Terapia blanca en Nicosia

Sin practicar un fútbol excelso ni mostrarse especialmente fluido con la pelota en los pies, el Real Madrid trituró al APOEL en Nicosia en un encuentro que duró lo que tardó el conjunto blanco en adelantarse en el marcador: 23 minutos. El primer tanto de Luka Modric alivió a los hombres de Zinedine Zidane, hasta entonces carentes de ideas para desarticular el entramado defensivo local. El APOEL apretaba la salida de balón de los merengues, trataba de sacarle rédito a las acciones a balón parado y encontraba un respiro en las arrancadas de Efstathios Aloneftis por el costado izquierdo. El veterano extremo de Lakatamia incordió a Carvajal pese a no disfrutar de demasiada colaboración, pues ni Ghayas Zahid ni Mickaël Poté supieron relacionarse con el futbolista más talentoso de cuantos dispone en plantilla Giorgios Donis. Batido Nauzet por Modric, el partido se convirtió en una sesión de terapia para el vigente campeón de Europa, que no encontró oposición en un rival incapaz de mantener la compostura. Cristiano Ronaldo y Karim Benzema se reencontraron con el gol por partida doble en una noche donde la puntería sirvió de medicina para un equipo ansioso por recuperar el instinto en los últimos metros.

La desventaja en el marcador alteró por completo al APOEL. Vinícius y Nuno Morais carecieron del rigor táctico suficiente para taponar los apoyos y las descargas de Benzema, la línea de cuatro defensas flaqueó por completo y tanto Modric como Toni Kroos se dieron un festín filtrando pases interiores a Cristiano y Karim. Las facilidades proporcionadas por el equipo más potente de la liga chipriota permitieron redescubrir al Real Madrid contragolpeador de antaño, una versión aparentemente obsoleta por la propia configuración de la plantilla, el reciclaje físico-táctico de Ronaldo y las continuas lesiones de Gareth Bale. La timidez de la retaguardia amarilla la aprovechó Benzema, y Nacho se unió a la fiesta anotando el tercer gol de los madridistas cuatro minutos antes de que Karim certificase el póker de tantos antes de encarar el paso por los vestuarios. Una auténtica tortura para un APOEL que durante veinte minutos soñó con poner en mayores aprietos a uno de los grandes candidatos a levantar la Copa en el Olímpico de Kiev el 28 de mayo.

APOEL FC 0
Real Madrid 6 (Modric 23′, Benzema, 39′, 45′, Nacho 41′, Cristiano Ronaldo 48′, 54′)

APOEL vs Real Madrid - Football tactics and formations

Con el pase a los octavos de final agarrado con las dos manos, el Real Madrid afrontó la segunda mitad sin presión alguna, dispuesto a darse un suculento festín para alimentar su maltrecha confianza. Y Ronaldo, especialmente generoso en su juego, terminó por aumentar su cuenta goleadora a ocho tantos en cinco partidos, cifras que contrastan con su baja productividad dentro de las fronteras españolas. Más allá de las sonrisas, del incontestable triunfo solo puede extraerse una lectura negativa: el papel de Marco Asensio. En el debe del equipo de Zidane quedará la actuación del internacional español, desconectado en la banda izquierda. Al mallorquín se le exigía presencia entre líneas en el 4-4-2 planteado por el míster galo para colaborar con los dos mediocentros y nutrir de buenas pelotas a los dos puntas, pero apenas contribuyó en estático y tampoco logró explotar sus magníficas condiciones al espacio. Desdibujado, a Asensio le está costando en exceso pesar en el transcurrir de los partidos. Su aportación se reduce a chispazos de futbolista incontenible, cuando el Madrid no solo exige lucidez sino la constancia de los estudiantes aplicados.

Superado el 80% del choque con placidez, Zizou recurrió a Theo Hernández, Dani Ceballos y Borja Mayoral. Los tres saltaron al césped para dosificar los minutos de los titulares y lo hicieron inmersos en una coyuntura idílica, con el viento soplando de cara para los blancos. El centrocampista de Utrera dispondría de una oportunidad clara para firmar el séptimo gol de la noche. Mientras el Real Madrid recargaba las pilas a costa de un APOEL decepcionante, el Tottenham volteaba el 1-0 inicial en Dortmund y dejaba sentenciada la primera plaza (1-2). La sexta y última jornada de la fase de grupos se convierte así en un mero trámite para el campeón. Lo complejo llegará después, pues el sorteo de los octavos de final podría cruzar a los merengues con otro de los ‘cocos’ de la competición. En cualquier caso, la inmediatez del fútbol invita a fijar la vista en el próximo fin de semana y no en las eliminatorias europeas del mes de febrero. Sobrará tiempo para profundizar en lo segundo.

Zinédine Zidane during the Real Madrid press conference at Wembley Stadium, London Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 31/10/2017
Zinédine Zidane, técnico del Real Madrid (Foto: Simon Dael/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*