Dembélé y Eriksen encarnan la personalidad del Tottenham en Turín

Tottenham Focus

A los quince minutos de zozobra, Mousa Dembélé y Christian Eriksen gritaron basta. La Juventus había castigado la ingenuidad de la defensa del Tottenham con un arranque fulgurante que se encontró con la colaboración de la zaga visitante. En apenas diez minutos, el equipo turinés había marcado dos goles después de sendos errores flagrantes de la retaguardia inglesa, que perdió la marca de Higuaín en una jugada a balón parado en el primer minuto y regaló un penalty poco después. La Vecchia Signora parecía deleitarse ante la inocencia de la tierna línea de cobertura del Tottenham, que parecía abrumada por el escenario. Al fin y al cabo se trataba de una plantilla joven y casi novata en una eliminatoria a vida o muerte de la Champions League. Quizás no estaban preparados pese a la buena nota del ensayo general que supuso la fase de grupos contra Dortmund y Real Madrid. O eso pareció en la primera impresión, hasta que Dembélé y Eriksen pusieron orden en el Juventus Stadium y lo transformaron en su jardín. El belga y el danés demostraron lo que el Tottenham es capaz de hacer cuando usa el balón para dictar el guion del partido.

Juventus 2 (Higuaín 2′, 9′)
Tottenham 1 (Kane 35′, Eriksen 71′)

Tottenham vs Juventus - Football tactics and formations

Lo normal hubiese sido ver a un equipo hundido y desbordado por las circunstancias, resignado al verse tan pronto tan abajo ante un oponente que no había encajado ningún gol en 2018. Sin embargo, el Tottenham se olvidó de lo sucedido en el cuarto de hora inicial y empezó a crecer de la mano de sus dos futbolistas más creativos. Mousa Dembélé y Christian Eriksen se juntaron, cogieron de la mano al resto de jugadores del Tottenham y los acompañaron hasta la mitad de campo rival, donde se empezaron a asentar y a construir combinaciones interesantes. El permanente dinamismo de Eriksen facilitó las cosas. El danés no paró de ofrecerse. Siempre estaba cerca del balón: en la derecha, en la izquierda, en el centro, en todos lados. Eriksen se alzó como una figura omnipresente, con la banda derecha como punto de partida pero sin un rumbo fijo, pues interpretaba cada jugada según lo que pedía el encuentro. A veces bajaba a recibir. En otras, esperaba detrás de Pjanic. Se convirtió en el amigo de todos, en el socio favorito del poseedor del esférico, que siempre tenía al 23 spur en una buena situación para entregarle la pelota. Simplemente había que darle el balón a Eriksen y la jugada mejoraría tras pasar por sus botas, pues casi nunca la pierde. Eriksen, sin embargo, nunca estuvo solo. Dembélé fue un escudero imprescindible. A la sombra de los estimulantes jóvenes que despuntan en el Tottenham, el belga es un futbolista vital para Pochettino y toda una certeza cuando el físico se lo permite. Mientras el danés atraía la atención de la zaga juventina, que nunca lograba anticiparse a sus movimientos, Dembélé administró el balón con criterio y activó al resto de sus compañeros. Cuando la Juventus reculó, los pases verticales del belga perforaron a la poblada zaga bianconera. La precisión quirúrgica de sus envíos obligó a los experimentados centrales piamonteses a apagar varios fuegos en situaciones límite.

Higuaín marcó dos goles en menos de diez minutos. Foto: Focus Images Ltd.
Higuaín marcó dos goles en menos de diez minutos. Foto: Focus Images Ltd.

