Tozudez otomana

Besiktas J.K. fans before the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
27/08/2014

Algunos partidos no se pueden contar. Hay que verlos y vivirlos en directo para tomar consciencia de lo que está ocurriendo a medida que corre el reloj y se enlazan sucesos inverosímiles, impensables un rato antes. El empate del Besiktas en casa contra el Benfica es uno de los mejores ejemplos. A priori, un empate de los lusos en Estambul no es un mal resultado, pero esta lectura pierde todo su sentido cuando uno recuerda que al descanso ganaba 0-3. O que tras la primera mitad los jugadores otomanos se dirigieron a sus aficionados en un gesto inusual, como pidiendo perdón, antes de retirarse a los vestuarios. Una hora más tarde el Besiktas mantendría su condición de invicto esta temporada. No cae derrotado desde mayo, cuando perdió un partido contra Konyaspor después de celebrar el título liguero.

Besiktas 3 (Tosun 58′, Quaresma 83′, Aboubakar 89′)
Benfica 3 (Guedes 10′, N. Semedo 25′, Fejsa 31′)

Besiktas vs Benfica - Football tactics and formations

El Benfica se complicó de forma inexplicable un partido plácido, que ganaba 0-3. Los lusos se encontraron con un cándido e ingenuo Besiktas que puso muchas más facilidades de las esperadas. En lugar de encontrarse un infierno, un encuentro trabado, con interrupciones, el campeón turco puso la alfombra roja hasta el área de Fabricio. La zaga otomana permitió remates fáciles y defendió sin ningún tipo de rigor. Gonçalo Guedes se coló entre los centrales para abrir la lata muy pronto y en la acción del tercer tanto el Benfica pudo cabecear al poste en tres ocasiones en el área local antes de poner el balón en el fondo de la red. Entre medias, Nelsinho Semedo se sacó de la chistera un golazo antológico desde fuera del área. En cualquier caso, el Besiktas pareció un conjunto endeble, timorato, sin personalidad, frágil psicológicamente. Cada diana suponía una tortura para los turcos, que intentaron cambiar el rumbo del partido tras encajar el segundo tanto recolocando a algunas de sus piezas. Adriano pasó a jugar de lateral izquierdo, Beck actuó en el perfil derecho y Gönul adelantó unos metros su posición, pero nada cambió hasta el descanso. La velocidad de Guedes para atacar los espacios, las incorporaciones de Semedo y la capacidad de Mitroglou para bajar todo tipo de balones causaban estragos en los locales.

Ricardo Quaresma tendrá seguro una motivación especial. Foto: Focus Images Ltd.
Ricardo Quaresma no apareció hasta la segunda parte. Foto: Focus Images Ltd.

Senol Gunes introdujo dos cambios al descanso. No alteró la disposición táctica del equipo, pero le dio otra cara al campeón turco con la entrada de Inler y Cenk Tosun. El delantero internacional por Turquía se colocó en la banda izquierda y fue el único que salió del túnel de vestuarios convencido de que la machada era posible. Tosun siempre creyó. La segunda mitad empezó como terminó la primera, con la defensa local demasiado pasiva y el Benfica llegando con facilidad al área rival. Incluso Mitroglou perdonó el cuarto. Sin embargo, Tosun estiró al Besiktas por la banda izquierda y marcó un golazo que convenció a todo el estadio que la remontada no era una utopía. El Besiktas no solo necesitaba un gol pronto, sino que le ayudó que el 1-3 fuese un remate precioso, de tijera, pues la belleza del tanto encendió incluso más a la afición.

Besiktas vs Benfica - Football tactics and formations

El gol de Tosun fue la semilla de lo que vendría después. El Besiktas ganó metros y empujó a un Benfica superado por las circunstancias, sin capacidad para frenar la estampida que se asomaba. Tosun activó a varios de sus compañeros y Quaresma empezó a aparecer con más frecuencia. Sin embargo, fue un favor de la defensa encarnada lo que permitió al Besiktas creerse de verdad la remontada. Lindelöf desvió un centro lateral con el brazo, Skomina señaló el punto de penalti y Quaresma no perdonó desde los once metros. A falta de diez minutos, era cuestión de tiempo que el Besiktas empatara. Lo pudo hacer Aboubakar con un cabezazo que detuvo de forma espectacular Ederson, pero no fue hasta la jugada posterior cuando el camerunés igualó la contienda después de rematar al fondo de la red una asistencia inverosímil de Quaresma, que centró de rabona desde la banda izquierda. El extremo luso, con tres goles y tres asistencias, ha participado en seis de las dianas del Besiktas en la Champions League. En uno de los partidos más increíbles de la fase de grupos de la Champions, al Benfica se le escurrió la clasificación para octavos y deberá jugárselo todo en la última jornada contra el Nápoles en Da Luz. Estambul, escenario de la remontada más épica de la historia de las finales de Champions, vibró con el derroche de personalidad del Besiktas, que ha ganado puntos en tres de los cinco partidos que ha disputado con goles anotados a partir del minuto 85′.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Mejor, de hecho. Que al final hice una mezcla entre cabezonería y tozudez que no termina de encajar. Editado queda, porque creo que tienes razón. Saludos, Javi.

Deja un comentario

*