Haaland es de otro planeta

A Borussia Dortmund flag is waved before the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
05/03/2019

Lo suyo no es normal. Es el nuevo rey vikingo que atemoriza a toda Europa. Puede despistar por su rostro angelical, pero, a la que choca con los centrales o arma su pierna izquierda, nadie se traga el engaño. Está hecho de otra pasta y está claramente tocado por una varita. Ante el PSG, volvió a su senda habitual de la eficacia desorbitada: sus dos remates a puerta acabaron en gol. Ya suma once tantos con el Borussia Dortmund de un total de 13 disparos entre palos. Sigue con su idilio y parece llegado de otro planeta, más gélido e inhóspito, donde sus habitantes son espadachines valientes e impertérritos a los que no les tiembla el pulso ni se sienten amedrentados por las alturas de la Champions.

Haaland está conquistando Europa, palmo a palmo, batida a batida, pero no está solo en su empresa ambiciosa. Le acompaña otro jugador nacido en Inglaterra como Jadon Sancho, que se ha marcado un partido celestial. Lo suyo tampoco es demasiado normal, a sus tiernos 19 años. Verle jugar es una delicia y una exhibición constante. Amaga, recorta, frena, amenaza, descose, aparece, fluye, levita. Y así podríamos tirarnos toda la crónica. Interpreta en todo momento lo que es más beneficioso para su equipo: si caer a un costado, si permutar con el otro extremo, si recibir entre líneas o si acercarse a Thorgan Hazard para sembrar el caos en sociedad.

Borussia Dortmund 2 (Haaland 69’, 77’)
PSG 1 (Neymar 75’)

PSG vs BVB - Football tactics and formations

El día que todos los focos estaban puestos en Mbappé y Neymar, aparecieron los rutilantes e irreverentes bisoños del Dortmund. Acapararon la atención y se impusieron gracias a una espectacular versión de su equipo, muy por encima de las prestaciones que venía ofreciendo. El Signal Iduna Park se cargó de una energía especial que rápidamente interiorizaron sus jugadores, sobre todo Can y Witsel, que juegan como si tuvieran tentáculos y más de dos pulmones. Entre los dos robaron la friolera de 18 balones. Aportan recorrido, fortaleza, pierna dura y una gran presencia para recuperar en campo rival. También funcionó a la perfección la línea de tres centrales que montó Lucien Favre. Una disposición esperada si no hubiera sido por la ausencia de Akanji en detrimento del alargado Zagadou, un tallo de gran musculatura que hizo un partido redondo hasta que se resbaló en el peor instante y no pudo detener la carrera de Mbappé, quien acabó sirviendo el gol a Neymar. Era el del empate. Casi de la nada, el prodigio francés se marcó un eslalon marca de la casa.

Pero dos minutos después, y sin dejar ningún margen de reacción posible, Haaland fusiló a la red. Recibió un balón interior de Giovanni Reyna, otro nacido en Inglaterra, de tan solo 17 años, y remachó sin piedad. Ni se lo pensó. Juega con una personalidad tan arrolladora que asusta. Tan solo quieres verlo pelear, descargar de cara y reventar el balón contra la red. La belleza en el remate está ahí, en el veneno que inocula en cada golpeo. Previamente, y también de las botas de Haaland, el Borussia había abierto la lata. En otra de las muchas jugadas que tiene patentadas el noruego: ser el más listo de la clase dentro de área pequeña. Tras una gran acción coral del Dortmund, la jugada terminó con un centro dañino de Achraf desde la derecha, directo al corazón del área, y el más pillo fue Haaland, quien echó el lazo al rebote y no perdonó.

Keylor Navas of Paris Saint-Germain makes a save during the UEFA Champions League match at the Estadio Santiago Bernabeu, Madrid Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd +44 7814 482222 26/11/2019
Keylor Navas no pudo evitar que los dos disparos a puerta de Haaland terminaran en el fondo de la red. Foto: Focus Images Ltd.

El PSG estuvo decepcionante y apenas logró conectarse en el partido. El planteamiento fue prudente: apostó por una línea de tres centrales con Marquinhos. La consigna estaba clara: que el equipo no se partiera y que en todo momento tuviera estabilidad para que el Borussia no mojara pan en su especialidad, que es la transición pura y dura. Tuchel prescindió, por lo tanto, de su sistema más reconocible (el 4-4-2) y de su delantero de cabecera, Icardi, en detrimento de Kimpembe, con lo que Mbappé fue el que ejerció ese rol de punta de lanza, secundado por Neymar y Di María en los costados. Con lo que no contaba Tuchel es que el PSG se echaría demasiado atrás, y perdería escalones por dentro para progresar y llevar el balón a sus hombres de arriba.

