El mal menor de la Juve

A general view of Estádio do Dragão, Porto
Picture by Pedro Lopes/Focus Images Ltd +54 936 360 807
10/05/2014

Un empate y una derrota empezaba a cuestionar la regularidad del equipo italiano en la previa del duelo de los octavos de final frente al Porto en Do Dragao. Los bianconeros llegaron a Portugal como cuartos clasificados en la Serie A y con bajas importantes, especialmente en defensa. Leonardo Bonucci entró en la convocatoria, al igual que Paulo Dybala y Aaron Ramsey, aunque ninguno de los dos primeros tuvo minutos a orillas del río Douro. Por si esto fuera poco, Pirlo perdió a Giorgio Chiellini aún en el primer tiempo en Portugal. Hubo que esperar mucho más, casi hasta el final del partido para que despertarse la Vecchia Signora y, en una acción aislada, una satisfacción que podría haber sido aún mayor para los lusos de haber llego a la vuelta con dos goles de ventaja. Estuvieron serios los pupilos de Sergio Conceiçao, disciplinados y clínicos en ataque. Especialmente en el inicio de cada acto.

Porto 2 (Taremi 1′, Marega 45′)
Juventus 1 (Chiesa 82′)

Porto vs Juventus - Football tactics and formations

Mehdi Taremi abrió el marcador en el primer minuto de partido. Un error en la salida de juego del Porto propició el tanto luso. Un pase demasiado corto de Betancourt lo intentó despejar Szczesny. Demasiado tarde. Presionó arriba el Porto y Taremi se lanzó con todo en la frontal del área pequeña para blocar el posible despeje. Peleó por la pelota y esta rebotó en su cuerpo antes de salir despedida hacia la red. 11 goles en 13 partidos para el iraní.

Desde entonces, los portugueses buscaron continuamente los desplazamientos en largo, no se cortaron en lanzar el esférico buscando la espalda de la zaga turinesa si no había salida clara en corto. Ya se pegaría Tecatito con quien hiciera falta para tratar de rascar algo de provecho. Los de Conceiçao no querían recibir su propia medicina, y la condición de favorita de la Juventus daba comodidad a los dragones, que no tuvieron problemas en conceder la posesión a su rival. Las ideas claras y las entradas duras.

Achicaron los espacios los lusos durante todo el primer tiempo. Un bloque conjunto con la defensa avanzada. Sin sitio para que la Juve combinase, asfixiándola. Especialmente en la salida italiana desde atrás. Forzó más errores y tuvo más ocasiones, aunque ninguna terminó de inquietar excesivamente a Szczesny. Los lusos no aprovecharon las pocas ocasiones a balón parado de las que dispusieron en la primera mitad, enviando balones demasiado largos, demasiado cortos o demasiado mansos. Fácil para el polaco.

Más a gusto todavía estuvo Marchesín, que apenas tuvo que salir de su meta en una ocasión. Betancourt aprovechó una cadena de errores en el centro del campo en el minuto 19 para pillar el Porto descolocado. Avanzó hasta la frontal del área rival, desde donde McKennie una carrera que terminó con la salida del meta para atrapar el pase dirigido hacia el estadounidense. Bajo palos, no tuvo demasiado trabajo el portero local en la primera mitad. Danilo formó defensa en defensa de tres junto a de Ligt y Chiellini, para que Alex Sandro se uniese al ataque, avanzando en banda. McKennie se movió continuamente hacia el centro, juntándose con Ronaldo y Kulusevski en el ataque. Participaron poco los atacantes durante la primera media hora, apenas para provocar fueras de juego y lanzamientos en largo de sus compañeros que, por lo general, terminaban en saque de banda para el rival. Demasiado fijos los delanteros turineses.

Andrea Pirlo tuvo que remachar la defensa cuando Chiellini fue sustituido en el minuto 34 por lesión. Merih Demiral entró al partido, con 22 años, para formar pareja junto a de Ligt, de 21. Demiral fue el primer bianconero en rematar a portería, aunque su cabezazo en una falta lateral en el minuto 39 fue demasiado inocente.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Tan letal como en el primer tiempo, el Porto marcó en el inicio de la segunda mitad. Wilson Manafá subió por la banda derecha dejando defensores atrás hasta pisar el lateral del área. Pusó un balón raso al corazón de la misma para que Moussa Marega doblara la ventaja con un tiro raso al palo corto que Szczesny no pudo detener. Solo se habían disputado 20 segundos del segundo periodo cuando la pelota dio con la red.

