Todos los goles cayeron en la vuelta

Lionel Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match at Wembley Stadium, London
Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919
03/10/2018

La última vez que el Barcelona cayó eliminado en los octavos de final de la Champions, Leo Messi aún se encontraba en edad adolescente, Luis Suárez todavía jugaba en el Groningen y Arthur ni siquiera había cumplido los once años. El conjunto azulgrana prolongó su buena racha en la primera ronda a cara o cruz de la Copa de Europa a costa de un Olympique de Lyon que concedió más facilidades en defensa e intimidó menos en ataque que en el choque de ida disputado en Francia, aunque se mantuvo con vida en el cruce hasta el último cuarto de hora. Sin embargo, a diferencia de lo acontecido en Lyon, afloraron sus flaquezas ante el Barcelona, que supo pinchar en los lugares oportunos a lo largo del primer tiempo y machacó a los del Ródano cuando más prisa tenían en la recta final.

El cuadro de Ernesto Valverde neutralizó las intenciones del OL en los primeros compases. Evitó comprometer la pelota en zonas delicadas cuando el conjunto galo adelantó las líneas de presión y pronto se asentó en campo contrario, donde reprodujo todos los patrones que le permiten dominar el juego a su antojo. Encerró al OL en su mitad de campo, con Arthur al mando de la medular y Busquets al quite de cualquier opción de contragolpe, y aprovechó la ausencia de Aouar para ahogar los primeros pases lioneses después de cada pérdida. Con Tousart en el centro del campo los centrales estaban más arropados, pero solo Ndombele podía estirar un bloque que defendía muy cerca del arco de Anthoy Lopes y que apenas podía conectar con Fekir. Messi avisó a los cuatro minutos y el Barcelona encontró resquicios en el último tercio con mayor frecuencia que en la ida. Los movimientos de Suárez agitaron a la línea de tres centrales, que aspiraba a resguardar la frontal del área pero se dejaba arrastrar por la oscilación del ariete uruguayo, mientras Coutinho atacó la zona de remate con mayor agresividad de la habitual. El 1-0 de Messi desde el punto de penalty desatacó al Barcelona, que en este escenario podía temer que se repitiera la falta de acierto de la ida, la lesión de Anthony Lopes restó seguridad al OL y el 2-0 de Coutinho, en una acción que nace de un pase vertical precioso de Arthur a Luis Suárez, permitió al Barça afrontar el resto de partido con mayor tranquilidad. Se sentía superior al Olympique de Lyon, había castigado la bisoñez de su retaguardia y se marchaba al descanso con un colchón que dejaba encarrilada la eliminatoria gracias a una actuación coral.

Barcelona 5 (Messi 17′, 78′, Coutinho 31′, Piqué 81′, Dembélé 86′)
O. Lyon 1 (Tousart 58′)

Barcelona vs Lyon - Football tactics and formations

El control de la primera mitad en el Camp Nou se diluyó con el paso de los minutos. Marçal evitó el 3-0 de Messi sacando el remate del argentino bajo palos, pero a partir de ese momento las posesiones azulgranas fueron menos largas y menos agresivas, el bloque jugó menos alto y generó menos ocasiones de gol. Y en una acción relativamente aislada, el Olympique de Lyon prendió fuego a la eliminatoria. A balón parado, Tousart cazó una pelota en el punto de penalty metió un gol que revivía las aspiraciones francesas en la eliminatoria. El Olympique de Lyon asumió más riesgos, desplegó a sus carrileros y soltó a Ndombele más cerca del área rival, en una serie de movimientos que doblaron las amenazas que revoloteaban cerca del área azulgrana. Al Barcelona le costó adaptarse a la nueva situación. Perdió el control, dejó de hilvanar cadenas largas de pases y tardó en recuperar las revoluciones del primer tiempo pese al acierto de Suárez en las acciones de pura combinación. Movió ficha antes que Bruno Génésio, que demoró el momento de arriesgar hasta que faltaran pocos minutos para el final.

