Las buenas intenciones de la Roma no bastan para frenar al Barcelona

Lionel Messi of FC Barcelona celebrates scoring their third goal to make it FC Barcelona 3 Chelsea 0 during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona
Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222
14/03/2018

El Barcelona encarriló la eliminatoria contra la Roma a base de paciencia. Aunque le ayudó una dosis de fortuna incuestionable que contribuyó a abrir la lata y darle al partido la forma que más convenía al elenco azulgrana, que siguió a rajatabla un guion ya habitual esta temporada. El equipo de Ernesto Valverde movió la pelota de un lado a otro sin particular fluidez a la espera de acercar a Leo Messi al área contraria, a la espera de encontrar el momento oportuno para golpear cuando el desgaste empieza a hacer mella en un adversario que defiende con casi todos sus efectivos y que apenas puede descansar con el balón. Y una vez perforada la portería rival, lo castiga con mayor virulencia si opta por destaparse.

Pese a las dificultades presentadas por la Roma en el arranque, el desenlace del encuentro resultó familiar para el público que acudió al Camp Nou. Los de Eusebio Di Francesco plantearon una primera presión relativamente alta en los primeros compases, para tantear el nivel de concentración azulgrana y su inspiración en los primeros pases. Ya avisó en los primeros segundos, cuando presionó a Sergi Roberto en el primer pase y provocó una pérdida culé en su mitad de campo. La premisa giallorossa era clara: mantener las líneas muy juntas para que el bloque fuera compacto y reducir así los espacios en el carril central. Con una densidad extraordinaria por dentro, el Barcelona necesitaba mover la pelota a gran velocidad para encontrar huecos entre líneas. Valverde optó por completar el centro del campo con Sergi Roberto, que actuó por delante de Semedo, y así ganó en seguridad con el balón, pero echó de menos el desequilibrio exterior de Dembélé. No cabía la opción de sortear adversarios por dentro: a cada regate azulgrana saltaban dos futbolistas vestidos de blanco para impedir la progresión del rival que intentara conducir.

Barcelona 4 (De Rossi pp. 36′, Manolas pp. 55′, Piqué 58′, L. Suárez 87′)
Roma 1 (Dzeko 80′)

Barcelona vs Roma - Football tactics and formations

El riesgo que asumía a cambio la Roma era desproteger la espalda de la retaguardia, que a menudo tiró el fuera de juego cerca del círculo central. Por otro lado, cuando recuperaba la pelota el equipo italiano quería salir jugando por abajo, conservar la posesión el máximo tiempo posible y descansar con el cuero. La convicción inicial duró un rato, hasta que el Barcelona empezó a asentarse con mayor asiduidad en la mitad de campo visitante y la Roma retrocedió. Entonces se esfumó la presión, la tranquilidad con el balón y empezó a buscar a Dzeko en largo para evitar pérdidas comprometidas. Quedó solo la idea sobre la que se edificaba todo el ejercicio defensivo: replegar con las líneas muy juntas, con diez hombres en apenas treinta metros.

Al Barcelona le faltó agilidad en la circulación. Messi quedó atrapado en la red giallorossa, pues a menudo lograba regatear a uno o dos futbolistas pero tenía dificultades para armar un disparo limpio ante la generosidad de los defensores italianos. Tampoco encontró a Iniesta, que creció a medida que pasaron los minutos y la Roma empezó a acusar el desgaste. La principal vía de peligro acabó siendo Jordi Alba, que amenazó en algunas ocasiones con movimientos largos a la espalda de Bruno Peres, el punto débil de la estructura defensiva. En cualquier caso, la labor de desatascar el partido iba para largo hasta que Daniele De Rossi marcó en propia puerta al intentar evitar que Messi recibiera un balón en la frontal del área. Hasta ese momento la primera mitad de De Rossi había sido impecable.

Lionel Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Camp Nou, Barcelona Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 14/03/2018
De Rossi marcó en propia portería al intentar cortar un pase hacia Messi. Foto: Focus Images Ltd.