Por si los dos goles no fuese aviso suficiente para que la Juventus reaccionase, Sérgio Oliveira estuvo cerca de dar un tercero solo cinco minutos después. Condujo desde el centro del campo hasta el área turinesa sin encontrar oposición. Demiral quiso entonces ponerse en su camino, pero el centrocampista portugués amagó primero, encontró el hueco después, y luego disparó duro con pierna izquierda. Hacia la izquierda se lanzó precisamente el portero de la Juventus, pero terminó desbaratando la ocasión sacando la mano derecha justo a tiempo.

No había intensidad en la Juve. Ni profundidad, ni movilidad, ni ideas. Pocos futbolistas se ofrecieron para recibir el pase en mejor posición que su compañero. Sobre la hora de juego empezaron los entrenadores a modificar ligeramente sus esquemas, con Sergio Conceiçao dando entrada a Luis Díaz por Otávio para que tomara la batuta el colombiano y mantener así la pelota durante más tiempo. Poco más tarde llegó el cambio de esquema, cuando Marko Grujic sustituyó al delantero Marega para colocarse como mediocentro defensivo. El Porto alternó desde entonces un 4-3-3 en ataque y un 4-1-4-1 en defensa. Antes de esta última modificación, en el minuto 63, Andrea Pirlo dio entrada a Álvaro Morata por Weston McKennie. El ariete español se situó junto a Ronaldo en la delantera desplazando a Dejan Kulusevski a la banda derecha, y a Federico Chiesa a la izquierda. Dos minutos más tarde, los italianos tuvieron la primera ocasión del segundo tiempo, aunque el disparo desde lejos de Betancourt no forzó a Marchesín a intervenir.

Cuando despertó Ronaldo, lo hizo la Juventus. | Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd
Cuando despertó Cristiano Ronaldo despertó la Juventus. Foto: Antonio Polia/Focus Images Ltd.

A Ronaldo le entraron las prisas según avanzaban las manejillas del reloj, y corrió a todas partes. A presionar la salida desde atrás del Porto, aunque sin apoyos, a ambas bandas y retrocediendo su posición para participar más del juego. Pidió la pelota, recibió y creo. En una de estas Chiesa recibió del portugués y disparó duro contra Marchesín. Daba un paso al frente el equipo visitante y el local respondía. Trallón de Oliveira en el minuto 74 de los que no valían en el patio de la escuela, pero uno que Szczesny acomodó perfectamente con su cuerpo. Sin problemas.

Andaba maldiciendo su suerte Andrea Pirlo, que perdía, no solo el partido de ida sino también a dos defensas clave para el de vuelta como Danilo, que estaba apercibido y vio la amarilla, y Chiellini, que abandonó el choque en el primer acto. Andaba ensimismado Pirlo, en sus cosas, cuando Federico Chiesa apareció por la derecha para aprovechar la dejada de Adrien Rabiot y mantener con vida a la Juve. Corrió a la espalda de la defensa el francés, que encontró el espacio que la Vechia Signora se había pasado todo el partido buscando.

Cambió la cara de la eliminatoria con el tanto en el minuto 82, y más aún pudo hacerlo un minuto después cuando Aaron Ramsey, que entró en el minuto 76 por Kulusevski, encontró a Álvaro Morata al espacio. Ambos sustitutos combinaron para que el delantero español se quedase mano a mano con Agustín Marchesín, que repelió el tiro raso con su pierna. No habría contado, a decir verdad, pues Morata había arrancado en posición adelantada. Mamadou Loum entró por Tecatito Corona para reforzar la zaga local ya en el tiempo de descuento, cuando Sergio Conceiçao hizo debutar a su hijo Francisco, de 18 años, en la Liga de Campeones.

Ganó en confianza y en velocidad la Juventus a última hora. Despertó al límite, cuando el pase a cuartos de final de la Liga de Campeones empezaba a ponerse cuesta arriba para los transalpinos. Terminó el encuentro con los italianos preguntando si podían llevarse un premio aún mayor del Estádio Do Dragao. Pidiendo también un penalti sobre Ronaldo en un choque con Zaidu, protestando porque el pitido final llegó segundos después de la acción sin que lo revisara el VAR. Un mal menor en una mala noche.

Foto de portada:  Pedro Lopes/Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Me decepciono la Juventus, el Porto quizas sea el equipo 16 en octavos, pienso que van a remontar pero tambien pensaba que iban a remontar al Lyon, a menos que les toque el City no los veo mas alla de cuartos.

Responder a Lardo Cancelar respuesta

*