Giroud da ventaja al Chelsea

Olivier Giroud of Chelsea scores their first goal during the UEFA Champions League match at Arena Nationala, Bucharest
Picture by Focus Images/Focus Images Ltd 07814 482222
23/02/2021

En un duelo tremendamente táctico ganó la paciencia. Ambos equipos apostaron decididamente por enfoques distintos, el Atlético esperó atrás y el Chelsea movió el esférico buscando espacios. Cualquier falta de concentración podría provocar un error, que cotizaba al alza. Una sola acción valió para que los ingleses afronten la vuelta con una ventaja mínima, la del 0-1 que Olivier Giroud logró en el tramo final del encuentro con una chilena en el punto de penalti. Un mal despeje de Mario Hermoso le quedó franco al galo, que terminó por recoger el premio a la insistencia de los de Stamford Bridge.

Atlético 0
Chelsea 1 (Giroud 68′)

Atletico de Madrid vs Chelsea - Football tactics and formations

Algo está cambiando en Diego Simeone, que esta temporada ha tratado de revitalizar al Atlético de Madrid con un nuevo estilo de juego, uno en el que el balón es más importante de lo que era durante gran parte de la década del argentino en el banquillo colchonero. Solo el azote de las bajas en las últimas semanas ha cuestionado al equipo rojiblanco, que hasta hace nada parecía tenerlo hecho en liga y se postulaba como una alternativa a la Liga de Campeones. Otra vez. Para regresar a ese nivel, Simeone decidió volver a lo básico: a la solidez defensiva (no ha terminado un partido con la puerta a cero desde la victoria frente al Sevilla de hace un mes), la agresividad y los contragolpes letalesMarcos Llorente ocupó el lateral derecho ante la ausencia tanto de Kieran Trippier y Sime Vrsaljko, aunque cedió ese espacio durante la mayoría de los minutos a Ángel Correa para juntarse con los centrales. El muro de seis contuvo al Chelsea durante más de una hora, tratando de romper al contraataque, con Joao Félix bajando a recibir y permitiendo que Luís Suárez estuviese permanente cerca del área. En ataque, el Atleti tiró mano del 4-4-2, con Correa cayendo al centro y ofreciendo el corredor derecho a Llorente.

Thomas Tuchel, por su parte, se presentaba ante la prueba más dura hasta el momento como entrenador del Chelsea. Sacudió a un equipo que perdía fuelle. Ganó cinco de sus siete primeros partidos, empatando los otros dos, pero la hora de la verdad llegaba con la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Con su 3-5-2 confió en la velocidad de Callum Hudson-Odoi por la derecha y la experiencia de Marcos Alonso por banda izquierda. Mason Mount tuvo la responsabilidad de dirigir y controlar un centro del campo en el que Jorginho y Mateo Kovacic se encargarían de la parcela defensiva. Tuvo más libertad el inglés y el Chelsea terminó aprovechándose de ello. Aunque no empezó nada bien el duelo. No lo hizo su equipo, que salió nervioso e indeciso. Y estuvo muy cerca de pagarlo caro.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Mount trabó el avance de Joao Félix en el primer minuto de juego y vio la cartulina que le impedirá estar en el encuentro de vuelta. Segundos más tarde, ante la presión avanzada de los madrileños, Edouard Mendy erró a la hora de controlar un pase horizontal de un compañero, pero Saúl Ñíguez no consiguió aprovecharlo. La veloz arrancada del español evitó que el francés lo derribase cuando llegó tarde y mal a la pelota. Estuvo mejor en el arranque el cuadro rojiblanco, que aunque hizo de local no jugó en casa sino en el Arena Nationala de Bucarest por restricciones del COVID-19. Suárez peleó junto a la línea de fondo con Alonso y Antonio Rüdiger para robarles la cartera, entrar en el área y enviar un balón envenenado entre el portero y la defensa con el que Thomas Lemar, encimado por Hudson-Odoi, no conectó con comodidad.

Con el beneplácito colchonero, el Chelsea ganó en posesión. Poco a poco. Y también en tranquilidad. Los ingleses empezaron a encontrar compañeros en mejor posición con facilidad a la hora de sortear la presión atlética. Luego pasaron a presionar ellos arriba, robando cada vez más cerca de la meta de Jan Oblak, que fue el primero de los dos porteros en tener que detener un disparo. Lo realizó Marcos Alonso después de recoger un rechace en el vértice del área en el minuto 25, aunque sin poner en aprietos al esloveno.

Luis Suárez no pudo aprovechar las pocas ocasiones de las que dispuso. Foto: Focus Images.
El Atlético de Madrid terminó el partido sin disparar entre los tres palos. Foto: Focus Images.

Atlético y Chelsea estaban cómodos con el relato del encuentro. A los madrileños no les importó que su rival mantuviera la posesión, ya que no terminaba de generar peligro. Del mismo modo, los pensioners se sentían seguros aunque moviesen el balón sin encontrar el pase que hiciese temblar los cimientos del muro colchonero. Ya llegará la nuestra, parecían pensar unos y otros.