Muchas veces, Neymar fue el que se encargaba de descender unos metros para dar continuidad al juego del PSG. Pero, incluso si se iba al baño, le seguía Piszczek. Se enganchó de forma muy pegajosa en todo momento al brasileño. Fue una consigna clara, como también lo fue frenar el juego en la medida de lo posible. Ahí el Borussia estuvo rápido e inteligente para no permitir que el PSG cogiera vuelo en sus acciones. De ahí que se atascara en la primera parte y mejorara ligeramente en el segundo acto pero sin atropellar en ningún momento. Lejos quedó esa versión estimulante y sísmica del conjunto francés en ataque.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

La magia de la Champions empieza a impregnar el ambiente y a apoderarse de los cuerpos de los actores menos esperados. En el día de Mbappé y Neymar, brillaron Sancho y Haaland. Y lo que es más llamativo, por lo que venían ofreciendo ambos equipos, el Borussia transmitió sensaciones superiores a nivel grupal, con más energía e intención que su rival. Si bien es cierto que el resultado es corto y el PSG suma un gol a domicilio, la eliminatoria se aprieta. Este ya no es un Dortmund blandito que se rinde ante la colección de cromos del PSG. Aun así, la mala noticia para ellos es que los franceses solo pueden ir a más y que, de la nada, sacan petróleo en forma de goles. Pase lo que pase, toda Europa ya conoce a Haaland, un goleador de otro planeta.

Artículo relacionado: Así juga Erling Haaland

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

8 comments

Veo mucho hype para el reserva de Sorloth en la selección noruega. No olvidemos que lleva 0 goles con la selección y 0 goles con la Sub21. Y que más allá de estos pocos meses, sus números no son nada destacados. “Es muy joven” me diréis algunos. Pero eso no demuestra que sea bueno, sólo me da la razón en el sentido que aún no ha demostrado casi nada, no ha demostrado si será un “One Season Wonder” o no. Cuando pase el tiempo se verá. Respecto al partido, creo que el Borussia tenía una oportunidad de oro para aprovechar el hecho de que Neymar jugase tocado y que además Mbappé casi ni estuviera (ni se le esperase). Han sacado un resultado corto. Si Neymar llega más rodado a la vuelta, veo aún claro favorito al PSG.

Ese chico Haaland es increíble. A mi entender a simple vista, parece una especie de delantero centro que mientras lo asistan bien, mete todas las que toca. Tiene muy bien asimiladas muchas jugadas y su manera de jugar es parecida, a grandes rasgos, a la de Lewandowski. Yo le veo potencial de crack, ojala no sea solo cuestión de este buen pasar. Muy buen artículo como siempre.

La verdad es que no le veo mucho parecido con Lewandowski más allá de que compartan la precisión al definir. El polaco tiene una capacidad de combinar y un regate en corto que no veo en Haaland, y es tremendo para jugar de espaldas. Este chaval, en cambio, tiene una velocidad sorprendente y aunque a priori no lo parezca le favorece jugar con espacios. Repasando sus goles la mayoría son pura intuición de nueve o definiendo raso y potente al palo largo tras ganar la posición por zancada y corpulencia. Es jovencisimo, si gana técnica en espacios reducidos y aprende a jugar de espaldas sin perder ese instinto asesino puede llegar a ser imparable.

Una versión moderna de Alan Shearer me parece a mi. Lo que le falta, se aprende con el tiempo y la experiencia

Eso son palabras mayores: Alan Shearer, el mejor delantero centro que he visto jamás. Supongo que te refieres a la versión más joven de Shearer, porque con los años acabo siendo rematador por encima de cualquier otra cosa, pero eso sí, si la pelota llegaba al área dónde él estaba, la pelota iba adentro.

Si, a la versión joven. Aunque este chaval parece que tambien tiene el don de pegarle una patada a una lavadora y que acabe dentro de la porteria

8 goles en 5 partidos de Bundesliga alemana y uno en otro de copa, tras 16 en 14 partidos de Bundesliga austriaca, 4 en 2 partidos de copa y un total de 10 goles en 7 partidos de Champions entre RB Salzburg y BVB. Balance: 39 goles en 29 partidos, y sólo estamos en febrero. Es normal que haya hype, los números son abrumadores.
Sí es cierto que existe la posibilidad de que se trate de un One season wonder (Jovic me viene a la mente), pero ahí está la Champions para medirlo.
En cuanto a su rendimiento con las selecciones de Noruega no me parece algo determinante. El último encuentro de la absoluta fue en noviembre y Haaland todavía jugaba en Austria, no se habían visto sus exhibiciones con el Dortmund. Hay que esperar al partido contra Serbia en marzo para juzgarlo.
En resumen, lleva un ritmo de crecimiento exponencial y ya veremos cómo acaba.
Por lo demás no entiendo tanto palo al PSG, al final el resultado no es catastrófico, un 2-1 como visitante con la vuelta en París. No están ni mucho menos eliminados.

Deja un comentario

*