Besiktas y Mónaco posponen lo inevitable

Besiktas J.K. fans before the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
27/08/2014

La plantilla del Mónaco 2017-18 poco se parece a la del año anterior, pero la visita a Estambul volvió a evidenciar la bisoñez del equipo de Leonardo Jardim en los momentos de mayor exigencia. El club del Principado se adelantó justo antes del descanso con una acción marca de la casa, un robo en campo contrario que permitió castigar la ingenuidad del campeón otomano, pero luego no fue capaz de conservar su botín a la que el Besiktas apretó. En la eterna comparación con el mejor Mónaco de la última década lo normal es salir claramente perjudicado, pero el recuerdo tan reciente no deja de afligir ante la más mínima muestra de nostalgia. Ni el Mónaco es tan sólido atrás como en las mejores épocas de Jardim ni tan contundente arriba para sentirse cómodo en el intercambio de golpes. El club monegasco salvó un punto en su visita al líder de grupo, pero la ternura de su plantilla quedó patente ante un rival plagado de jugadores experimentados.

Besiktas 1 (Tosun 55′)
Mónaco 1 (Rony Lopes 45′)

Besiktas vs Monaco - Football tactics and formations

Por si el Mónaco no tenía suficiente con las lesiones de Falcao y Sidibé, pronto se sumó a la lista de ausentes Thomas Lemar. El volante galo se marchó sustituido en los primeros compases de un partido en el que el Besiktas saltó con la intención de llevar la iniciativa del juego, pero en el que le costó traducir sus mejores fases de fútbol en ocasiones de gol. El Besiktas movía la pelota con fluidez y se acercaba con frecuencia al balcón del área visitante, pero luego le faltaba contundencia y decisión en el último momento. Siempre aparecía la cabeza de Glik o de Jemerson para despejar los centros de Quaresma, el futbolista más activo de la primera parte, o bien Babel u Özyakup daban un toque más de la cuenta dentro del área. Subasic apenas tuvo que intervenir a pesar del sufrimiento de Jorge, eterno perdedor en el duelo con Quaresma, algo que intentaba compensar el cuadro monegasco con la solidaridad de un bloque junto en defensa. Sin embargo, el Mónaco tampoco se desplegaba con asiduidad a la contra una vez Keita Baldé pasó a ocupar la banda izquierda tras la introducción obligada de Jovetic, que reemplazó a Lemar. El Mónaco perdió profundidad y solo progresó gracias a la lucidez de los toques de Tielemans y Moutinho, que precisamente le robó la cartera a Adriano en la última jugada previa al descanso. El lateral brasileño arriesgó la posesión en una zona prohibida y Rony Lopes lo castigó con un disparo desde la frontal.

El Besiktas se metió de nuevo en el choque gracias a una pérdida de Youri Tielemans. El centrocampista belga quiso recortar ante la presión de un futbolista local y expuso a su equipo a un contragolpe letal. Arslan filtró el pase perfecto para el desmarque de Quaresma, que dejó clavado a Jorge con un recorte dentro del área. El penalty no lo falló Cenk Tosun, verdugo del Mónaco con tres goles en los dos enfrentamientos directos con el club del Principado. El tanto sacó del partido al joven Tielemans, que poco después volvió a perder un balón en la misma zona que no supuso el 2-1 de milagro. Abrumado por las circunstancias, acabó sustiuido. Con el gol del empate el Mónaco transmitió el nerviosismo que se espera de una plantilla tan joven e inexperta en partidos delicados de la Copa de Europa. Debía llevar la iniciativa en busca de una victoria que le diera aire de cara a las dos últimas jornadas, pero la calidad de sus pases empeoró, su juego dejó de tener continuidad y se contagiaron de la emotividad que le imprimió al duelo el Besiktas, pasional como pocos, que se dejó llevar por el rugir de la grada. El partido se rompió entre los nervios monegascos y las malas decisiones del Besiktas en cada contragolpe. El campeón turco desperdició situaciones de ventaja con disparos precipitados o intentos de pases imposibles, mientras en el Mónaco fue Keita Baldé quien no pudo transformar dos ocasiones de gol clarísimas para volver a adelantar a un reciente semifinalista de Champions que ahora solo suma dos puntos de doce posibles. Aun así, pese al empate, ni el Besiktas está matemáticamente en octavos ni el Mónaco se despide de la Champions, pero mucho debe desafiar el fútbol a la lógica para que ambas cosas no se confirmen tarde o temprano en las dos jornadas que restan.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*