Anfield no falla

Jurgen Klopp manager of Liverpool applauds the fans after the UEFA Champions League match against FC Porto at Anfield, Liverpool.

Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072

06/03/2018

La misión presentaba una enorme dificultad para el Oporto. Sobrevivir a Anfield no era en absoluto sencillo. El Oporto no vuelve de Inglaterra con un resultado desastroso que haya dejado la eliminatoria resuelta, pero tampoco se puede hablar de un buen marcador. Los dos goles de diferencia reflejan la distancia existente entre ambos equipos y la superioridad con la que el Liverpool manejó la situación y controló el partido. No necesitó volcarse al ataque, sino centrarse en controlar el juego, minimizar errores y no conceder nada al Oporto (vigilando especialmente acciones a balón parado y contragolpes).

La mayor incógnita que podía existir en la alineación del Liverpool para este encuentro de ida de los cuartos de final de la Champions League era si Jürgen Klopp seguiría confiando en Georginio Wijnaldum o si por el contrario daría la alternativa a Naby Keita. Por una parte, las prestaciones del holandés habían disminuido -quizás como consecuencias del enorme cansancio y los minutos acumulados en la presente campaña. Por otro lado, el guineano Keita salía reforzado después de su buena actuación en el último compromiso liguero en Southampton. Klopp optó por Naby Keita como titular para este duelo frente al Oporto y su apuesta le salió tan bien que a los cinco minutos el africano ya había marcado el 1-0 gracias a un disparo desde la frontal del área que desvía la bota izquierda de Óliver Torres en el intento de cortar la trayectoria del esférico.

Liverpool 2 (Keita 5′, Firmino 26′)
Oporto 0

Oporto vs Liverpool - Football tactics and formations

La de Óliver Torres era otra de las caras nuevas en este partido. La sanción de Héctor Herrera por acumulación de tarjetas amarillas abría las puertas de titularidad al jugador español en el mediocampo de Sergio Conceiçao. Más inesperada fue la disposición táctica con la que salió el Oporto a Anfield. Los once elegidos respondían absolutamente a las previsiones iniciales, pero el técnico luso decidió conformar una defensa de cinco cuando el equipo no tenía el balón, de tal forma que Maxi Pereira se incrustaba como tercer central junto a Felipe y a Eder Militao, mientras que Jesús Corona tenía la misión de cerrar el carril derecho. Una medida lógica si se considera lo que estaba enfrente con el tridente compuesto por Sadio Mané (autor de un hat-trick hace un año contra el Oporto), Mohamed Salah y Roberto Firmino. Suyo fue el segundo gol del partido: Firmino tan solo tuvo que empujar el balón a escasos centímetros de la portería de Iker Casillas después de una incorporación maravillosa de Trent Alexander-Arnold al ataque con centro preciso incluido.

El Oporto sabía o podía imaginar que no dispondría de muchas ocasiones claras de gol si el partido transcurría con normalidad. Debían aprovechar cualquier mínima posibilidad que se le presentase y lo cierto es que no lo hicieron. Moussa Marega, con sus movimientos arrancando desde la banda izquierda y finalizando por dentro, fue el futbolista que más problemas ocasionó a la zaga del Liverpool, pero careció del acierto delante de Alisson. Además del demérito de Marega en el remate, también se puede hablar del acierto del fenomenal portero brasileño fichado por el Liverpool el pasado verano para solventar los problemas en la portería que tantos disgustos habían ocasionado al club inglés. Alisson respondió parando el balón con el pie izquierdo cuando Marega se plantó delante de la portería en uno contra uno poco después del ecuador del primer tiempo. En la acción inmediatamente posterior, en un saque de esquina favorable a los portugueses, el esférico acabaría cayendo a los pies de Marega, prácticamente en el área pequeña del área, pero incapaz de conectar bien el remate con la pierna derecha. Faltaba una hora para concluir la noche de Champions en Anfield y la realidad es que el Oporto no volvería a saborear otra ocasión tan buena como esas dos del delantero maliense.

Roberto Firmino of Liverpool prior to the Premier League match against Everton at Goodison Park, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 07/04/2018
Roberto Firmino marcó el segundo gol / Focus Images Ltd

Una de las mejores noticias del partido para el Liverpool es lo bien que jugó Naby Keita. Más allá de que anotase el primer gol, estuvo muy involucrado en la circulación de balón, ágil, participó ofensivamente y supo asistir a sus compañeros de ataque. Su calidad es enorme y tarde o temprano tenía que demostrarlo con la camiseta del Liverpool.

El Liverpool bajó mucho las revoluciones del encuentro tras el partido. Lo que mejor refleja esto es el hecho de que apenas tuvo ocasiones de gol en la segunda mitad. El botín de dos goles de ventaja con la portería a cero era un premio demasiado grande como para arriesgar o exponerse un gol que hubiese complicado la eliminatoria. Porque más allá de algunos pases y acciones técnicas de Otávio y de Óliver Torres la cita de Anfield mostró abiertamente las carencias ofensivas del Oporto -comparadas con el nivel en ataque del propio Liverpool y de otros contendientes a la Champions League-. Se vio en la forma de jugar en ataque del Oporto, en la inoperancia de Tiquinho Soares o en la falta de recursos técnicos y de acierto rematador por parte de Marega. Con esos ingredientes no será fácil hacer soñar a la afición del Estadio do Dragao con la remontada. Y estará presente entre los aficionados lusos el miedo a que el Liverpool con su afamado tridente marque el gol que sentencie la eliminatoria el próximo miércoles en el partido de vuelta.

Apoya los contenidos de MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes suscribirte aquí.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Muy buen artículo, como siempre. Simplemente quería avisar que hay un error en el dibujo de la táctica de los onces iniciales, ya que ayer jugó Lovren en lugar de Matip.
Saludos para todos los que hacéis posible MI.

Deja un comentario

*