La introducción de Ousmane Dembélé en el 70′ dotó al Barcelona de mayor capacidad intimidatoria en un tramo en el que el OL se vería obligado a exponerse en busca de un segundo gol y la entrada de Arturo Vidal refrescó el centro del campo. El relevo de Arthur por el chileno es una constante en la mayor parte de duelos de exigencia del cuadro azulgrana, normalmente cuando el brasileño baja sus prestaciones debido al ritmo del choque. A Arthur le cuesta sostener su rendimiento a partir de la hora de encuentro y la introducción de Vidal en ocasiones le ha permitido, paradójicamente, recuperar cierta sensación de control. No tanto por la apuesta por el ex del Bayern como por la reestructuración del centro del campo, normalmente con Rakitic a la izquierda de Busquets, más cerca del canterano azulgrana, y con Vidal tomando el testigo del croata en el rol de mayor desgaste físico en el sector derecho. Además de poso para jugar con criterio en esos minutos, la fatiga de los adversarios también suele conceder más tiempo a Rakitic para tomar decisiones con tino y ejecutarlas con precisión.

Ivan Rakitic of FC Barcelona celebrates scoring their second goal with team mates during the UEFA Champions League match against Tottenham Hotspur at Wembley Stadium, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 03/10/2018
Ivan Rakitic suele jugar más cerca de Busquets cuando Arturo Vidal ingresa al terreno de juego. Foto: Focus Images Ltd.

Un robo en campo contrario sentenció la eliminatoria. Busquets recuperó la pelota con el Olympique de Lyon desplegándose y asistió a Messi, que secó a Marcelo y Denayer con un recorte y perforó la meta defendida por Gorgelin, debutante en Champions tras apenas acumular 17 partidos como profesional en las últimas siete temporadas con el OL a sus 28 años. El argentino tocó la corneta y se encargó de conducir dos contragolpes más que transformaron Piqué y Dembélé para sellar la goleada. El Barcelona exhibió sus dos caras, el control de la primera parte y el poderío con espacios en la recta final, aunque no pudo evitar que el Olympique de Lyon le metiera el miedo en el cuerpo a raíz del 2-1 en el momento que su primera versión se desdibujó. Si la ida dejó un regusto amargo por la falta de contundencia en el área, solucionada en el segundo encuentro en el Camp Nou, la falta de control en algunas franjas de la vuelta indica que el Barcelona aún no es una obra acabada.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

11 comments

A tenor de la frase de que este Barça no es una obra acabada, pienso que al Barça se le exige más que a los demás clubes, parece que no hemos superado la impresionante época de Guardiola. Ni un solo equipo domina todos los minutos de todos los partidos que parece que es lo que se espera que haga. No lo veo como crítica en el caso de este artículo, sino como un halago porque quiere decir que se sabe de lo que es capaz este equipo, pero no podemos olvidar que ni siquiera los equipos que serán recordados por haber sido dominantes durante varios años en el fútbol mundial eran capaces de rozar la perfección SIEMPRE.

Creo que se les exige tanto por tener a Messi. Cuando él no esté la exigencia será menor. Influye también que siguen siendo intocables Piqué, Alba y Busquets, que ya formaban parte de la columna vertebral de Guardiola.
Hay que valorar en su justa medida todo lo positivo que supone haber superado con títulos las ausencias, por orden, de Puyol, Xavi, Neymar e Iniesta.
El club, con pinchazos importantes en el mercado, ha acertado pese a todo en la renovación del equipo con apuestas fuertes. Se comenta mucho la carencia de canteranos en el primer equipo, pero si se mira al filial y se analizan los últimos movimientos de Abidal, sólo hay que tener paciencia: Abel, Puig, Miranda, Cuenca y Peña apenas llega a los 19, se ha fichado a Todibo y Novaes, y también son muy jóvenes Mujica, Monchu, Chumi y Wague. No llegarán todos, pero alguno lo hará. Tengo el ojo echado a Abel Ruiz desde hace tiempo, el chaval va para crack si no se tuerce.
Por el momento, para la temporada que viene ya se ha cerrado a De Jong, Aleña confirma su valía y se le hará ficha profesional a Puig. Van a insistir en De Ligt, y de los que ya están, Arthur y Dembele son críos todavía y ya son casi intocables.
A mí, con esto, me vale.

