La primera postal de Champions del Metropolitano

Diego Godín of Atletico Madrid during the UEFA Europa League Semi-Final match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
03/05/2018

El Metropolitano convirtió su primera gran cita de Champions en una noche inolvidable. Todavía desprovisto de éxitos correspondientes a la máxima competición continental, la hinchada del Atlético de Madrid vibró con un triunfo redondo contra la Juventus que servirá para empezar a rellenar páginas del álbum de fotos de su nuevo estadio. El Atlético vivió una noche mágica, repleta de instantáneas a partir de las cuales empezar a construir una historia propia que no remita permanentemente al pasado más reciente a la orilla del Manzanares. En su nuevo entorno, ante uno de los favoritos a alzar la Champions League, el Atlético reprodujo su prototipo de partido favorito en Europa. Un partido eléctrico, vertiginoso, disputado a un ritmo trepidante y a máxima velocidad, en el que enmaraña las virtudes del oponente para desactivarlas y llevar el partido a su terreno. En el barro, en el choque, en la disputa permanente, en la chispa que salta a cada contacto, en la emoción a flor de piel. Cuando todos estos ingredientes se juntan en el estadio del Atlético de Madrid, rara vez su contrincante regresa a casa con un botín bajo el brazo.

El Atlético de Madrid proclamó sus intenciones desde el once inicial. Diego Pablo Simeone sorprendió otorgando la titularidad a Diego Costa por delante de Morata, más que nada por la falta de rodaje del delantero hispanobrasileño, y también reservó un hueco en la banda izquierda a Koke, que volvió a jugar tras un mes parado. El técnico argentino juntó a cuatro centrocampistas en la medular, con Koke para aportar pausa desde el flanco zurdo y con Saúl para golpear desde el lado opuesto. Sin embargo, luego fueron los propios futbolistas quienes se encargaron de plasmar la voluntad del Cholo sobre el césped: el Atlético salió con determinación, presionó arriba, se desplegó con verticalidad y quiso ahogar a la Juventus desde los compases iniciales. Al minuto de juego ya reclamaban un penalty en el área de la Juventus, que sufrió para contener el primer arreón colchonero. Allegri intentó mandar un mensaje de precaución desde su alineación, con De Sciglio de lateral derecho en detrimento de Cancelo. Sacrificó a uno de los principales focos de desequilibrio en la primera mitad de curso para evitar que el luso asumiera riesgos en zonas que el Atlético podría castigar. De Sciglio no perdió balones comprometidos, pero tampoco ayudó a que la Juventus se zafara de la agresiva presión local a lo largo de la media hora inicial.

Atlético de Madrid 2 (Giménez 78′, Godín 83′)
Juventus 0

Juventus vs Atletico de Madrid - Football tactics and formations

El Atlético cortocircuitó a la Juventus a partir de un trabajo defensivo tan agresivo como calculado. Ahogó los primeros pases del elenco turinés, encerró a Pjanic entre los dos delanteros y el doble pivote colchonero y dificultó las conexiones con los tres futbolistas más adelantados. Ni Matuidi ni Bentancur pudieron echar una mano a Pjanic en la elaboración desde atrás, condenados a la pérdida o la imprecisión si recibían la pelota bajo una presión incómoda, y tampoco anduvo particularmente fino en el toque Alex Sandro, una de las alternativas que a menudo permite a la Juventus ganar metros. Podían tocar el balón los centrales, pero en el momento en el que el Atlético olía la duda los delanteros rojiblancos atacaban la pelota, Thomas se descolgaba para desactivar el envío a Pjanic y la Juventus terminaba jugando en largo. Los lances que pudo ganar Mandzukic permitieron a la Juventus imponerse en alguna segunda jugada y avanzar metros ante un Atlético más desprotegido que de costumbre, pero este contexto no se reprodujo con asiduidad. En la media hora inicial, el Atlético solo sufrió a balón parado: Oblak detuvo un lanzamiento de falta de Cristiano Ronaldo mientras los saques de esquina inquietaron a la zaga colchonera.

