El Sevilla se estrella contra Haaland

Arsenal v Borussia DortmundUEFA Champions League

Cuatro goles ha marcado Erling Haaland al Sevilla en los dos partidos de octavos de final de la Champions League. Cuatro. Lleva siete en sus siete últimos partidos. Siempre que ha jugado en la máxima competición continental esta temporada, ha marcado. En seis partidos, ha conseguido la friolera de diez tantos. Tira del Borussia Dortmund con una agresividad que raya en la violencia. Abusa a los defensas rivales aunque luego bromeé. El niño de la sonrisa perenne que es capaz de romperte las costillas de un abrazo. Imparable en carrera, imparable en el juego aéreo e imparable dentro del área. El noruego decidió una eliminatoria que fue interesante e intensa hasta el final.

Borussia Dortmund 2 (Haaland 35′, 54’(p))
Sevilla 2 (En-Nesyri 86′ (p), 90’+6)

Borussia Dortmund vs Sevilla - Football tactics and formations

El delantero de moda fue duda para el duelo después de ser sustituido durante la derrota del fin de semana. Partido en el que marcó dos goles, por cierto. Jugó e hizo olvidar las bajas de  Giovanni Reyna, Raphaël Guerreiro y sobre todo la de Jadon Sancho. Thorgan Hazard y Marco Reus fueron los acompañantes de Haaland en el ataque de los de Westfalia, aunque también tuvieron trabajo ayudando a sus respectivos centrales. Durante gran parte del tiempo, el atacante noruego tuvo que apañárselas solo para generar peligro, y lo hizo.

Salió intenso y con ganas de llevar la iniciativa el equipo de Edin Terzic, aunque el pulso inicial lo ganó el Sevilla. Julen Lopetegui también planteó un 4-3-3, aunque con el balón en su poder se convertía en un 3-5-2. Los laterales adelantaban su posición para ganar efectivos en el centro del campo, y  Fernando se situaba entre los centrales para mejorar la salida del balón. Yassine Bounou y Jules Koundé terminaron entrando en un once en el que hubo hasta nueve cambios con respecto al del choque con el Elche. Solo repitieron Lucas Ocampos y Jesús Navas. Luuk De Jong, que revolucionó la ida en los últimos minutos, se quedó en el banquillo en favor de Youssef En-Nesyri, con el apoyo de Ocampos y Suso por bandas. En el centro del campo, Óscar Rodríguez entró en el lugar de Ivan Rakitic después de su contribución en el juego del Sánchez Pizjuán de hace tres semanas.

La necesidad empujó a los andaluces a llevar la iniciativa. Solo hubo que esperar dos minutos para ver que, obviamente, iban en serio. Después de caer eliminados frente al Barcelona en la Copa del Rey y de perder frente al Elche en liga el fin de semana, los del Sánchez Pizjuán tiraron de orgullo propio y de casta para tratar de llevarse la llave. La presión alta forzó el error en el despeje de Emre Can y Lucas Ocampos estuvo cerca de aprovecharlo. Su potente disparo lo despejó Marwin Hitz a córner. Durante los diez primeros minutos, los de blanco encerraron a los de amarillo en su campo. Asfixiándolos. Obligando a Haaland a echar una mano a sus compañeros en su propia área.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Ocampos volvió a protagonizar una nueva acción de peligro en el minuto 17, cuando arrancó desde la izquierda, le hizo un túnel a Cam y ofreció el balón a Suso, que disparó al lateral de la red con su pierna derecha y luego se llevó las manos a la cabeza. Qué cerca. Olfateaba el Sevilla, pero no mordía. Se ganó el derecho a creerse capaz de dar la vuelta al 2-3 de la ida, aunque superada la media hora se encontró con el primer entrebanco del partido. La presión avanzada del Borussia forzó el error de Koundé y Suso. Dahoud puso más ganas para llevarse la pelota y lo hizo. Luego la ofreció a Marco Reus. El capitán encontró la línea de fondo y pasó el cuero atrás ante la salida de Bounou para que Erling Haaland marcase con solo su segundo toque del partido en el área rival. Sin portero pero con un defensor sobre la línea. La mandó a la red el noruego.

Con el gol, el BVB dio un paso adelante. Trató de robar más cerca del área de un rival al que le costó reaccionar, y al que le tocó perseguir el balón por el Signal Iduna Park mucho más. Perdieron la iniciativa los andaluces, más por la contención local que por demérito propio. La segunda mitad se presentó como un reto aún mayor al que le esperaba antes del partido. En lugar de dos goles en noventa minutos, ahora necesitaban tres en 45.

