sueño del Ajax cuando ya rozaba con la yema de los dedos una final de la Champions que hace apenas unos meses le parecía una realidad inalcanzable, una gesta propia de las leyendas del siglo pasado que decoran las paredes del interior de su estadio. Para cuando la historia recuerde a Lucas Moura, habrá que dejar constancia en el pie de página que no era ni delantero centro ni zurdo, algo que podrían deducir las generaciones nacidas a partir de 2020 cuando revisen las imágenes de un duelo histórico en una semana fértil en remontadas de ensueño. La puñalada de Lucas Moura al corazón del Ajax en el último minuto del tiempo de descuento permanecerá en la memoria de todos quienes la vivieron y se perpetuará a través de la tradición oral que construye las identidades de los clubes. Tanto la incipiente personalidad ganadora del Tottenham como el carácter orgulloso del Ajax, que con el tiempo presumirá de las víctimas cuyas cabezas conservará una larga temporada en el museo como si de un trofeo de caza se tratara.

El Ajax no sorprendió a nadie con su planteamiento. Pese a la baja de última hora de David Neres, que figuraba en el once inicial cuando se publicaron las alineaciones pero no apareció en la pantalla del televisor cuando sonaron los himnos, el conjunto de Ámsterdam fue fiel a lo que le había llevado hasta el penúltimo partido de la competición. Salió a atacar, usó la pelota para progresar a través de largas cadenas de pases y ahuyentó los primeros miedos con un testarazo de Matthijs de Ligt a la salida de un córner antes del quinto minuto. Qué mejor manera de marcar terreno que un gol nada más arrancar. Un gol que reforzara su moral y minara el ánimo del Tottenham, que pudo empatar en la jugada posterior. Una incursión de Son por el sector izquierdo terminó con un remate del surcoreano a la madera después de que sorprendiera a Onana buscando el tiro al primer palo y no el centro. El Ajax suspiró aliviado tras el primer susto y sometió al Tottenham con un juego parecido al de la media hora inicial en Londres. Con Dolberg en punta, Tadic en la izquierda, Ziyech omnipresente entre líneas pese a partir desde la derecha y Frenkie de Jong con la manija en la medular, el Ajax escondió la pelota, tocó y se plantó con asiduidad en el área de Hugo Lloris.

Ajax 2 (De Ligt 4′, Ziyech 35′)
Tottenham 3 (Lucas Moura 55′, 59′, 95′)

Tottenham vs Ajax - Football tactics and formations

Son pudo empatar el partido en un contragolpe en el que se topó con Onana en el minuto 23 y poco después el Ajax replicó con una primera oportunidad de Tadic que tampoco besó el fondo de la red. Más eficaz fue Ziyech, que amplió la diferencia antes del descanso tras una jugada en la que Van de Beek robó la pelota en campo contrario y esperó el momento oportuno para soltar la pelota hacia Tadic después de atraer a varios jugadores del Tottenham. El serbio sirvió una asistencia fabulosa a Ziyech para que cruzara el balón lejos del alcance de Hugo Lloris. El Tottenham debía marcar tres goles para clasificarse para la final, pero parecía más cerca de encajar el tercero que de recortar la diferencia. El balón era del Ajax. Y de Frenkie de Jong. Cuando Frenkie manda, te hipnotiza. Marca los tiempos. Recupera. Ordena. Impone su orden. Mueve la pelota. Agiliza el juego. Atrae y pasa el balón al compañero libre. Conduce y pide que le presiones para luego poner el pase a tu espalda. Cambia de ritmo. Escribe frases largas, con muchos toques, para luego modificar el tono degolpe. Y escribir una frase más corta. Al primer toque.

Sin embargo, sí existía un mínimo motivo para la esperanza spur. A diferencia de otras ocasiones, el Tottenham sí hizo daño al Ajax en acciones en las que pudo correr o rajar su sistema defensivo en conducción. El Ajax generó oportunidades de gol, pero no le sometió con la misma autoridad que en la ida, encerrando al Tottenham en su mitad de campo sin concederle la opción de desplegarse. En la capital de los Países Bajos, el Tottenham sí logró contragolpear. Sí logró acercarse al área de forma esporádica. El Ajax no ahogó tanto al Tottenham en sus primeros pases, no provocó tantas pérdidas cerca del área de Lloris, y a la que un futbolista londinense lograba avanzar en conducción, regatear o superar por potencia a algún jugador del Ajax encontraba espacio para progresar o tiempo para armar un remate desde la frontal.

***NETHERLANDS OUT*** Matthijs de Ligt of Ajax Amsterdam celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League Semi-Final match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 08/05/2019
Matthijs de Ligt marcó el primer gol de la noche a la salida de un córner. Foto: Focus Images Ltd.