Sin opciones para participar con frecuencia, los hombres de ataque de la Juventus alternaron sus zonas de influencia y permutaron con asiduidad. Cristiano Ronaldo incluso jugó los primeros minutos en el sector derecho, Mandzukic actuó principalmente de delantero centro y en algunos tramos Dybala hasta se situó de mediapunta por detrás de los dos delanteros. Sin embargo, aparentemente por consigna, los tres jugadores más adelantados de la Vecchia Signora se desentendieron de la mayor parte del trabajo defensivo. Sin laterales demasiado profundos a la hora de percutir por fuera, la Juventus quiso amenazar al Atlético con tres piezas algo más descolgadas que obligaran a mantener varios ojos y piernas en sus respectivas vigilancias. A efectos prácticos no tuvo mayor incidencia, sino que incluso le sentó bien al Atlético de Madrid, que también simplificó su juego ofensivo con Diego Costa. El delantero de Lagarto protagonizó una primera mitad monumental en la que bajó balones de todo tipo. Se impuso jugando de espaldas a portería a los dos centrales de la Juventus, provocó faltas y permitió a su equipo avanzar con bastante facilidad. A partir de su trabajo empezaron a participar Griezmann y Koke, los dos principales beneficiados en las acciones en las que el Atleti pudo asentarse arriba.

Diego Costa of Atletico Madrid during the UEFA Europa League Semi-Final match at the Wanda Metropolitano Stadium, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 03/05/2018
Diego Costa jugó a gran nivel en la primera mitad. Foto: Focus Images Ltd.

El balance al descanso era de una igualdad notable. El Atlético lograba alejar a las amenazas de la Juventus del área de Oblak y Szczesny apenas tenía que intervenir pese a que los colchoneros consiguieron que la pelota se desplazara mayoritariamente en la mitad de campo turinesa. En esta misma línea, la Juventus procuró controlar un poco más el ritmo del juego con la pelota en la segunda parte. Rebajar la velocidad de la circulación, asegurar la posesión, incluso con pases de más en zonas seguras para amansar al Atlético de Madrid y a partir de ahí acabar encontrando un resquicio en su zaga. Un despiste en el que Pjanic tuviera más tiempo de la cuenta, una irrupción de Cristiano, una ocasión a balón parado. Sin embargo, una chispa nada más arrancar el segundo tiempo incendió el Metropolitano. Griezmann convirtió, en un único toque, un mal despeje de Chiellini en el centro del campo en una asistencia de gol para Diego Costa. Un toque maravilloso del mediapunta francés dejó solo al delantero de Lagarto, que perdonó con un remate defectuoso. Fue el aviso de la estampida que se asomaba en la capital española en el segundo tiempo, el toque de corneta del Atlético. Poco después Szczesny desvió con la yema de los dedos una vaselina de Griezmann al larguero y la Juventus empezó a sufrir de verdad. Ahogada por un nuevo cambio de ritmo del Atlético de Madrid, que no paraba de crecer y recuperar la pelota cada vez más arriba cuando no terminaba la jugada, la Juventus no pudo frenar un vendaval que vino acompañado de cambios ofensivos. Pese a verse obligado a sustituir a Diego Costa, con el combustible bajo mínimos, Simeone dobló la apuesta con la introducción de Lemar y Correa. Retrasó a Saúl al doble pivote, mandó a Griezmann al sector derecho que resguardaba el amonestado Alex Sandro y juntó a Correa con Morata en el carril central, donde disponía de piernas frescas para transitar en caso de error juventino. Tampoco ayudó a capear el temporal la sustitución de Miralem Pjanic, el primer juventino que abandonó el terreno de juego.

