El fútbol es coherente en el Bridge

Bayern Munich’s Serge Gnabry celebrates scoring his side's first goal of the game during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
25/02/2020

El Bayern demostró en Stamford Bridge que su condición de favorito en esta eliminatoria estaba más que justificada. Los bávaros regresan a Múnich con una ventaja de tres goles. Las visitas a Londres se están convirtiendo en un viaje muy apacible para su afición, ya que hace unos meses también ganaron con convicción otro encuentro de Champions en la capital británica (2-7 ante el Tottenham). Ese triunfo fue una de las seis victorias que lograron en los seis encuentros de la fase de grupos. En Europa, hasta la fecha, están intratables. Partidos como el de este martes recuerdan que han de ser considerados como uno de los principales aspirantes a ganar el título. En 2012 se les escapó en su propia casa, cuando fueron derrotados en la final precisamente por el Chelsea. Un año después se resarcieron al ganar en la final de Wembley frente al Borussia Dortmund. Desde entonces, no han pasado de semifinales. ¿Lograrán con el técnico interino Hansi Flick lo que se les resistió con Guardiola? Por ahora van bien encaminados.

La superioridad del Bayern sobre el conjunto local fue palpable a lo largo de todo el encuentro, pero las implicaciones de este dominio sobre el marcador llegaron en un período muy específico. A comienzos del segundo tiempo, dos asociaciones entre Robert Lewandowski y Serge Gnabry dieron lugar a un doblete de este último en un espacio de apenas tres minutos. La balanza, que ya se inclinaba tímidamente hacia el lado del Bayern, se decantó de forma brusca. El partido y la eliminatoria habían cobrado connotaciones distintas. Cualquier idea de igualdad entre rivales o incluso la posibilidad de una acción puntual que metiese al Chelsea en el partido pasaron a ser opciones de lo más remotas. El fútbol, sobre todo en eliminatorias, ha ofrecido suficientes ejemplos de naturaleza irracional, momentos inexplicables, pero en este caso fue bastante coherente consigo mismo y, después de una primera parte de cortesía, señaló sin tapujos al mejor equipo tras el descanso.

Chelsea 0
Bayern de Múnich 3 (Gnabry 51′, 54′, Lewandowski 76′)

Chelsea vs Bayern - Football tactics and formations

Frank Lampard volvió a recurrir a una línea de tres atrás en un 3-4-3. De hecho, repitió la alineación completa que ya utilizó el sábado en el derbi londinense que le ganaron por 2-1 al Tottenham. Flick también había salido con tres centrales en su ajustado triunfo liguero por 3-2 ante el Paderborn, pero para esta cita recuperó a Jérôme Boateng y Benjamin Pavard, por lo que regresó así a un 4-2-3-1. Del choque de esquemas, una de las principales evidencias desde el primer tiempo fue la libertad del enganche del Bayern. Alineando solo a Mateo Kovacic y Jorginho, Lampard corrió el riesgo de sufrir entre líneas, y así fue. En el territorio entre el doble pivote del Chelsea y su línea de tres, Thomas Müller pudo recibir libre de marca en múltiples ocasiones y generar peligro. Ni le daba tiempo a los medios del Chelsea a interceptarle ni saltaban con él los centrales. Müller era un hombre libre. Cerca estuvo de anotar el primer gol: apreció entre líneas para abrir a banda y acto seguido remató un centro de Gnabry con un cabezazo que dio en el larguero.

Thomas Müller disfrutó de una gran noche en Stamford Bridge, mientras que para Jorginho fue todo lo contrario. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
Thomas Müller disfrutó de una gran noche en Stamford Bridge, mientras que para Jorginho fue todo lo contrario. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

En la portería del Chelsea estaba Willy Caballero porque Kepa Arrizabalaga sigue sin contar para Lampard. El meta argentino no se complicó con los saques de puerta y buscó en largo a Olivier Giroud en la mayoría de los casos. Tampoco arriesgó en exceso en su presión adelantada el Chelsea. Aunque sí que trataba de avanzar sus líneas, la presión rara vez era agresiva. En una de las excepciones llegó una de sus ocasiones más claras del partido, después de que Neuer errara un envío al centro del campo ante la avanzada presión blue. Pero en cuanto el Bayern cogió las riendas, el Chelsea se vio reculando hasta el punto que varios tramos del encuentro se desarrollaron en su propio campo. Thiago Alcântara y Joshua Kimmich disponían de tiempo para diseñar las jugadas, siempre siendo una opción en la iniciación, aportando ritmo, buscando dónde estaban los espacios y ocasionalmente asumiendo los riesgos oportunos.