Avisaron también, los otros y los unos, con medias ocasiones antes de llegar al descanso. Dos tuvieron los de Tuchel, ambas con Mount como protagonista. En el minuto 39 tiró un caño para encontrar a Werner dentro del área, que se revolvió para dejar atrás a Stefan Savic. Escorado, optó por la potencia, pero su zurdazo lo palmeó Oblak sin problema. Tapó bien. Solo un minuto más tarde, Alonso envió el balón al segundo palo, donde Mount esperaba sin marca. La pelota le llegó mientras terminaba de decidir si rematar a puerta directamente u ofrecérsela a Giroud en el otro poste. Al final nada. Puso el interior del pie para acomodar el esférico, pero lo único que logró fue enviarlo por encima de la portería. El Atlético respondió en la siguiente acción, con Correa corriendo para capturar la pelota, ofrecerla hacia atrás a la frontal del área pequeña, donde Luis Suárez se trastabilló a la hora de rematar.

Siguieron las medias ocasiones en la segunda parte. El Chelsea tuvo dos  más en los primeros instantes de la reanudación después de que Mason, primero, y Kovacic, después, lograsen superar a varios rivales con sendas arrancadas. Sin forma de encontrar espacios moviendo el esférico, Tuchel se encomendó a alguna brillantez individual. Respondió el Atleti con otras dos al contraataque. En la primera, Suárez se movió bien entre líneas, ya dentro del área, para encontrar el pase de Correa. Dos defensas salieron a su paso para bloquear su tiro. En la segunda, la chilena de Joao Felix salió demasiado alta. Superada la hora de partido, el juego sufrió más interrupciones. Se sucedieron los errores en el centro del campo y aumentó la intensidad para recuperar el esférico lo antes posible. Una falta tras otra, una cadena de ataques frustrados. En estas, Jorginho vio una amarilla que también le obligará a ver la vuelta desde su casa. Incluso Simeone vio la cartulina amarilla.

Saul Ñiguez of Atletico Madrid and Mason Mount of Chelsea during the UEFA Champions League match at Arena Nationala, Bucharest Picture by Focus Images/Focus Images Ltd 07814 482222 23/02/2021
Mason Mount fue uno  más destacados del partido pero se perderá la vuelta por la amarilla que vio en el primer minuto. Foto: Focus Images.

Se atascaba el juego y el entrenador argentino se preparaba para mover ficha. Renan Lodi esperaba su turno, pero entonces, Olivier Giroud cambió el rumbo del duelo. Aprovechó un rechace de Hermoso para marcar con una chilena desde el punto de penalti. Con un balón ajustado al poste, imposible para Oblak. No remató fuerte, pero sí lejos del alcance del esloveno. El delantero francés tuvo que esperar para celebrar su 11º gol de la temporada, el sexto en Liga de Campeones. Tras unos minutos de deliberación el VAR terminó por corregir la decisión inicial del árbitro alemán Felix Brych. Se pasó de un fuera de juego a un gol, y de un posible cambio del Atleti a uno doble del Chelsea, ahora con ventaja. Hakim Ziyech y N’Golo Kanté entraron por Mount y Kovacic. Hombre por hombre. Kanté para reforzar el medio centro y Ziyech, con frescura, para ligar con Giroud y Werner en el ataque. Luego lo haría con los remplazos de estos dos últimos, Kai Havertz y Christian Pulisic.

Se abrió el Atlético tratando de buscar una respuesta rápida, pero solo creó espacios para los contraataques londinenses. Reece James entró en el minuto 79 por Hodson-Odoi, lateral por extremo, para cubrir la banda de Lemar. Tres cambios realizó el Atlético de una sentada, cambiando radicalmente de enfoque. Al ataque. La vuelta empezó en el minuto 80 de la ida. Moussa Dembélé sustituyó a Correa, Lodi a Félix y Lucas Torreira a Ñíguez. En minuto 84 entró Vitolo por Mario Hermoso. Un 4-2-4 disfrazado de 4-4-2 cuando los ingleses tenían el balón. Que lo tuvieron.

Werner pudo ampliar la ventaja trazando una diagonal dentro del área antes de ser sustituido. Como en el primer tiempo, tuvo poco ángulo. Y como sucedió en la primera mitad, el alemán optó por la potencia, a lo que Oblak respondió frenando la trayectoria del esférico con las palmas de sus manos. Otra vez. El Chelsea manejó el cambio de sistema atlético a la perfección, con una defensa de cinco evitando que los atacantes rojiblancos pusieran en apuros a Mendy, y con la velocidad y la frescura de Havertz, Pulisic y Ziyech para salir al contrataque. Llegaron a poner en apuros a Oblak en un par de ocasiones. Poca cosa, pero el esloveno tuvo más trabajo que su colega en la otra meta. Principalmente por las urgencias colchoneras a última hora y la calma con la que el Chelsea movió el esférico para no dar opciones al Atlético, y para llevarse una ventaja mínima al encuentro de vuelta en Stamford Bridge del próximo 17 de marzo.

Foto de portada: Focus Images.

Related posts

Deja un comentario

*