El Bayern desvela su rostro de equipo controlador

Robert Lewandowski está a tan solo dos goles del récord de Cristiano Ronaldo (2013/14). Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Ayer Xavi Heras apuntaba que el Chelsea presentaba su candidatura para revalidar el título de la Liga de Campeones. El Bayern de Múnich, que en la temporada 2019/20 esperó hasta los octavos de final para presentar realmente su candidatura -con una contundente victoria por 0-3 ante el Chelsea en Stanford Bridge dejando al continente boquiabierto-, en la actual no ha esperado más que el partido inaugural: en el otrora temido Camp Nou, le clavó un 0-3 al Barcelona y demostró que es uno de los principales candidatos al título más importante de Europa. Su estrella, Robert Lewandowski, necesitó tres disparos para marcar un doblete.

La actuación del Bayern contra el Barcelona no fue abrumadora. Fue tranquila. Un dominio claro y constante. Una sobriedad y un planteamiento calculador a la hora de atacar y decidir el partido. El equipo de Julian Nagelsmann fue controlador; al igual que Lewandowski, que ni brilló ni jugó uno de los mejores partidos de su carrera, pero -como siempre- estuvo ahí cuando los bávaros lo necesitaron.

“El Bayern gana al Leipzig y hace otra declaración…”, afirmaba Gabriele Marcotti al hablar del último partido de los bávaros en la Bundesliga, que terminó 1-4.  “Y esa declaración es que no necesitan estar en su mejor momento para ir a darle una paliza al equipo que terminó segundo la temporada pasada“. Eso fue exactamente lo que ocurrió contra el Barcelona, 13 meses después del 8-2.

Thomas Muller marcó el primer gol del Bayern en el partido Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd
Thomas Muller marcó el primer gol del Bayern en el partido contra el Barcelona. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

El Bayern de Hansi Flick se distinguió por su alta presión ofensiva, a veces incluso exagerada, dejando muchos espacios a la espalda de su defensa y regalando demasiadas ocasiones a su rival. Pero con la pegada de Serge Gnabry, Kingsley Coman, Thomas Müller y, cómo no, Lewandowski, al Bayern siempre le fue mejor el intercambio de golpes con los rivales. El riesgo compensaba. Pero seguía siendo un riesgo demasiado grande para el alto nivel. Y parece que Nagelsmann se dio cuenta de ello. Al menos eso es lo que destaca en los últimos partidos. El técnico de 34 años ha intentado mantener el poder ofensivo sin perder la solidez defensiva, y el resultado ha sido positivo: 24 goles marcados y sólo uno encajado en los últimos cuatro partidos (vale, pongo el partido contra el Bremer SV, que acabó 0-12, para engordar la ya abultada estadística). Contra el Barcelona, el Bayern no recibió ni un solo disparo a puerta. Pero el buen balance defensivo también tiene que ver con un hombre que ha sustituido a Jérôme Boateng a un nivel muy alto: Dayot Upamecano. Su gran capacidad para leer las acciones defensivas, su magnífico control del balón y su opulencia física hacen pensar que el Bayern ha hecho un fichaje para una década en el puesto. Junto a él, Niklas Süle, castigado por las lesiones en las últimas temporadas, también ha mostrado bastante seguridad; tampoco es que la pareja de delanteros holandeses del Barcelona haya inquietado mucho a la zaga franco-alemana del Bayern. Por si hay algún imprevisto, está el fichaje de 80 millones, Lucas Hernández, campeón del mundo con Francia. No está mal para un equipo que ha perdido a su pareja titular de centrales. Quizá el único apartado en el que el Bayern no está tan bien servido es en el de los pivotes suplentes: el siempre lesionado Corentin Tolisso y los jóvenes Marc Roca y Michaël Cuisance están todavía bastante lejos del nivel de la pareja titular formada por Joshua Kimmich y Leon Goretzka. Y, por supuesto, Lewandowski es siempre insustituible.

El gol de Thomas Müller -su séptimo contra el Barcelona en Champions– puso de manifiesto la tranquilidad con la que el Bayern construyó sus jugadas: el balón tardó 16 pases en llegar a los pies del mediapunta, que unos minutos antes tuvo una oportunidad similar con total libertad en la frontal del área. “No dudan los alemanes ni están pendientes del contrario”, decía Ramon Besa en su crónica en El País. “Tan poderosos y seguros de sí mismos que transpiran arrogancia, igual de fieros en Múnich que en Barcelona”.

Hinchas del Bayern en la Allianz Arena Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd
Hinchas del Bayern en la Allianz Arena. Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd

A pesar de su no tan gran participación, el partido también dejó otra certeza: Jamal Musiala está más que preparado para ser titular. Es suave y a la vez incisivo, física y técnicamente fino, y por encima de la media tácticamente. Fue su disparo el que propició el primer gol de Lewandowski, un violento remate desde el borde del área. No obstante, no será sencillo que se imponga: sólo hay tres plazas para Müller, Coman, Gnabry, Musiala, Marcel Sabitzer y Leroy Sané.

Pese a la gran actuación colectiva del Bayern, el gran nombre del partido no podía ser otro: Lewandowski. Ganador ya de la Liga de Campeones y del The Best de la FIFA en 2020, y habiendo batido el increíble récord de Gerd Muller la pasada temporada en la Bundesliga, pocas cosas quedan pendientes en la carrera de la estrella polaca. Con el doblete, el “9” ha alcanzado los 75 goles en Champions, sólo superado por Lionel Messi (120) y Cristiano Ronaldo (135).

La victoria de los alemanes supuso su 19º partido consecutivo sin perder fuera de casa en la Liga de Campeones; Son 15 victorias y cuatro empates. Se trata de un récord en la competición. La última derrota fue en septiembre de 2017: el PSG de Unai Emery se impuso al Bayern de Carlo Ancelotti por 3-0 en el Parque de los Príncipes. Dani Alves, Neymar y Edinson Cavani marcaron, en un equipo que tenía el centro del campo liderado por Thiago Motta y Adrien Rabiot. En el otro lado estaban James Rodríguez y Arturo Vidal. Tras ese partido, el técnico italiano fue destituido; llegarían Jupp Heynckes, Niko Kovač y finalmente Hansi Flick, en 2019. Cómo vuela el tiempo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*