Kimmich y Coman brillan en el reencuentro de Heynckes con la Champions

Joshua Kimmich of Bayern Munich celebrates scoring their second goal during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
19/10/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-161019-0143.jpg

El Bayern aplastó al Celtic con puño de hierro en el primer encuentro continental de Jupp Heynckes desde que asumió las riendas del club bávaro en su cuarta etapa en la entidad. El campeón teutón repitió el once del reestreno contra el Friburgo, en la puesta en escena al nuevo viejo Bayern, aunque con el cambio obligado de Rudy por el lesionado Javi Martínez. El técnico alemán mantuvo al lado de Thiago a un mediocentro de carácter más posicional, que guardara la espalda del hispanobrasileño después de cada pérdida de balón. Pero lo más interesante del partido llegó de las botas de los dos futbolistas más jóvenes de la alineación teutona. Una vez más, Joshua Kimmich se exhibió en la banda derecha y Kingsley Coman aprovechó su oportunidad para reivindicarse con una actuación destacada.

Bayern Múnich 3 (Müller 17′, Kimmich 29′, Hummels 51′)
Celtic 0

Bayern vs Celtic - Football tactics and formations

Joshua Kimmich tiene 22 años, pero su toma de decisiones es propia de un jugador más veterano. El inteligentísimo lateral derecho del Bayern se ha adueñado de la posición en el gigante bávaro, que ya no se cuestiona en qué demarcación empezó su carrera el canterano del Stuttgart. Kimmich interpreta el rol de lateral con el poso y la jerarquía de quien llevara centenares de partidos en esa ubicación, y sus incorporaciones castigaron a la zaga escocesa. Una y otra vez, Kimmich percutió con sus movimientos, que alternaron apariciones en la línea de fondo para colgar centros tensos con la derecha con otras irrupciones por el carril central cuando Robben atraía la atención del tierno Tierney. Kimmich suma en la asociación, dota de una salida limpia por la banda en los días de mayor espesura y además genera goles gracias a la calidad de su toque. En la noche del miércoles puso un centro tocadito con la izquierda para Lewandowski en el origen del 1-0, mientras sorprendió al Celtic con el cabezazo en corazón del área que supuso el segundo tanto.

La asistencia del 2-0 la firmó Coman, en lo que supuso su acción más destacada en todo el partido. El extremo francés se entendió de maravilla con David Alaba en el flanco izquierdo y aprovechó la oportunidad que le brindó Heynckes para reclamar mayor continuidad en el cuadro muniqués. Con Ribéry lesionado y James Rodríguez en pleno proceso de adaptación a la Bundesliga, más aún sin su gran valedor, Coman dispone de un contexto único e ideal para conquistar uno de los pocos puestos sin un propietario claramente definido en el Bayern. El atacante galo encaró una y otra vez al costarricense Cristian Gamboa, que nunca pudo contener los vertiginosos cambios de ritmo del “29” del Bayern. Se atrevió a jugársela a menudo -con éxito- e incluso se apreció mayor voracidad en el último toque, mayor determinación a la hora de buscar el remate, la faceta en la que goza de mayor margen de mejora. Coman desbordó con diagonales hacia el carril central y con regates que buscaban la línea de fondo, como en la jugada del 2-0, y asimismo encontró en Alaba un socio idóneo para desconcertar a Gamboa con recurrentes dos contra uno. El austríaco interpretó los movimientos que requería cada jugada y colaboró en convertir la noche de la zaga escocesa en una pesadilla.

Kingsley Coman of Bayern Munich is tackled by Mahmoud Dahoud of Borussia Monchengladbach during the Bundesliga match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 30/04/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-EIB-160430-0048.jpg
Kingsley Coman fue uno de los jugadores más destacados del Bayern. Foto: Focus Images Ltd.

El Bayern redondeó la goleada con un cabezazo de Hummels a la salida de un córner, ya en la segunda mitad. Robert Lewandowski se quedó sin marcar en lo que supone una excepción prácticamente paranormal, y el colchón del resultado permitió a los de Heynckes bajar el pistón en la recta final. La intensa presión que ahogó al Celtic se diluyó y el cuadro escocés se permitió el lujo de asomarse al área de Ulreich con varios contragolpes. Patrick Roberts fue el elemento más insistente en su búsqueda del gol, pues intentó encarar a Alaba en reiteradas ocasiones, aunque luego Sinclair, Tierney, Rogic, Forrest e incluso Lustig dispusieron de oportunidades para maquillar el electrónico. El Celtic se animó e hizo entrar en calor a Ulreich, que respondió cuando se le exigió intervenir. El Bayern encauzó su camino en la Champions en una noche plácida en la que Heynckes pudo apreciar varias de las virtudes de dos de los futbolistas a los que no entrenó en su última etapa en el club muniqués.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Aunque los dos rivales son muy inferiores , en los dos partidos con Heynkes por primera vez se ha visto buen fútbol en el Bayern en muchísimo tiempo, también se ve un equipo muy sólido.

La realidad es que Ancelotti era una rémora y un desastre, no jugaba a nada, se seguía con el 4-3-3 de Guardiola por inercia, y sin trabajo táctico alguno , y con un físico pobre. Con Ancelotti este año no iba a ganar nada, ahora creo que la Bundesliga no se le escapa y en Europa puede havwr más.

Deja un comentario

*