El Chelsea aprovecha las bajas del Porto y golpea primero

El Chelsea visita al West Ham antes de medirse al Real Madrid. Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd

Si hay un equipo que está cómodo cuando el rival es el favorito, es el Porto. También cuando es el oponente quien toma la iniciativa. Se repliega bien y contragolpea aún mejor. Así superó un grupo en el que también estaba el Manchester City. Así superó a la Juventus en los octavos de final. A los cuartos de final llegaban con la intención de repetir la faena ante el Chelsea. Pero también llegaron sin Sérgio Oliveira y sin Mehdi Taremi, entre los dos han marcado el 40% de los goles de los dragones esta temporada. Suyos fueron tres de los cuatro goles que marcaron en octavos. Dos ausencias críticas, especialmente la de Oliveira. Sin su calma, su creatividad y su distribución, el campeón portugués estuvo falto de ideas en Sevilla.

Hizo lo justo el Chelsea, pero lo hizo bien. Tres llegadas, tres tiros entre los tres palos, y dos goles. Suficiente para encarar la vuelta con garantías de llegar a semifinales. Atrás quedó la derrota del fin de semana en casa frente a un West Brom que lucha por la permanencia en la Premier League. Cinco goles encajaron los londinenses. El mismo número de cambios que realizó el entrenador Thomas Tuchel en el Ramón Sánchez-Pizjuán para ganar el partido con dos tantos como visitante y sin encajar ninguno. Ganar confianza tras una goleada, poniendo un pie en semifinales de la Liga de Campeones. Nada mal.

Porto 0
Chelsea 2 (Mount 32′, Chilwell 85’)

Porto vs Chelsea - Football tactics and formations

El Chelsea empezó dominando el esférico, como era de esperar. Con los jugadores de banda pegados a la línea de cal para tratar de abrir al Porto. Estaban cómodos en esta tesitura los de Sérgio Conceiçao, que no ofrecieron espacio alguno a su rival. Incluso dieron un paso al frente tras el arreón inicial de los ingleses. A los once minutos, Mateus Uribe cazó un rechace en la frontal del área rival. Sin dejar que el esférico tocara el suelo, lo controló y sacó una volea que salió acariciando la red de la portería de Edouard Mendy por arriba.

Mucha carrera, mucha intensidad, pero poco control. Cada uno a la suya y sin liderazgo en el centro del campo. Cada intento portugués se estrelló contra la zaga inglesa. Se sucedieron los de saques de esquina. En uno de ellos, en el minuto 23, Otávio puso en apuros a Mendy con un lanzamiento directo con efecto al primer palo. Se colaba por la escuadra, pero lo sacó el guardameta. No cayó el Chelsea en este tira y afloja. Se recompuso y trató de volver a llevar la iniciativa tomando el control del esférico. Lo movió al primer toque pero sin profundizar ni crear ocasiones. La línea de seis con la que defendía el Porto hacía inútil la movilidad de los delanteros londinenses. Andaba cuestionando el equipo local el favoritismo del visitante, cuando éste golpeó en la primera que tuvo. Jorginho oteó la frontal en el minuto 32 y solo vio a Mason Mount encimado por Zaidu Zanusi. El balón llegó antes al delantero que el defensa al balón, que en un error de marca dejó al atacante a su espalda. Con una especie de cola de vaca, Mount se revolvió quedándose solo ante el portero para marcar con un tiro cruzado al palo largo.

La condición de visitante del Chelsea en el Sanchez-Pizjuán doblaba el valor de los goles en caso de empate al final de la eliminatoria. Esto obligó al Porto a ser más ambicioso en la segunda mitad. Presionaron arriba, dificultando la salida de balón de su rival, pero ofreciéndole los espacios que le privó en el primer tiempo. Luis Díaz recibió en el minuto 56 en la frontal y con un control orientado encaró la meta rival. Su disparo raso salió junto al poste izquierdo de Mendy. Trataba de igualar el duelo el Porto cuando César Azpilicueta tuvo la oportunidad de marcar el segundo superada la hora de juego. Se lanzó en plancha para rematar una falta lateral completamente solo en el primer palo. La colgó exquisitamente bien Reece James, pero el cabezazo del defensor se asemejó más a un despeje que a un remate.

Olivier Giroud entró por Kai Havertz para ser la referencia arriba. Se defendía bien el Chelsea pese a que el Porto incrementó su intensidad según progresaron los minutos. Saliendo con el esférico jugado cuando había espacio para hacerlo, y no complicándose cuando no. De ahí la entrada de Giroud, que peleó por esos despejes en campo contrario. Siempre de espaldas a la portería, iniciaba el ataque ofreciendo el balón a los compañeros que llegaban de cara. Thomas Tuchel reforzó la defensa a diez minutos del final dando entrada a Thiago Silva y N’Golo Kanté y retirando a Mount y James.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Tocaban cómodos los ingleses, mientras los portugueses se frustraban persiguiendo sombras. Sérgio Conceiçao trato de arreglar el entuerto con un triple cambio. Entraron Fábio Vieira, Francisco Conceiçao y Toni Martínez. Al ataque. Y aparecieron los espacios a la espalda de su zaga. Christian Pulisic, principal aliado de Olivier Giroud en Sevilla, estrelló un disparo contra el larguero tras una rápida combinación que dejó al estadounidense solo dentro del área. Solo un minuto después. Otro más tarde el Chelsea dio la estocada final. Tecatito Corona, desplazado al lateral derecho controló pésimamente el balón. Ben Childwell apareció para arrebatárselo, sortear a Agustín Marchesín con facilidad y empujar el esférico a la red. Al igual que Mount, Chilwell anotó su primer gol en Liga de Campeones en Sevilla. En la ciudad hispalense se resolverá la eliminatoria el próximo miércoles. Para entonces, Sérgio Oliveira y Mehdi Taremi habrán cumplido su sanción y serán de la partida. Quizá sea demasiado tarde.

Foto de portada: Russell Hart/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*