Avisó el Atlético con un cabezazo de Morata que besó el fondo de la red y que terminó anulado tras aclarar la realización televisiva que el delantero español ganó la posición gracias a un empujó sobre Chiellini, pero en otro centro desde la izquierda el cuadro local terminó abriendo la lata. En un córner, Giménez cazó un balón muerto e hizo estallar el Metropolitano. El gol del central uruguayo bastó para alterar el estado de ánimo de ambos equipos: el Atlético detectó el temor juventino y se abalanzó a la yugular de su adversario. Olió la sangre y fue a hurgar en la herida italiana mientras durara el impacto anímico posterior al primer gol de la noche. Se presentó su momento, el de la citada emotividad, y no lo dejó escapar. Apretó, sin conformarse con la victoria por la mínima, y pronto dobló la diferencia con otra jugada a balón parado en la que se benefició de un rebote. Mandzukic despejó el primer envío al corazón del área, pero la pelota cayó a los pies de Godín, que definió en la segunda jugada. Otro gol a balón parado, otro gol de un central charrúa del Atlético de Madrid. La celebración del capitán colchonero será una de las imágenes del partido que sobrevivirán la actual edición de la Champions, termine como termine, con ese segundo gol que permite al Atlético viajar a Turín con un colchón amplio tras un duelo de ida en el que Oblak apenas tuvo que intervenir. La segunda parada de mérito del guardameta esloveno se demoró hasta el minuto 89, cuando le negó el gol a Bernardeschi en una jugada de estrategia de la Juventus. Mucho más tendrá que exigirle la Vecchia Signora para que el Atlético no estrene una nueva página de su álbum de fotos del Metropolitano con lo mejor de los cuartos de final de la Champions 2018-19.

Massimiliano Allegri head coach of Juventus during the Serie A match at Juventus Stadium, Turin Picture by Antonio Polia/Focus Images Ltd +393473147935 02/02/2019
La Juventus de Massimiliano Allegri intentará remontar el 2-0 en Turín. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

6 comments

Hace tiempo que no sigo a la Juve con la asiduidad que requiere un comentario como el siguiente…. Dybala se ha estancado? Desde aquel gran doblete contra el barcelona no lo he visto evolucionar. Ese chico tenía unas condiciones bárbaras y lo veo “desaparecido” del panorama

Dybala se estancó, definitivamente. En la Juve sus cifras vienen disminuyendo temporada y son varios los partidos que ha arrancado como suplente en los últimos tiempos. Sumado a esto, hace rato que no destaca en un gran partido, le viene costando asentarse en la Selección y últimamente en Argentina ha sido más noticia por sus conquistas amorosas que por sus goles o asistencias. Un caso parecido a Icardi en algún sentido. Respecto al partido, a la Juve parece penalizarle lo mismo que al PSG en otras ocasiones. Tan abrumadora diferencia en su campeonato doméstico termina perjudicandolo ya que el salto en el nivel de exigencia es muy alto, justo lo contrario que el Atlético, que se suele crecer ante escenarios como este. Por último, que buena crónica. Sentí que estaba reviviendo el partido en mi cabeza. Felicitaciones Tomás!

¡Muchas gracias! También es cierto que esta temporada tiene un rol más secundario con Cristiano aglutinando muchas ocasiones arriba. Quizás no sea tan protagonista, pero ha dejado varios partidos muy buenos jugando entre líneas (como ante el Manchester United en Champions, por ejemplo). La temporada pasada también empezó bien. No sé si se está estancando o quizás no va a llegar a tantísimo como podía a parecer (¿indiscutible en un TOP10 de mejores jugadores del mundo como techo, quizás?), que para mí son dos cosas con matices distintos.

Es que en un momento Dybala insinuó potencial para jugador TOP, pero en el momento en que tenía que dar el salto y ganar en consistencia y regularidad, podría decirse que no lo hizo. Y no busco la comparación con Messi, xq en ese caso cualquiera sale perdiendo. Pero parece que no alcanzará el nivel de los Robben, Hazard, Ribery, Suárez, jugadores que mantuvieron un nivel TOP durante años. Parece claro que lo más difícil no es llegar, sino mantenerse.

Deja un comentario

*