El gol abrió el partido. La Roma volvió a dar un paso al frente en busca de un tanto fuera de casa y puso a prueba a Umtiti, menos seguro que de costumbre. El equipo italiano pudo empatar en la primera acción después del descanso, pero al mismo tiempo se expuso algo más y permitió al Barcelona correr con más tiempo y espacio para retar a Alisson, irregular en el blocaje. En este contexto acabó de inclinar la balanza otro gol en propia puerta, a la salida de un córner a los diez minutos del segundo tiempo. Kostas Manolas intentó evitar un remate de Umtiti, su despeje pegó en el palo y volvió a rebotar en el centrocampista italiano.

Con el 2-0 el Barcelona pasó a disfrutar, hasta el punto que ni siquiera superada la hora de juego Gerard Piqué se animó a seguir un contragolpe que el propio central azulgrana culminó. El equipo catalán castigó la inocencia de la Roma, frustrada por cómo habían llegado los dos goles tras un ejercicio defensivo prácticamente impecable, y se centró en buscar el tanto de Luis Suárez para enchufarlo de nuevo en la dinámica de la Copa de Europa tras su larga sequía en el torneo continental. El uruguayo no marcaba en Champions desde la remontada en octavos de final del curso anterior ante el PSG y se mostró ansioso de cara a portería, bastante errático en la toma de decisiones en el último tercio. El Barcelona activó el modo de ahorro de energía, bajó las revoluciones, sustituyó a Busquets y se acabó relajando. Tanto que un error de Ter Stegen sacando el balón desde atrás volvió a despertar a la Roma, que creyó en la opción de anotar un gol que mantuviera viva la esperanza en la capital transalpina. Ter Stegen salvó dos ocasiones claras, pero no pudo evitar el tanto de Dzeko en el tercer intento. A su vez, el 3-1 puso en alerta al Barcelona, al que le bastó con acelerar de nuevo para encontrar el deseado grito de celebración de Luis Suárez.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

El Barça lleva ganando así toda la temporada. parece que no hacen nada, incluso que el rival les supera, pero luego los partidos acaban como acaban. Y al final queda la sensación que han controlado la situación en todo momento. Con el Chelsea pasó algo calcado.

Este Barça es otro, ya no necesita jugar muy bien para ganar. Tiene la pelota, pero sin prisa, y al contrario que otros años si le dominan defiende bien y es muy complicado pillarlo a la contra. No es tan brillante como el de Pep, no tiene la delantera que tenia con Luis Enrique pero es mucho más sólido y pocas veces se queda partido. Y como arriba tiene a Messi y un devorador como Suarez, va haciendo camino. Y estamos todo el año con que si juega tal o cual, pero de momento la liga muy clara, la copa en la final y en Champions casi en semis. Por cierto, la temporada de Rakitic es para destacar, aunque parezca que no hace tanto ruido.

Yo creo que al final el Barça ha priorizado la seguridad en todo lo que hace. Pierde brillantez, como dice Edu, pero es muy sólido después de cada pérdida y en los tramos en los que se ve obligado a replegar. Yo no creo que “parece que lo tiene controlado”, como dice Janfranc, sino que realmente confía en la seguridad de su eje defensivo (Ter Stegen, centrales, Busquets-Rakitic) y luego es consciente que en el 90% lo acabará resolviendo arriba. Que no es poco si se toma con perspectiva visto lo que se creía que podía hacer el equipo en septiembre. En ese aspecto estoy bastante de acuerdo en lo que dice Edu. Es difícil meterle mano al Barcelona.

Ahondo en esto para decir lo gran entrenador y valiente que es Valverde, se ha encontrado un Barça que ya no tiene a Xavi ni un jugador parecido, con un Iniesta que ya no puede romper las lineas como antaño, que ya no puede vivir del tridente porque no lo tiene y ha cambiado el sistema y la forma de jugar del Barça que parecía inamovible, si hace dos años nos dicen que el Barça va a dejar de jugar el 4-3-3 nos hubiera parecido una locura, pero así ha sido y jugadores que no hagan sacrificio defensivo, como le ha pasado a Deoulofeu o le pasa en determinados partidos a Dembele, lo van a tener difícil para jugar en partidos top.

Deja un comentario

*