La entrada de Fernando Llorente por Wanyama dobló la amenaza del Tottenham en el área rival, pues fijaba a los centrales del Ajax y liberaba de atención a Lucas Moura y Dele Alli, y también implicó el cambio de posición de Christian Eriksen. El centrocampista danés abandonó la banda derecha -ocupada a partir de entonces por Moura- y retrasó tanto su ubicación que pasó a actuar a menudo por detrás de Sissoko en el doble pivote londinense. El danés era el encargado de bajar a buscar la pelota, garantizar una salida de limpia y soltar también los envíos largos con mayor precisión cuando fuera necesario. Desaparecido en la ida, su aportación en la vuelta fue vital para aportar criterio en los momentos de más tensión. Solo Vertonghen dio más pases que el medio nórdico en el Tottenham.

Un toque brillante de Eriksen en el minuto 53 inauguró el asedio del Tottenham. El danés asistió a Dele Alli, que se topó con André Onana en la primera aproximación spur del segundo tiempo. Fue el preludio de unos minutos de pesadilla para el Ajax, que alimentó la fe del Tottenham cuando Lucas Moura culminó un contragolpe para anotar el 2-1. El brasileño descargó de primeras un envío largo de Danny Rose, combinó con Alli y definió con determinación con la pierna izquierda para recortar la diferencia. Un par de minutos después, el propio Lucas Moura se revolvería dentro del área para igualar la contienda después de que Onana le negara un gol cantado a Fernando Llorente y un malentendido con Schöne dejara la pelota suelta en el corazón del área. Lucas Moura, escurridizo y supersónico, dio seis toques rápidos en el área para terminar perforando la meta ajacied por segunda ocasión en un abrir y cerrar de ojos. El Tottenham todavía no había dicho su última palabra.

***NETHERLANDS OUT*** Lucas Moura, of Tottenham Hotspur celebrates scoring their first goal during the UEFA Champions League Semi-Final match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 08/05/2019
Lucas Moura celebra el 2-1 en Ámsterdam. Foto: Focus Images Ltd.

El Ajax procuró ajustar los defectos del equipo con la entrada de Veltman en el lateral derecho y la consiguiente reubicación de Mazraoui en el centro del campo, pero el movimiento que le permitió contener mejor al Tottenham no resultó tan eficaz en la vuelta. Mejor funcionó la entrada de Sinkgraven para jugar en la posición de extremo izquierdo -empezó su carrera siendo un mediapunta muy fino antes de terminar jugando de lateral zurdo en el Ajax- y sobre todo el regreso de Tadic a la punta de ataque. Con el serbio como pieza más adelantada, el Ajax respiró de nuevo. Ganó metros con mayor facilidad, administró la pelota con más criterio en el último tercio y amenazó con pegar un carpetazo a la eliminatoria en varias ocasiones. Las oportunidades más claras cayeron en la pierna izquierda de Ziyech, que disparó demasiado cruzado sobre la hora del partido, se topó con la madera en el 79′ y con Lloris ya en el tiempo de descuento. El Ajax se sintió contra las cuerdas por primera vez en un encuentro de vuelta de esta edición de la Copa de Europa y se aferró al liderazgo de De Ligt para resistir al último asedio antes de reservar los billetes para viajar a Madrid.

Sin embargo, en una Champions tan sorprendente como cambiante, el Tottenham marcó el tercer gol en el último minuto de descuento. Después de que Onana arañara unos segundos al cronómetro, el Tottenham colgó un último balón al área. Llorente peleó con De Ligt, Dele Alli recogió la pelota en la frontal y Lucas Moura cazó la pelota decisiva al vuelo. De primeras. Con la izquierda. Antes de que llegara De Ligt con el extintor en la mano para apagar el último fuego. En el último suspiro, cuando el Ajax se sentía finalista por primera vez tras 23 años, el Tottenham asestó el golpe definitivo en un final tan cruel para la trayectoria de los de Ámsterdam como buscado por un equipo que ha exhibido una resiliencia increíble para resistir a todos los reveses posibles ante Manchester City y Ajax en su camino hacia su primera final de la Champions. La Copa de Europa estrena finalista por primera vez desde que el Chelsea disputó su primera final en 2008. El anterior finalista inédito fue otro conjunto londinense, el Arsenal que perdió en París en 2006. Londres estrenará a su tercer finalista en la Champions el próximo 1 de junio en un duelo íntegramente inglés. De poder quedarse fuera en la última jornada de la fase de grupos a disputar el partido con el que todos sueñan. Tanto en el Camp Nou el 11 de diciembre como en Ámsterdam el 8 de mayo, los goles de Lucas Moura mantuvieron el pulso del Tottenham cuando todo parecía perdido.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

