Basilea-Manchester United: la segunda oportunidad, ante el gigante

Sankt Jakob Park Basilea Basel Suiza Focus

Se quejaba Jose Mourinho de que en su grupo, a diferencia de en otros, tener doce puntos no era sinónimo de estar clasificado matemáticamente para octavos de Champions. Lo hacía serio, reflexivo, como si de verdad alguien tuviera culpa de esa circunstancia. Para remediarlo, al Manchester United le basta volverse con un punto de su visita a Suiza, algo que, además, lo convertiría automáticamente en primero de grupo. Conociendo al técnico portugués, no es de extrañar que deje para más adelante las rotaciones, pese a no tener por delante la más complicada de las empresas. El Basilea, por su parte, deberá mejorar sus prestaciones respecto a la anterior jornada, donde se vieron ampliamente superados en casa ante el CSKA Moscú, al que convirtieron en rival por una plaza en las eliminatorias. Además, los locales tiene una oportunidad perfecta para un lavado de imagen ante su hinchada, que ha agotado las localidades para el encuentro.

Raphael Wicky contará con las consabidas bajas de Ricky van Wolfswinkel y Germano Vailati, pero hay que añadirle otra por sanción. Y no una cualquiera; probablemente, la más importante. El propio Wicky reconocía que su equipo echará de menos a Taulant Xhaka, pero debían sobreponerse. Parece que el técnico suizo abandonará el 3-4-3 que utilizó en el doble enfrentamiento ante los moscovitas, por lo que sus opciones son utilizar el 4-2-3-1 (sistema habitual en su liga), u optar por la defensa cerrada que plantó en Old Trafford, donde el equipo salió goleado pese a la los cinco integrantes de la zaga y lo retrasado de los mediocentros. Visto el resultado obtenido, parece factible que recurra al esquema de liga suiza, donde va segundo, a siete puntos del Young Boys, al que no pudo batir en un enfrentamiento reciente.

Taulant Xhaka es fijo en el doble pivote del Basilea. Foto: Focus Images Ltd.
Taulant Xhaka se perderá el partido contra el Manchester United. Foto: Focus Images Ltd.

Los diablos rojos llegan a la penúltima cita del grupo tras arrasar en las anteriores. Pleno de puntos, apenas un gol encajado. En realidad, sólo ha sido derrotado dos veces esta temporada, ambas a domicilio (en visitas al Huddersfield y al Chelsea). En su último choque liguero, las buenas noticias no llegaron únicamente en forma de goles, también de recuperaciones de jugadores largamente lesionados. Pogba fue titular, Zlatan Ibrahimovic salió unos minutos y Marcos Rojo estuvo en el banquillo. Mourinho decidió no hacer declaraciones sobre la ausencia del centrocampista francés, pero ahora que lo ha recuperado, le ha faltado tiempo para decir que son mejores con él sobre el campo. El luso cuenta con las bajas confirmadas de Phil Jones, Eric Bailly (lo que hace suponer que la pareja de centrales será Smalling y Lindelöf) y Michael Carrick. Las recuperaciones hacen aún más complicado adivinar quién será de la partida de medio campo hacia delante, ya que la plantilla del United es amplia en calidad y cantidad. Sí ha confirmado Mourinho que la leyenda sueca no saldrá de inicio sobre un césped que, por cierto, acaparó comentarios en las ruedas de prensa previas al encuentro, ya que se teme por su estado.

La tesitura del Basilea es complicada, ya que tocó la clasificación con la punta de los dedos. Bastaba con vencer en casa a los rusos para encarrilarlo todo, incluso se fueron al descanso por delante en el marcador… pero fallaron con estrépito. Al menos, jugará este partido sabiendo lo que ha ocurrido en el otro choque del grupo, que arranca casi tres horas antes. Es una ventaja, sí. Pero eso no quita que, por sus propios errores, tenga que volver jugársela ante su afición. Y ahora no rinde visita el CSKA Moscú. No, ahora es el turno del gigante. Y viene con ganas de dejarlo todo atado y bien atado.

Alineaciones probables: Basilea-Manchester United, 20:45h en beIN SPORTS ESPAÑA

Basilea vs Manchester United - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*