El Bayern de James aplaca al mejor Mbappé

Corentin Tolisso of Bayern Munich celebrates scoring his side's second goal of the game during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
05/12/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-171205-0028.jpg

El serio correctivo infringido por el París Saint-Germain al Bayern (3-0) en el principio del fin de la era Ancelotti exigía una respuesta germana a la altura de las circunstancias 68 días después, asentado su nuevo técnico en el banquillo tras una transición convulsa que comienza a dar los frutos deseados. Liderados por James Rodríguez, los alemanes gustaron por su audacia para maniatar al cóctel de estrellas del rival pero también por saber mezclar en las proporciones exactas el orden y la sobriedad con facilitarle la libertad necesaria al 10 colombiano para salirse del guion escrito por su entrenador, Jupp Heynckes. El soporte de Rudy y Tolisso en la medular permitió a James descolgarse por el territorio de Ribéry, agujereando el entramado defensivo diseñado por Unai Emery y sacando a la luz las carencias sin balón de Dani Alves. El lateral brasileño, superado por todo aquel que pisó su zona de influencia, se mostró vulnerable en las disputas, disperso en la toma de decisiones y añoró contar con el respaldo de sus compañeros para frenar la sangría por su perfil. Cada desajuste del PSG fue castigado por el Bayern, justo vencedor en un encuentro más parejo de lo que indica el resultado final (3-1). A la postre, el triunfo local no resultó suficiente para alterar la clasificación: los franceses acceden al sorteo de octavos como primeros.

El traspié galo pone de manifiesto un problema a resolver con urgencia en la Ville Lumière: el PSG no se comporta como un bloque cuando pierde el esférico. Los conatos de presión puestos en práctica nacen en decisiones individuales no respaldadas por el grueso del grupo y las distancias entre líneas son excesivas e imposibilitan las llegadas a tiempo de las ayudas de los centrocampistas a los laterales. Queriendo o sin querer, los hombres de ataque se desentienden de las funciones defensivas sin ponderar las consecuencias de su decisión, convirtiendo cada repliegue en un dolor de muelas para Emery. Un candidato al título como el París no puede permitirse exponer sus flancos con tanta tibieza, sin oponer resistencia, porque futbolistas veloces e imprevisibles como Coman nunca perdonan cuando huelen sangre. El francés dinamitó el encuentro en un momento delicado, con 2-1 en el marcador y Mbappé haciendo de las suyas. La punta de velocidad en conducción de Kingsley y el timing de Tolisso para pisar zona de remate aclararon el panorama muniqués.

Bayern 3 (Lewandowski 8′, Tolisso 37′, 69′)
París Saint-Germain 1 (Mbappé 50′)

PSG vs Bayern - Football tactics and formations

En un noche aciaga para Neymar JR y Cavani, indolentes y erráticos en las dos mitades del campo, Mbappé emergió como la gran esperanza para aliviar el mal trago, y a punto estuvo de canjear su fútbol por un marcador más de su agrado. Por momentos resultó casi paródico, pues todos los balones que pasaron por sus pies salieron mejorados de los mismos. El gran talento joven del fútbol europeo se echó a su equipo a la espalda como pocos o ninguno han podido hacer con 18 años. Al ex del Mónaco no le asusta nada, no tiene vértigo, parece haber asumido que es uno de los elegidos y convive sin mostrar nerviosismo ante las enormes expectativas creadas alrededor de su figura. La plasticidad de todos y cada uno de sus movimientos cuando agarra la pelota es cautivadora: traspasa la barrera de lo común hasta adentrarse sin remedio en el mundo de lo diferente. Si Mbappé lideró la revolución contra el Bayern en París, en Múnich se le privó de ello por la falta de socios más inspirados. Kylian se retiró a los vestuarios con un solo gol en su zurrón particular, que pudieron ser un par más de haber afinado la puntería.

Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG: «No salimos a jugar en la primera mitad. No entramos en el campo. Estoy muy decepcionado porque no veníamos aquí a perder 3-1. Espero que esta derrota ayude al equipo en la Liga de Campeones. […] ¿Rivales en el sorteo? Si estás listo, puedes jugar contra cualquier gran equipo. Lo más importante es estar bien preparado».

