Messi volvió y se restableció el orden en Glasgow

Messi of FC Barcelona during the UEFA Champions League match against Celtic at Camp Nou, Barcelona
Picture by Luis Tato/Focus Images Ltd (+34) 661 459 33
13/09/2016

Se hace difícil dibujar un retrato de algo tan simple: ahora mismo los partidos del FC Barcelona se explican por obra y gracia de Leo Messi. El argentino es en estos momentos un jugador todopoderoso y está en modo multifunción. Que el Celtic aprieta muy arriba y sus pivotes se van a morder en líneas muy adelantadas, él recupera la versión de ‘killer’ de la 11/12 para castigar el área rival con su presencia; que el centro del campo no es capaz por sí sólo de controlar el juego, Leo aparece entonces con el 6 de Xavi para templar el ánimo. Ante tal superioridad resulta casi obsceno pretender teorizar sobre nada, pero el buen partido de fútbol vivido en Celtic Park bien se merece el intento.

Celtic 0
FC Barcelona 2 (Messi 24′, 55′)

Celtic vs FC Barcelona - Football tactics and formations
Tal y como ya había adelantado Brendan Rodgers, el Celtic que salió ante un estadio con una atmósfera espectacular poco tenía que ver con la versión timorata del 7-0 de la primera vuelta. Los hoops plantearon una presión lo suficientemente alta y activa como para entorpecer el desarrollo del juego azulgrana. Para ello era clave la función de Brown y Armstrong para cerrar las líneas de pase entre Busquets y el tercio atacante catalán. Y el plan le surtió más o menos efecto, no dejó que el Barça se asentara cómodamente pero también es cierto que el buen hacer defensivo no se tradujo en llegadas claras al arco de Ter Stegen. La oposición era competente, pero también lo fue el Barça en Glasgow. Leo Messi interpretó lo que necesitaba su equipo para zafarse del agobio local y su ‘intercambio’ de posiciones con Rakitic era clave para tocar, generar y llegar.

Conexión Neymar-Messi

Tuvo varias el equipo de Luis Enrique Martínez y en el 24′ culminó: pase con rosca de Neymar al más puro estilo Ronaldinho a la llegada y el remate de primeras de Messi para firmar el primer tanto barcelonista de la noche. La jugada merece el elogio para el argentino pero también a la comba de dulce que puso el brasileño quien, a diferencia de partidos anteriores, esta vez estuvo ágil en el regate, preciso en sus acciones y certero en la toma de decisiones. Quizás uno de los motivos que expliquen la mejora del rendimiento de Neymar sea la vuelta de Jordi Alba al once titular. Posiblemente el de L’Hospitalet de Llobregat no sea un hombre que suela acaparar demasiados comentarios pero parece obvio que su conexión con Neymar es mejor que la que tiene Lucas Digne. El francés puede que aporte otras cualidades, pero a día de hoy el ex del Valencia genera más peligro en ataque y hace mejores a sus socios.

Celtic captain Scott Brown prior to the QTS League Cup Final at Hampden Park, Glasgow Picture by Greg Kwasnik/Focus Images Ltd +44 7902 021456 15/03/2015
El vigor de Scott Brown en el centro del campo fue una de las claves de la solvente versión del Celtic ante un buen Barça. Foto: Focus Images Ltd.
Pese al gol, los de Brendan Rodgers no se desmoronaron y siguieron ejecutando su plan de presión, robo y transición rápida pero ni Sinclair, ni Rogic ni Dembélé lograron asustar realmente al Barça. También tiene buena parte de culpa la pareja de centrales visitanto y lo que sorprendió de la zaga azulgrana no fue sólo el buen nivel de Gerard Piqué, algo habitual en el último año, puesto que su acompañante Javier Mascherano estuvo también excelente. Rápido en la corrección, atento y seguro; el partido del argentino recordó a las mejores épocas del ‘Jefecito’. Entre el ex del Liverpool y Piqué secaron a Moussa Dembélé, sin duda el hombre que lo intentó con más ahínco por parte local, un empeño sólo superado por el del capitán Scott Brown en el centro del campo.

Del posible empate, a la sentencia

Tras el descanso, Rodgers dio entrada a Forrest en substitución de un gris Sinclair y pareció doblar la apuesta: la presión del Celtic en el inicio de la segunda mitad fue incluso un poco más alta que la vista hasta entonces. Le pudo salir bien el atrevimiento al norirlandés, pues los suyos robaron varios balones en zona de peligro y llegaron a pisar con relativa frecuencia el tercio de campo azulgrana. De hecho, todo hubiera podido cambiar si Dembélé hubiera rematado mejor un gran centro de Forrest. El francés no aprovechó el único despiste en toda la noche de la zaga azulgrana y su testarazo salió extrañamente blando. Fue un exceso de candidez que se repitió acto seguido en el área propia: posesión larga del Barça que embotelló a su rival en el área, Luis Suárez hizo de pívot de baloncesto batallando en el poste bajo y el lateral zurdo Emilio Izaguirre cayó en su trampa al cometer una acción demasiado vistosa como para que el árbitro no señalara penalti. La pena máxima la transformó Leo Messi para hacer el noveno tanto en cuatro partidos de Champions, simplemente una barbaridad.

Luis Enrique Martínez: “Lo que ha hecho hoy el equipo no dista mucho de otros partidos fuera de casa”

Ahí se acabó el partido de facto, aunque aún quedaba más de media hora por jugarse. El Celtic ya no apretó con la misma eficiencia y el Barça se dedicó a mover el balón y a encontrar los espacios que el Celtic le iba dejando en una defensa cada vez menos coordinada. Los minutos restantes dejaron un encontronazo entre Neymar y Lustig, al cual el brasileño castigó como quiso en los 77 minutos que estuvo sobre el terreno de juego, y también el debut del defensa aún propiedad de Fluminense Marlon en Champions League.

Neymar Jr. of FC Barcelona during the La Liga match against Deportivo Alavés at Camp Nou, Barcelona Picture by Luis Tato/Focus Images Ltd (+34) 661 459 33 10/09/2016
La vuelta de Jordi Alba al carril izquierdo fue un elemento importante para la mejora del rendimiento de Neymar. Foto: Focus Images Ltd.
En definitiva, Brendan Rodgers puede irse contento porque su equipo compitió bien ante un grande inspirado, por el desempeño de jugadores como Brown, Dembélé o Armstrong y porque sus cambios le dieron aire al equipo. Aunque por el lado negativo, su combinado no pudo transformar las pocas opciones que tuvo para meterse en el partido y se queda ya sin posibilidades de clasificación para octavos.

Por su parte, Luis Enrique celebró su liderato matemático del grupo C con uno de los partidos más serios de la temporada ante un buen rival que ofreció una notable resistencia. El equipo funcionó, fue inteligente y distintas figuras clave como Busquets, Mascherano o Neymar demostraron recuperar un nivel que parecían haber bajado en las últimas semanas. Por ponerle algún pero al júbilo del asturiano, el desempeño de los centrocampistas Ivan Rakitic y André Gomes aunque fue voluntarioso y sacrificado distó bastante del acierto y el protagonismo que se le supone a una figura tan importante como es la de interior en el esquema del FC Barcelona.

 

Foto portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*