El Tottenham tardó poco tiempo en encerrar a la Juventus, que pasó a administrar el botín cosechado con la confianza propia de un equipo que cree en sus posibilidades después de haber encajado una sola diana en los dieciséis partidos anteriores. Los bianconeros dieron un paso atrás y dejaron de presionar con el mismo ímpetu, pero cuando se dieron cuenta ya les costó mucho más desplegarse al contragolpe. La posición más centrada de Douglas Costa, que ejerció un rol parecido al de interior izquierdo de recorrido que saltaba a presionar con Higuaín de vez en cuando, no era el ideal para defender un 65% del tiempo contra un adversario que juntó hasta cinco centrocampistas por dentro dada la titularidad de Erik Lamela, que jugó de inicio en la banda izquierda en lugar de Son. Cuando el Tottenham empezó a mover la pelota y activó a sus centrocampistas, la Juventus sufrió para recuperar la posesión y casi nunca tuvo tiempo y espacio para hilvanar jugadas largas que espaciaran los ataques visitantes. A menudo cuando la Juventus recuperaba el balón lo hacía con Bernardeschi persiguiendo a Lamela en la frontal del área y Manduzkic cerca de Eriksen en el carril central. Eso sí, en algunos envíos largos los riesgos que asumía la zaga del Tottenham permitieron a la Juventus contragolpear: si Higuaín descargaba de espaldas y alguien le acompañaba, la ocasión de gol era inminente. Sin embargo, en el minuto 30′ el argentino desperdició una oportunidad clarísima para anotar el 3-0.

Juventus celebrate Higuaín's penalty against Tottenham Hotspur during the UEFA Champions League match at Juventus Stadium, Turin Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 13/02/201804.11.14, Torino, Juventus Stadium, Champions League, JUVENTUS-OLYMPIACOS - nella foto:
La Juventus dejó escapar al Tottenham con vida tras la media hora inicial. Foto: Focus Images Ltd.

Avisó Kane en el minuto 25 con un cabezazo que detuvo Buffon tras un centro brillante de Eriksen, cruzó demasiado un remate poco después y a la tercera ya no tuvo piedad. Vertonghen anticipó un posible contragolpe, el balón le cayó a Alli y el mediapunta inglés asistió al delantero spur, que primero sorteó la salida de Buffon con un toque hacia la izquierda para definir a puerta vacía. El Tottenham reactivó el interés de la eliminatoria con un gol más que merecido por la presión ejercida a la Juventus, que llevaba meses sin pasar tantos apuros en defensa, pero estuvo cerca de echar todo el esfuerzo por la borda en otro penalty ridículo. En este caso lo cometió Aurier justo antes del descanso. El costamarfileño derribó a Douglas Costa en el área, pero Higuaín fue incapaz de completar su hat-trick. El Pipita tiró a romper e hizo temblar el larguero.

El disparo a la madera de Higuaín antes del descanso incrementó aún más la confianza del Tottenham, que dio continuidad al guion del tramo final de la primera parte tras la reanudación. Los de Pochettino siguieron mandando con un pequeño ajuste: Christian Eriksen pasó a jugar más centrado de partida, con Alli más escorado hacia la izquierda y con Lamela en la derecha, donde ya terminó el primer tiempo. Así el cuadro spur quedaría más ordenado después de la pérdida, sin permitir a la Juventus una salida fácil por el lado de Eriksen, y el genio danés disfrutaría de incluso mayor libertad para moverse a sus anchas por el centro del campo.

Tottenham vs Juventus - Football tactics and formations

Con tal superioridad numérica en el centro del campo, el Tottenham mantuvo una circulación fluida y encerró de forma definitiva a la Juventus, que solo asomó la cabeza en un contragolpe en el que Bernardeschi se topó con los guantes de Hugo Lloris. El Tottenham movió la pelota con agilidad y precisión, a una velocidad llamativa para lo que suele ser habitual en los rivales de la Juventus, y finalizó varias acciones con disparos lejanos. Fuese por la potencia del remate o porque buscaban un bote justo antes del portero, el Tottenham buscó forzar tiros que incomodaran a Buffon y provocaran segundas jugadas. Encontró el gol en una falta directa ejecutada por Eriksen en la frontal del área: el danés sorprendió al guardameta italiano con un tiro fuerte y raso al palo defendido por el propio Buffon, que quizás echó de menos la agilidad de sus años de plenitud física para reaccionar a tiempo. Allegri había intentado frenar la sangría con una pequeña recolocación de sus piezas, mandando a Douglas Costa a echar una mano a Bernardeschi en la banda derecha, pero la modificación no sirvió para evitar el empate inglés.