Tan solo James brilló a la altura de Mbappé, aunque el colombiano sí pudo contar con el respaldo del resto de sus compañeros. Horas después, el París Saint-Germain todavía digiere la lección: el grupo quita y da razones cuando varias de tus individualidades más talentosas no encuentran soluciones a las incógnitas planteadas por el oponente. Que los galos funcionen todos como un equipo bien ensamblado se antoja uno de los retos más estimulantes de cuantos haya podido afrontar Emery a lo largo de su carrera deportiva. El premio es suculento: la gloria.

Neymar of Paris Saint-Germain during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 05/12/2017 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-171205-0040.jpg
Neymar JR, en el Allianz Arena, Múnich (Foto: EXPA Pictures/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

Realmente el partido se decide en tres acciones donde el sospechoso número 1 es Daniel Alves:

1-0. Queda muy descolgado en la salida desde el área pequeña y habilita a Lewandowski.
2-0. Hay un centro lateral que defiende desde muy lejos con pasividad, da toda la ventaja a James para poner el centro al lugar donde quiere. Allí aparece Tolisso infiltrándose y remata.
3-1. Balón dividido al que llega tardísimo, Coman le gana la acción con mucha velocidad, él va al suelo y acaba dejando todo el carril vacío para que asistan de nuevo a Tolisso.

Aparte de eso con el balón tampoco jugó bien, malos pases y malas sensaciones. Tampoco estuvo a la altura Neymar, apático durante buena parte del partido. Hubo una jugada que se repitió en varias ocasiones, y también el día del Celtic, aunque aquel resultado maquilló el tema y es que Neymar baja a recibir hasta la línea divisoria, recibe un dos contra uno, intenta resolverlo mediante regates, pierde el balón, se va al suelo y el rival tiene una contra fácil.

De todos modos, el 3-1 me parece engañoso. Yo no vi al Bayern superior, es más fue muy inferior en la segunda parte hasta el 3-1, que fue un gol anticlimático porque la inercia parecía muy favorable al PSG. En la primera, por poner un dato, PSG tuvo un 58% de posesión y el Bayern metió dos goles en tres disparos. En ocasiones estuvieron parejos, la diferencia fue que las que concedió el PSG fueron demasiado flagrantes.

Pese a que es de mis futbolistas preferidos, yo venía también a “rajar” de Dani Alves. Ayer aparece en la foto de los tres goles del Bayern, y no me parece algo puntual. Creo que ya no está para ser lateral en partidos de esta índole.

Ojo, no hablo de que no juegue, eso sería una locura porque aporta competitividad, experiencia, calidad y tiene mística en la Champions. Me refiero a que hay que reubicarlo, ya sea de extremo (como el año pasado en la Juve) o de carrilero en línea de 5. Como lateral le falta el fuelle físico necesario para aguantar los 90 minutos rellenando una banda vacía en ataque (Mbappé teórico extremo se mete por dentro) lo que acaba perjudicándole en ataque. Además, le falta punta de velocidad como se vio en el 3-1 en el que Coman lo deja en evidencia.

Eso de que el Bayern fue muy inferior en la segunda parte…con 2-0 se replegó y el Psg que es muy buen equipo apretó.

Creo que son excesivas las críticas a Alves.

Y en el Bayern se nota que no está Ancelotti, con el , hoy el resultado hubieras sido como poco revés, ahora el equipo es mucho más sólido y juegan a varias cosas, no como antes que no jugaban a nada

Respecto al partido, me quedo con James y Mbappé por ambas partes.

Al colombiano se le vio muy cómodo en esa mediapunta con libertad. Y con el talento que tiene, si está cómodo es capaz de generarte dos goles como ayer y bastantes acciones positivas en las zonas que más sufre el equipo rival, pues James además de ser muy talentoso con balón, sabe leer muy bien el juego.

Lo de Mbappé ya se queda sin adjetivos. Tiene 18 años y es capaz de echarse a las espaldas a un PSG con jugadores de la dimensión de Dani Alves, Neymar, Marquinhos, Verratti o Cavani. Ayer, cuando los parisinos estaban siendo muy superardos por los bávaros, sus compañeros le buscaban sistemáticamente para que él tirara del equipo, a mí me parece muy fuerte.

“Liderados por James Rodríguez” a lo que hemos llegado Bayern, menos mal que hace años ya tampoco me caes bien…

Deja un comentario

*