***NETHERLANDS OUT*** Lucas Moura scores 2-3 Ajax Amsterdam and Tottenham Hotspur during the UEFA Champions League Semi-Final match at Amsterdam Arena, Amsterdam Picture by Sjoerd Tullenaar/Focus Images Ltd +31655744888 08/05/2019
El 2-3 de Lucas Moura en el descuento arrebató al Ajax el sueño de disputar la final de la Champions 23 años después. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

10 comments

El Ajax nos devolvió por momentos al fútbol que esta web defiende, más allá de los estilos, donde los pequeños -en el contexto europeo actual- tienen la posibilidad de enfrentarse a los grandes sin complejos y que una eventual superliga terminaría por destruir.
Por un lado es una pena no poder ver a estos chicos en la final, pero por el otro, merecido premio para el proyecto de Pochettino.

Le dé picante o no a las eliminatorias, la regla del gol fuera de casa carece de toda justificación objetiva. Sin ir más lejos, tanto Ajax como Tottenham han marcado más fuera que en casa desde octavos hasta la final (4 en casa y 7 fuera ambos). El Ajax (como el City), no ha perdido ni una sola eliminatoria y están fuera. El Tottenham, además, ha pasado dos de las tres eliminatorias que ha jugado en base a esta regla. Muy meritorio, no digo que no, y también parte de demérito del Ajax (y también la mala suerte en la definición con lo que podría haber sido el 3-2), pero objetivamente hablando está regla tiene poca justificación.
Y si lo que se quiere es salvar el estado físico de los futbolistas, tan fácil como llevar la eliminatoria a penaltis directamente. Nos ahorramos la prórroga, llevamos la eliminatoria a un punto de emoción máximo (para la UEFA, alegría para los oídos y algún otro lugar más) y que sean los goles (y no la ausencia de localía) los que determinen quien pasa y quien queda fuera. Marcas más, pasas. Simple.

Totalmente de acuerdo con Carlos Brítez y más aún con AnderWeg90, pues por mi cabeza también pasó el mismo pensamiento (ya esta bien del valor distinto de los goles en casa o fuera. Quien gana es el que más goles marca, FIN). Quizá por ese deseo de ver a los chicos del Ajax una vez más y encima en la final, pues desgraciadamente nunca más les volveremos a ver juntos.

Un saludo

Me gustó el discurso de Axel inmediatamente después del partido. Podía enmarcarse dentro de un contexto MI.
Hay una oportunidad en el descuento en el que el delantero del Ajax opta por la opción más complicada teniendo a un compañero solo en el área. Al igual que el fallo de Dembele en Camp Nou, costó la eliminatoria.

Como siempre, muy buen resumen 🙂 Solo un comentario, la imagen de las alineaciones y táctica debe haber sido la de la previa, porque incluye a Neres, con Tadic aparece en punta.

Para mi, Lucas Moura era el prototipo de jugador al que le pueden los contextos de maxima exigencia. Con el PSG, le habiamos visto rendir a un nivel muy alto en fases largas de la temporada. Pero despues, llegaba el dia D, la hora H (las 20.45), y Lucas Moura siempre quedaba a deber. Tambien le pasaba en el Tottenham. Le habiamos visto etapas muy interesantes (llego a ser votado jugador del mes en la Premier League, que no es poca cosa), pero, en los dias grandes, siempre dejaba poco mas que algun detalle aislado. De hecho, tuvo varias oportunidades en el camino del Tottenham hasta ayer, y no habia dejado gran cosa.

Y ayer, en 45 minutos, en toda unas semifinales de Champions, con su equipo al borde del ko, se marca un ‘hat trick’. Puede ser un punto de inflexion, porque si logra “perder el miedo” a las grandes noches Lucas Moura puede convertirse en algo muy serio.

Por cierto, muy llamativo el hecho de que muchos de los grandes jugadores de la Premier actual, despues de varias temporadas, aun no tengan una gran noche de Champions (Kane, Hazard, o Aguero, por ejemplo), que si que tienen otros actores “secundarios” como Origi, Moura, o Wijnaldum.

Genial artículo! Me gustaría añadir el gran papel que jugó Fernando Llorente. Desarboló por completo a la zaga del Ajax con su poderío y fue, al igual que en la ida, una vía de desahogo constante para el Tottenham. No marcó ningún gol, pero participó en 2 de los 3 tantos. Blind y De Ligt no sabían como pararlo. Me recordó mucho a su exhibición ante Portugal en el Mundial de 2010. Tiene mucho mérito lo que ha conseguido Pochettino con su Tottenham. ¡QUÉ PEDAZO DE CHAMPIONS LEAGUE!

Responder a Will Grigg Cancelar respuesta

*