Tottenham vs Juventus - Football tactics and formations

Incluso con el 2-2 el Tottenham siguió apretando y provocó un nuevo cambio en Allegri, que deshizo el camino andado con la introducción de Sturaro por Mandzukic y el regreso al 4-3-3 con Bernardeschi y Douglas Costa abiertos a las bandas. Los de Pochettino quisieron aprovechar el momento de duda juventina para intentar darle la vuelta al partido, pero no tardaron demasiado en firmar el armisticio y mover la pelota de forma más conservadora, con pases más cautos en zonas algo más retrasadas. Ya habían logrado lo más difícil: tras verse 2-0 abajo, obligarán a la Juventus a ganar en Wembley (o empatar a tres o más goles) para pasar la eliminatoria. La diversión está garantizada.

Buffon se estira pero no llega a detener el disparo de Eriksen en el 2-2. Foto: Focus Images Ltd.
Buffon se estira pero no llega a detener el disparo de Eriksen en el 2-2. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Ayer en el post de la previa comenté que veía la eliminatoria igualada y que pese al buen momento de forma del Tottenham, me daba a mí que el oficio de juventino se notaría. Y así fue, en los primeros 10 minutos a los ingleses les pesó la inexperiencia y el miedo escénico y estuvieron cerca de caer a las primeras de cambio con dos errores infantiles.

Pero vaya como cambió el partido cuando el belga y el danés empezaron a tejer sociedades en campo rival con Kane siendo un incordio para los centrales. Me gustó mucho la reacción de los de Pochettino y como afrontaron el encuentro con desventaja.

Tenía muchas ganas de esta eliminatoria y por ahora cumple mis expectativas. Espero ansioso que llegue la vuelta a ver como la afrontan ambos equipos.

Qué bueno es Dembele, jugadorazo infravalorado. Le recuerdo de sus tiempos en el Fulham y por aquel entonces me impresionaba su facilidad para avanzar líneas regateando contrarios. Ha evolucionado mucho en su juego y ahora mismo pocos mediocentros en Europa están a su nivel.

Pobre Higuaín que jugador más gafe…

Completamente de acuerdo, además de unas ganas de verlo en el mundial junto a De Bruyne. Bélgica no ganará el mundial pero puede ser una de las selecciones más atractivas de ver. Respecto a la vuelta espero que a los spurs no les tiemblen las piernas y jueguen también como saben y pasen de ronda.
Por otra parte a eriksen empieza a estar a un solo escalon de los top para balon de oro

Eliminatoria preciosa.

Decíamos el año pasado que el Tottenham era un buen ejemplo de equipo que dominaba en Inglaterra, por el tipo de juego que hacía, y que, sin embargo, tenía muchos problemas al adaptarlo a Europa. Está temporada estamos viendo lo contrario. En Europa, es capaz de desbordar con su caudal al mejor equipo defensivo de los últimos años (junto al Atlético, claro), y ya ha firmado varias actuaciones muy convincentes. Sin embargo, en Inglaterra estamos viendo una versión más discreta, con más dificultades, que en temporadas anteriores.

¿Qué ha cambiado en el Tottenham? ¿O es que el fútbol inglés y/o europeo están evolucionando?

Por cierto, si el Tottenham se mete en cuartos, lo habría hecho después de superar a Dortmund, Real Madrid, y Juve. La verdad es que son rivales dignísimos de cuartos, semis y final.

Deja un comentario

*