Messi exige la perfección

Lionel Messi of FC Barcelona celebrates during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
12/09/2017

Leo Messi necesitó una pared para quebrar a la Juventus al borde del descanso. No estaba siendo el mejor partido del Barcelona, espeso en la circulación y carente de desborde ante un rival bien replegado que apenas concedía espacios y recepciones entre líneas. Los de Allegri incluso se habían asomado al área local en varias ocasiones, desplegándose al contragolpe con verticalidad después de cada robo. La lectura posicional de Pjanic y el oficio y físico de Matuidi mantenían a raya el juego interior del Barcelona junto al refuerzo de un jovencísimo Rodrigo Bentancur que debutaba en la Champions. El uruguayo, centrocampista de 20 años, partía desde la derecha, pero defendía como uno más el carril central para que el Barcelona no progresara por dentro y luego mostraba una notable compostura con el balón. Hasta que Leo Messi agarró la pelota por primera vez en la frontal con un mínimo de tiempo y espacio para armar la pierna. Lo habilitó Luis Suárez con una devolución de primeras y el argentino no perdonó. La clavó abajo, a la esquina inferior izquierda del arco de Buffon, para abrir la lata antes del descanso y así desatascar al Barcelona. Todo sería distinto en el segundo tiempo.

Barcelona 3 (Messi 45′, 69′, Rakitic 56′)
Juventus 0

Barcelona vs Juventus - Football tactics and formations

El gol antes del descanso liberó a un Barcelona que se sintió mucho más cómodo con el marcador a favor. Los de Ernesto Valverde sufrieron para imponer el plan que tan buenos réditos ha dado en el arranque liguero, pues les costó conectar con sus hombres más adelantados. Barzagli y Benatia limitaron la participación de Luis Suárez, Pjanic y Matuidi trabajaron bien sobre Messi y el Barça apenas encontró a Ousmane Dembélé abierto en la banda derecha. El francés dejó algunas jugadas producto de su habilidad, pero exhibió dificultades para combinar con precisión a alta velocidad en los espacios tan reducidos que concedía la Juventus. Iniesta comandaba el juego en la medular, organizando todos los ataques culés, pero a diferencia de la Juventus el Barcelona no progresaba con facilidad. De hecho, los italianos dispusieron de las mejores ocasiones antes del 1-0 y tampoco acusaron la lesión de De Sciglio, que obligó a Allegri a improvisar con Sturaro como lateral derecho. La circulación azulgrana era tan lenta como paciente, aunque no por ello dejaba de ser previsible para uno de los conjuntos más sólidos del continente a pesar de la baja de Chiellini.

El segundo tiempo fue mucho más plácido para el Barcelona, con Leo Messi desatado entre líneas. Las vigilancias de la Juventus se distendieron y el argentino castigó a los transalpinos en las tres primeras ocasiones en las que recibió solo en una zona de peligro. La primera terminó con un disparo al poste. La segunda, tras otra descarga notable de Suárez, con una jugada por el perfil derecho que originó el segundo tanto de la noche, obra de Rakitic. Y la tercera, con la Juve ya abierta, en la segunda diana de Messi tras una conducción del 10 azulgrana. Sin ningún tipo de clemencia, Messi ajustició al subcampeón de Europa, que bajó los brazos a medida que caían los goles.

Ivan Rakitic of FC Barcelona during the La Liga match at Mestalla, Valencia Picture by Maria Jose Segovia/Focus Images Ltd +34 660052291 22/10/2016
Ivan Rakitic anotó el segundo gol del Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.
Los últimos treinta minutos se le hicieron eternos a una Juventus que en algunas fases con el marcador adverso quiso apretar arriba pero no llegó a incomodar al Barcelona, que burló con relativa facilidad los intentos italianos de adelantar las líneas. Hubo tiempo para el lucimiento de Andrés Iniesta y para los debuts continentales de Federico Bernardeschi y Fabrizio Caligara, chico de 17 años que entró en la convocatoria por la multitud de bajas que acumulaba el elenco turinés. La Juventus llevó el partido a su terreno en los primeros 45 minutos, pero en el segundo tiempo le faltaron argumentos para arrebatarle la pelota al Barcelona y desnudar sus debilidades. Cuando Dybala sorprendió a la espalda de la zaga culé le faltó mayor velocidad para castigar al equipo catalán y Douglas Costa tampoco desbordó a Semedo en el perfil izquierdo. Solo algunos disparos lejanos inquietaron a Ter Stegen a lo largo de la contienda, más apacible de lo esperado para los hombres de Ernesto Valverde. Incluso en una noche en la que muchos mecanismos evidenciaron que necesitan de más tiempo para engrasarse, Messi exigió a la Juventus rozar la perfección para mantener la portería a cero. El marcador explica el resto: Leo generó tres goles.

Buffon no pudo evitar los tres goles del Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.
Buffon no pudo evitar los tres goles del Barcelona. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Vaya máquina… él sólo es un argumento para aspirar a todo, y si además le añadimos que Valverde está sabiendo potenciarle… porque yo no se si es impresión mía, pero estoy viendo jugar a Messi como hacía años.

Ha empezado muy bien la temporada, sí. El balón le llega más arriba y está más cerca del gol, como evidencian sus registros en los primeros partidos. Ayer no le encontraron tanto como en otras ocasiones, pero cada vez que recibió cerca de la frontal generó jugadas extraordinarias. A ver si el Barcelona sostiene esta tendencia, porque creo que ha empezado el curso mucho más entero de lo que parecía tras la Supercopa.

Sí, se está notando que Messi está más cerca de la portería cuando coge el balón. Tiene más ocasiones y más claras cuando juega ahí. Rakitic tiene menos distancia que recorrer y así Busquets no está tan solo. Además Semedo demuestra capacidad de recuperación de posición gracias a su velocidad. Eso en cuanto a lo positivo del nuevo sistema de Valverde.

También puede decirse que la baja de Cuadrado fue muy buena para el Barça. Alba volvió a estar muy suelto en su banda sin ningún puñal acechando por ahí. No sé cuál será la solución del equipo cuando haya peligro por esa banda.

En cuanto a Dembelé, le penaliza jugar por derecha, pues el mayor asistente que puede tener, Messi, tiende a buscar a su izquierda el pase definitivo a la espalda de la defensa. Cuando juegue por izquierda se verá. Pese a que todos piensan que está muy verde, ayer se marcó un par de controles o tres de mucha clase y de sangre fría. Ojalá evolucione bien.

Hola Tomàs, ¿Notas ciertos detalles del Barça de Pep (10-11) en este de Valverde?
Messi falso 9, Suárez = Villa, el tándem lateral derecho – extremo derecho (antes Dani Álves – Pedro, ahora Dembele – Semedo).

Rakitic en esta temporada está teniendo más peso en la gestión del balón, con Luis Enrique más se la pasó dando amplitud por derecha para compensar y permitir que Messi centre su posición.
A Dembele se le nota algo tímido aún, pero agarra confianza cuando driblea a algún rival… aunque suele dejarse llevar por la ovación del pública y quiere regatear a todo el mundo.

Qué bien está Busquets…

Tiene algunas cosas de eso el esquema, aunque Villa era más profundo que Suárez y los movimientos de Semedo de momento son distintos de los de Alves (más interior el brasileño, el portugués de momento conduce más y se asocia menos).

Deja un comentario

*