Apenas se habían jugado cinco minutos del segundo tiempo y el contexto era de relativa igualdad cuando el Bayern se hizo con un balón en la medular. Thiago buscó a Gnabry. César Azpilicueta, el marcador del atacante alemán, tuvo la mala pata de resbalarse. Antes de que el capitán del Chelsea pudiese enmendar el deslice, Gnabry ya avanzaba en carrera a zona de remate después de haberse asociado con Lewandowski, que cayó hacia la izquierda libre de marca. El delantero polaco le devolvió un centro raso a su compañero y de este modo el Bayern se puso por delante.

Estaba ante tres centrales, pero aun así Robert Lewandowski se salió con la suya. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
Estaba ante tres centrales, pero aun así Robert Lewandowski se salió con la suya. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

El Chelsea respondió con una presión más adelantada, tomando, por tanto, más riesgos. Las consecuencias fueron inmediatas. Neuer buscó en largo a Lewandowski, que le ganó la partida a Azpilicueta. Con incluso más campo que antes para correr a la espalda de la defensa del Chelsea, Gnabry y Lewandowski volvieron a protagonizar una asociación similar, en la que el delantero de nuevo se escoraba a la izquierda para recibir un pase y acto seguido devolverle el balón a su socio, que partía por la banda pero que ahora llegaba en carrera por el centro. Cuando los zagueros del Chelsea reaccionaron al desajuste posicional, el balón ya estaba al fondo de la red. Eran tres los centrales del equipo inglés, pero Lewandowski supo cómo quitárselos de encima en los momentos adecuados. Aunque él todavía no había podido marcar, ya llevaba dos asistencias.

Lampard hizo un doble cambio, las mismas sustituciones que ante el Tottenham: entraron Willian y Tammy Abraham y se marcharon Ross Barkley y Giroud. El siguiente cambio tuvo más peso sobre la pizarra: el Chelsea abandonó su esquema de tres atrás con la entrada de Pedro Rodríguez por Azpilicueta y Mason Mount pasó a jugar de mediapunta. Hubo algún indicio de peligro por parte del Chelsea, con un centro de Willian o un amago de sorpresa de Mount cayendo a banda, pero nunca pasaron a ser palabras mayores. En todo caso, el encuentro volvería a inclinarse hacia el mismo lado cuando Alphonso Davies culminó su festival particular de incorporaciones. Tras un par de llegadas destacables, el joven lateral canadiense realizó una nueva carrera por la banda que inició en campo propio y terminó en área rival, donde asistió a Lewandowski. Por supuesto que el nueve del Bayern se iba a marchar con un gol. Ya suma 39 en todas las competiciones. 

Artículo relacionado: Un nuevo velocista en la banda izquierda del Bayern

Alphonso Davies acabó dando una asistencia después de haber protagonizado varias carreras por la banda izquierda. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.
Alphonso Davies acabó dando una asistencia después de haber protagonizado varias carreras por la banda izquierda. Foto: Daniel Hambury/Focus Images Ltd.

Para colmo del Chelsea, en la recta final Marcos Alonso fue expulsado por una agresión que en primer lugar había sido una amarilla, pero que acto seguido el VAR tiñó de color rojo. Además, Jorginho se perderá la vuelta por acumulación de tarjetas después de haber visto una amarilla por protestar. Cosas mucho más extrañas se han dado en esta competición, pero si el fútbol vuelve a seguir en Múnich la misma lógica aplicada en el Bridge, mucho tendrá que mejorar el Chelsea para poder meterse en esta eliminatoria.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de portada: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*