Besiktas hace historia

Besiktas J.K. fans before the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
27/08/2014

Besiktas no quería ser menos que Fenerbahçe y Galatasaray y se convirtió en el tercer equipo de la ciudad de Estambul que supera la fase de grupos de la Champions League. El conjunto blanquinegro, el tercer club turco que alcanza dicho logro, selló su pase a los octavos de final de la máxima competición continental como primero de grupo con un empate contra el Oporto en un choque que pudo ganar perfectamente. El elenco local marcó el ritmo del juego y generó las mejores ocasiones de gol, pero se topó con la eficacia de los dragones, que se adelantaron a balón parado y regresaron a casa con un punto que tampoco les deja insatisfechos de cara a la última jornada de la fase de grupos.

Besiktas 1 (Talisca 41′)
Oporto 1 (Felipe 29′)

Oporto vs Besiktas - Football tactics and formations

Con la lección aprendida después de caer goleados en Do Dragao ante el campeón otomano, Sergio Conceiçao tomó un par de precauciones para medirse al Besiktas. Plantó un doble lateral en el sector derecho, adelantando a Ricardo Pereira para escoltar al uruguayo Maxi Pereira frente a las incursiones de Babel y las posibles caídas a banda de Cenk Tosun. Por otra parte, el técnico luso dio continuidad a la apuesta por tres centrocampistas en los choques de mayor enjundia, con Sergio Oliveira de nuevo en la alineación de los dragones. El caso del canterano del Oporto es cuanto menos curioso: Sergio Oliveira ha participado en más partidos de Champions que de liga este curso. Oliveira ha sido titular en los tres choques continentales, mientras en la liga a duras penas supera los 100 minutos disputados. Noventa de ellos, eso sí, en la visita al Sporting CP. Así pues, Oliveira juega poco, pero rara vez se pierde un partido importante.

La entrada de Oliveira apuntaló la medular para espesar la circulación del Besiktas, incómodo para conectar con Talisca entre líneas. A falta de mayor participación del talentoso mediapunta brasileño, el equipo turco encontró la solución en las bandas. Quaresma generó bastantes problemas en el flanco derecho, mientras Tosun cayó constantemente a ambos costados para sacar de sus casillas a los centrales portistas. Por su parte, el Oporto se encomendó al desequilibrio de Yacine Brahimi, con libertad absoluta para moverse entre líneas y arrastrar la marca de Gönul. Las jugadas individuales del internacional argelino fueron lo más destacado del Oporto, que también encontró en la velocidad de Ricardo Pereira una interesante vía de escape para compensar la monumental actuación de Pepe, que borró del mapa a Aboubakar.

Pepe, Besiktas, Portugal Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678 04/05/2015
Pepe firmó una primera mitad monumental. Foto: Focus Images Ltd.

El Oporto se adelantó en una jugada a balón parado indirecta que sorprendió a la defensa del Besiktas. La efectividad de los dragones en las acciones de estrategia este curso es digna de estudio, y sirvió para sacar de nuevo réditos en un estadio complicado como el del Besiktas. Sin embargo, el equipo blanquinegro se repuso a la diana visitante gracias a una acción maravillosa de Tosun, que dejó atrás a Felipe con un toque sutil y sirvió en bandeja el tanto del empate a Talisca, que igualó antes del descanso. En la reanudación, el campeón otomano firmó sus mejores minutos: con Medel formando pareja con Pepe en el eje de la zaga, Besiktas empujó al Oporto hacia su mitad de campo y lo encerró por completo. El cuadro local minimizó los contragolpes de los dragones, movió la pelota con fluidez en el último tercio bajo la batuta de Arslan y recuperó la pelota pocos segundos después de perderla, siempre lejos del arco de Fabri. Babel hizo temblar la madera con un disparo desde la frontal y Aboubakar apenas entró en contacto con el esférico, absolutamente aislado. El ritmo infernal del Besiktas se diluyó en el cuarto de hora final, pero aun así limitó todo el peligro del Oporto a una ocasión. Una ocasión clarísima, eso sí, que se encontró Ricardo Pereira tras un mal despeje de Medel y que mandó fuera con un defectuoso disparo con el exterior de la bota derecha. Pese a que el empate le clasificaba como primero, Besiktas no fue conservador y desplegó una notable versión en busca de los tres puntos. No los sumó, pero demostró que su clasificación para octavos de final no es fruto de la casualidad. El pase del Oporto a la siguiente ronda deberá esperar, aunque los dragones dependen de sí mismos: les basta con ganar en la última jornada a un Mónaco sin opciones de alcanzar la tercera plaza.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*