Kane llena las alforjas con tres chispazos

Harry Kane at full time during the Barclays Premier League match at White Hart Lane, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd +44 7813 022858
25/04/2016

“Es difícil encontrar palabras para describirlo. Estoy enamorado de él, igual que están enamorados los aficionados y sus compañeros de equipo”. Si Mauricio Pochettino se hubiera visto atacado por un repentino ataque de mudez en la sala de prensa del APOEL, habría bastado con sacar el móvil y reproducir sus palabras del pasado fin de semana. Los halagos a Harry Kane no sólo son merecidos, sino que suponen casi lo único positivo que puede extraer el Tottenham de su visita a Nicosia.

Locales y visitantes anunciaron convocatorias nutridas de bajas que menoscababan sus dispares potenciales. Giorgios Donis se vio con un hueco tras el delantero, que rellenó con el húngaro Roland Sallai. Por su parte, Pochettino mantuvo el sistema de tres centrales, aunque empleó a jugadores en zonas inhabituales. Situó a Ben Davies de central zurdo, y su puesto de carrilero fue para un Kieran Trippier cambiado de banda. Aurier repitió en el costado derecho. A partir de ahí, un espesísimo centro del campo que acusó la ausencia de sus hombres más técnicos.

APOEL 0
Tottenham 3
(Kane 39’, 62’, 67’)

APOEL vs Tottenham - Football tactics and formations

El partido despertó a los quince minutos, como si el inicio hubiese sido declarado una extensión del calentamiento. En ese período, los británicos acapararon la posesión de manera intrascendente, mientras que el APOEL no salía de su campo. Literalmente. Sin embargo, la primera aproximación fue suya; un centro lateral rematado de cabeza por Sallai. De inmediato fue replicado por una acción similar a cargo de Son. No obstante, nada más peligroso que el zurdazo que Igor de Camargo estrelló en el larguero desde dentro del área. Todo sucedió en apenas dos minutos. Después, regreso al hastío inicial. El Tottenham combinaba pero no elaboraba, y los locales acumulaban sustos a la portería de Lloris gracias a jugadas directas. Sin embargo, también se empeñaron en responsabilizar al asistente de sus negligencias tirando el fuera de juego. Eso lo aprovechó Harry Kane para alojar dentro de la portería el primer balón que tocó, dejando retratado al lateral derecho Vouros. La jugada resumía el partido: un pase de Toby Alderweireld que superó líneas y llegó directo al punta. Entre ellos, la nada vestida de blanco.

Alderweireld participó en el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.
Alderweireld participó en el 1-0. Foto: Focus Images Ltd.

La segunda parte arrancó con un espejismo. Justo tras el saque inicial, ocasión de los del norte de Londres. Parecía una declaración de intenciones, pero fue el preámbulo de una fase de dominio chipriota. Bueno, de ocasiones, ya que el plan se limitaba a balones a De Camargo, un verdadero incordio por arriba para la zaga rival. A los diez minutos de la reanudación, viendo que el APOEL se hacía con el encuentro, Pochettino modificó el esquema. Introdujo a Fernando Llorente en lugar de Aurier, pasando a un 4-4-2 con Trippier de lateral diestro y Sissoko por delante. Sin embargo, esa variación no amilanó a los chipriotas, que tuvieron más acercamientos. No, lo que hundió a los locales fue el segundo gol de Harry Kane, que aprovechó un espacio puntual en el área para marcar sosegadamente con la derecha. Ahí se cayó el APOEL. Poco después, cabeceó para completar su triplete perfecto.

Con el trabajo hecho, Kane fue sustituido por N’Koudou, que no suele disponer de minutos. El francés ocupó el costado izquierdo, y Son se colocó tras Llorente. El APOEL también movió el banquillo, acumuló más hombres en ataque, pero la suerte ya estaba echada. Hasta la conclusión, lo único reseñable fue el debut en competición oficial con los Spurs del joven Anthony Georgiou.

Los puntos fueron para el Tottenham, sí, aunque su juego distó de lo esperado. Llegó al destino previsto, aunque por carreteras secundarias. En el horizonte aparece ahora un doble enfrentamiento, un camino tortuoso que afronta con las alforjas llenas gracias a la inconmensurable pegada de su estrella. Recuperará efectivos, y más le vale aprovecharlos: contra el Real Madrid no basta Harry Kane.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*