Hazard pudo complicarlo todavía más para el Sevilla nada más arrancar el segundo acto. El belga disparó demasiado cruzado desde la derecha después de que Haaland lo encontrase entrando al área por la izquierda. El ariete tomó las riendas y dos minutos más tarde aprovechando los espacios y una buena pared con Hazard. Se llevó por delante a Fernando, que buscó cargarlo con el hombro derecho pero que terminó con el izquierdo en el suelo. En la revisión de la jugada, el árbitro terminó señalando un agarrón de Koundé en una acción que sucedió un minuto antes. Bounou salvó el penalti, el poste sacó el segundo intento de Haaland, e incluso Hazard tuvo un tercer intento, que bloqueó un zaguero visitante. Al final nada, porque el guardameta se había adelantado antes del lanzamiento y el árbitro ordenó la repetición del penalti. Y entonces sí, a la tercera, Haaland marcó el segundo.

Diego Carlos y Haaland
 Haaland lleva diez goles en seis partidos de Liga de Campeones esta temporada. Foto: Sevilla FC.

Como ocurrió en la ida, el Sevilla se lanzó decididamente con todo al ataque sobre la hora de juego, ya con una desventa de tres goles en la eliminatoria y con muy poco que perder. Julen Lopetegui dio entrada al Papu Gómez y a Luuk De Jong, hombre por hombre, sentando a Joan Jordán y Lucas Ocampos en el banquillo. Se sucedieron entonces los intentos del equipo visitante, en su mayoría con disparos lejanos que terminaban estrellándose contra el muro amarillo o que encontraban una buena respuesta de Marwin Hitz bajo palos.

Un empujón por detrás de Emre Can a Luuk De Jong en el minuto 66 dio la más ligera de las esperanzas al Sevilla, que se acercó en el marcador a través de un penalti lanzado con potencia por Youssef En-Nesyri. El equipo que dicen que nunca se rinde hizo bueno uno de los versos de su himno. Costó encontrar espacios ante un rival que volvió a replegarse atrás para proteger su ventaja, un Borussia que no quería saber nada de remontadas después de sufrir una frente al Bayern de Munich el sábado. Pese a que los andaluces necesitaban dos goles más para forzar la prórroga, los alemanes no terminaron de sacudirse la presión, ni el miedo.

Bounou mantuvo al Sevilla en el partido deteniendo un disparo de Dahoud después de un contraataque liderado por Jude Bellingham en el minuto 83. Siguió metiendo hombres de ataque Lopetegui, que contó con Óliver Torres y Munir sobre el césped durante los últimos cinco minutos del partido, y los seis de descuento. Acumuló jugadores en campo rival y colgó balones hasta que En-Nesyri cazó uno en el descuento, cuando restaba uno de esos minutos que parecen horas para un equipo y escasos segundos para el otro. Los hispalenses tuvieron tiempo de encerrar una vez más al Dortmund en su propia área aunque nadie terminó de rematar. El suspense se mantuvo hasta el último suspiro, cuando el VAR denegó como penalti una acción que terminó con un jugador visitante lamentándose dentro del área rival.

Foto de portada: Richard Calver/Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Hace mucho tiempo que no se ve alguien dominar el área de esa manera. Probablemente supere muchos récord con sus goles. Al igual que en la ida fue Sancho el que más me gustó, este partido tuvo a Hazard como centro de mi atención. No sé hasta donde llegará la locura del Dormunt, pero no me gustaría que mi equipo lo tuviese en frente.

Bueno, el Sevilla es un equipo de Europa league, podran ganar 1000 pero champions es otra nivel muy distinto, en su historia solo han pasado dos veces la ronda de octavos, contra el AGF danes en la pre-historia y recientemente contra el Manchester United, ademas quitando la eliminacion de hoy siempre los ha eliminado un equipo en teoria inferior como el Fenerbahce,el CSKA de Moscu o el Leicester, esto da lugar a polemicas, que es mejor llegar a semis en una champions o ganar una Europa league?

Mis palabras pueden sonar como un menosprecio, pero hay que recordar contra quién levantaron las Europa League. Exceptuando Benfica y Liverpool… Boro, Espanyol y Dnipro son rivales muy inferiores. La conquistada el pasado verano puede considerarse ‘atípica’ ya que desde Octavos a Semifinales solo tuvieron que disputar 3 encuentros, la mitad que los que son normalmente.
Un título es alcanzar la gloria, pero unas semifinales de Champions son otra dimensión.

Responder a Lardo Cancelar respuesta

*