El Bayern cumple con el trámite

Robert Lewandowski será la gran amenaza para la Lazio. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Batieron un nuevo récord los bávaros en el Allianz Arena. Superando a la Lazio, el Bayern Múnich se convirtió en el equipo que más veces ha disputado los cuartos de final de la Liga de Campeones. Un total de 19. Nueve en las últimas diez temporadas. Lo logró en solo 45 minutos, los primeros del partido de ida en Roma. Asestaron cuatro golpes para noquear a un rival que jamás pudo reponerse de la embestida. Los italianos maquillaron el resultado en aquella segunda mitad, como hicieron en el segundo acto de la vuelta. Para entonces, el Bayern ya había sentenciado la llave. Si no llegaba ya finiquitada.

Ambos entrenadores realizaron múltiples cambios en sus onces iniciales con respecto al encuentro de ida. Hans-Dieter Flick hizo cinco. Dio a Alexander Nübel su segundo partido de la campaña en Liga de Campeones debido a la ausencia de Manuel Neuer. Lucas Hernández y Benjamin Pavard ocuparon los laterales, mientras que Leon Goretzka retrasó su posición.  Thomas Müller jugó de enganche. Serge Gnabry atacó por el carril izquierdo en lugar de Kingsley Coman, que fue quien lo hizo en el Olímpico de Roma. David Alaba, que se perdió el partido del fin de semana regresó al eje de la zaga. Misma situación vivió Niklas Süle, aunque el alemán saltó al césped tras el descanso. Simone Inzaghi, por su parte, cambió a cuatro hombres respecto a la ida. Stefan Radu entró en la defensa de tres junto a Adam Marusic, que centró su posición dejando el carril izquierdo para Mohamed Fares, aunque el argelino se lesionó justo antes del descanso y tuvo que abandonar el encuentro. Lucas Leiva cayó del once y Gonzalo Escalante recibió su primera titularidad en el centro del campo en la competición. Debutó en Liga de Campeones el internacional por Kosovo Vedat Muriqi, acompañando a Joaquín Correa en el frente. Manuel Lazzari, duda en la previa del partido, salió de inicio en el carril derecho y tuvo que ser retirado después de chocar con Gnabry en la segunda mitad y dislocarse un dedo.

Bayern Múnich 2 (Lewandowski (p) 33’, Choupo-Moting 73’)
Lazio 1 (Parolo 82’)
Bayern vs Lazio - Football tactics and formations

Sobre el Allianz Arena saltaron dos equipos con la mirada puesta en el futuro y esperando relativamente poco del duelo de vuelta. Los locales buscaban mantener su condición de invicto en casa, que dura ya quince meses y medio. Tratarían de vencer su quinto partido y, principalmente, evitar sobresaltos. Así fue como ahogaron el arranque de una Lazio que quería despedirse en su regreso a la Liga de Campeones trece años después. La experiencia debía servir a los de Simone Inzaghi en futuras incursiones en la competición si logran su objetivo de volver a ser un habitual. Para ello deberán primero remontar los seis puntos de ventaja que le saca la Atalanta en la Serie A.

La presión avanzada por parte de ambos equipos dificultó la salida de balón. La acumulación de hombres en el centro del campo, también por parte de ambas escuadras, complicaba su distribución. Se sucedieron las pérdidas, las intercepciones y las recuperaciones en los primeros minutos. Pero escasearon las ocasiones. Poco a poco, el Bayern empezó a llevar la iniciativa. Si no había nadie mejor situado delante de quien estuviese en posesión, balón atrás y a intentarlo por otra parte. Sin arriesgar, pero con propósito. Para ello corrían los mediapuntas, para aprovechar los pocos espacios que la Lazio dejó a sus espaldas. Gnabry, Müller y Sané cruzaron continuamente sus trayectorias, pero la zaga celeste aguantó bien… la primera media hora de juego.

Serge Gnabry, suplente en la ida, fue titular en el Allianz Arena. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Serge Gnabry, suplente en la ida, fue titular en el Allianz Arena. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

El primer aviso serio de los locales llegó a los doce minutos. Leroy Sané recibió en el vértice del área, en banda derecha, e inició una diagonal hacia el centro para terminar disparando duro, raso y cruzado. La pelota salió junto al poste derecho. Achtung. Los de Inzaghi también protagonizaron incursiones en área ajena, aunque sin poner en compromiso a la zaga teutona. Andaba a medio gas el Bayern, tanteando la situación. Se encargó la propia Lazio en garantizar una noche placentera a su anfitrión sobre la media hora de juego. Muriqi pecó de novato. Marcó a Goretzka de espaldas a la pelota en un saque de esquina. No vio el saque y permitióque su rival le ganase la partida y avanzase con toda la intención de ganar la pelota. Su carrera la frenó el abrazo de Muriqi, y Robert Lewandowski marcó desde los once metros. El polaco engañó completamente a Pepe Reina para lograr su gol 38 de la temporada, el quinto del Bayern en la eliminatoria.

Los nueve cambios que se sucedieron a partir del descanso, revitalizaron el guion del último tramo del partido. Se mantuvo el mismo escenario y decorado, es decir el global del 5-1, pero aparecieron nuevos personajes. Simone Inzaghi se vio forzado a retirar a Fares y Lazzari por problemas físicos, pero retocó su ataque según progresó el segundo acto. Del mismo modo, Flink dio descanso a jugadores como Lewandowski, Joshua Kimmich o Thomas Müller y ofreció minutos a Choupo-Moting, a Jamal Musiala y a Javi Martínez. También sustituyó a Goretzka para dar entrada a Alphonso Davies y hacer gala de la versatilidad de sus jugadores. Davies se situó en el lateral izquierdo, desplazando a Hernández al eje de la zaga y a David Alaba al centro del campo. En dos toques, el austriaco asistió en el segundo gol, en el minuto 72. Choupo-Moting vio el espacio en el centro de la defensa rival y arrancó, recibiendo frente a Reina y batiendo al español con eficacia. Respondía así el Bayern a una acción similar de la Lazio solo un minuto antes. Correa se asomó a la espalda de la defensa y encontró un pase al espacio. Y lo recogió en su carrera hacia la meta de Nübel. Apareció Hernández para entorpecer al atacante argentino, cuyo disparo se estrelló finalmente contra el meta alemán.

Se envalentonó la Lazio en los últimos minutos del partido y logró el gol de la honra. Los muniqueses habían dormido el encuentro tras el segundo tanto, pero los romanos despertaron nuevamente poco antes del final. En el minuto 81, Andres Pereira envió una falta frontal, y alejada, al segundo palo. Allí apareció Marco Parolo completamente solo para cabecear el balón entre las piernas del portero. Volvieron a intentarlo los celestes tres minutos más tarde en un saque de esquina. En esta ocasión, el remate de cabeza de Francesco Acerbi. Este arreón ayudó a que la expedición laziale terminase su travesía por la Liga de Campeones con buen sabor de boca. “Queríamos demostrar que merecíamos llegar aquí”, explicó Acerbi tras el partido. “Hay equipos contra los que es imposible jugar”, añadió Simone Inzaghi en declaraciones a Sky Sport Italia. “Los jugadores hicieron bien en no desconectar. Estamos orgullosos de nuestra participación en Europa esta temporada después de haber pasado la fase de grupos sin perder”. Las conclusiones que deja el Bayern habría que preguntárselas a sus potenciales rivales en cuartos de final. A ver quién quiere a los alemanes en el sorteo del viernes

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Yannis Halas/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*