Es cierto, el día que Messi se retire dejará un vacío muy difícil de llenar, a veces creo que no somos conscientes de lo que implica tener a un jugador así. Me encantaría que fuese Neymar el que volviese y recogiera el testigo. Pienso también que Abidal lo está haciendo muy bien, hacía tiempo que no veía al Barça fichando de manera tan coherente, y aunque preferiría otro entrenador ya que Valverde no me convence mucho, por lo menos no es de los entrenadores que resta, por tanto tiene buena pinta el futuro a medio-largo plazo en mi opinión. Un saludo!

Solo un matiz a lo comentado. Alba llegó al Barça justo cuando se fue Guardiola, no coincidieron. Es un matiz pequeño pero importante a la vez, dada la relevancia que tiene Alba en el juego del Barça. En lo demás, bastante de acuerdo y yo también espero con muchas ganas a Abel Ruiz y lo que pueda aportar cuando llegue. Sólo espero que tenga paciencia, que no siempre es fácil.

Exacto. Va un poco en esa línea, porque con el Barcelona el listón de exigencia es muy alto. Y cada vez más con los gigantes europeos, creo, en el sentido de que si no bordan el fútbol durante 90 minutos se quita valor a su rendimiento sin pensar en ocasiones en la oposición. Creo que el techo del Barça es bastante más alto de lo visto ante el OL, pero por otro lado creo que los de Valverde mostraron una muy buena versión en la primera parte y castigaron a su rival en el tramo final con bastante contundencia.

A mí me dio la sensación que lo que el FCB pretendía y esperaba era que el OL fuera a buscarlo a su campo para poder correr y tener ataques más verticales. Independientemente de qué les guste más a los jugadores o cómo se sienta más cómodo el equipo, al FCB de Valverde le gusta más correr y aprovechar espacios que no dominar los partidos con balón en campo contrario. La mayoría de ocasiones llegaron así, intentando generar 3-3 3-4 en los últimos 40 45 metros, atrayendo a todo el OL en campo propio para romper las dos primeras lineas de presión en vez de fútbol-control evidente. Que, al final, siendo el FCB esta condición de dominador es innegable, y más con Arthur en el campo, pero el equipo no salta al terreno de juego con la intención inegociable de tener el balón y atacar con él para ganar. Ya no es el registro principal -o único- de este equipo, ayer se vio y de nuevo sirvió con creces

Yo creo que eso se vio más en la segunda parte, cuando administró más el resultado que la pelota. Pero en general no creo que fuera tanto un tema de que el FCB esperara como de que el OL se desesperaba. A diferencia de lo ocurrido en Francia, sin la pelota los galos se ponían bastante nerviosos, salían a anticipar, perdían la posición con mayor frecuencia. Iban a por la pelota y en el momento en el que una pieza perdía ese rigor el Barça lo castigaba. Incluso antes de lo que ocurre ya en los últimos 20 minutos.

Eso es, pero al FCB “no le importa” no tener el balón o no tenerlo tanto, no como en años anteriores que era innegociable. En los primeros 10min fue evidente que el FCB atraía en campo propio al rival, lo provocaba a salir y a dejar espacios atrás. En parte porque el OL necesitaba dar este paso al frente y Valverde lo sabía. En la primera parte tubo más control, es evidente, pero aún así a este FCB le gusta más correr y que Messi, Suárez y Dembélé o Cou tengan espacio por delante que no constuir y desorganizar en ataque estático. Que no va a renunciar nunca a eso, es el FCB y su ADN es su ADN, pero con Valverde cuantos más metros para correr, mejor.

En este partido quería destacar sobre manera la actuación de Luis Suárez. Para mí ha sido la gran diferencia del partido de ida y de otros muchos choques de lo que va de 2019. A pesar de no marcar, el chileno se movió con agilidad, abrió huecos y fue capaz de encarar a centrales y laterales.
Un Messi sobresaliente sin llegar a ser extraterrestre. Coutinho dando pequeños pasos para su recuperación, Busquets y Rakitic en plena forma y los centrales como hace muchos años que no se veía en el Barcelona.
Los catalanes, junto a Manchester City y Juventus de Turín, forman un claro trío de favoritos para esta Champions League.

Víctor Manuel Payán, solo una pequeña aclaración, Luis Suarez es Uruguayo.
Coincido en el trío de candidatos aunque me encantaría ver a un AJAX superando etapas.

Deja un comentario

*