Chelsea-Barcelona: el Clásico europeo moderno

Lionel Messi during the FC Barcelona Training Session at Stamford Bridge, London, UK.
Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979
19/02/2018

Chelsea y Barcelona miden sus fuerzas en una eliminatoria plagada de recuerdos imborrables para ambas entidades. Desde el año 2000, fecha en la que se cruzaron por primera vez los caminos de dos de las grandes potencias del panorama futbolístico del siglo XXI, sus enfrentamientos son sinónimo de épica, tensión desmedida, goles extraordinarios, remontadas imposibles y decisiones arbitrales controvertidas. Ronaldinho, Cech, Iniesta, Guardiola, Mourinho, Drogba, Valdés, Carvalho o Torres, el paso del tiempo ha convertido a todos ellos en protagonistas inolvidables de un puzle incompleto: el de las noches de vino y rosas en la Copa de Europa. Un rompecabezas definido por una de las mayores rivalidades del continente, construida alrededor de dos clubes que consiguieron elevar la categoría del combate a un plano superior: el del choque de estilos. La posesión frente al contragolpe, el fútbol horizontal ante la verticalidad extrema. El relato adornó los Chelsea-Barça hasta convertirlos en disputas entre el agua y el aceite, el blanco y el negro. Una realidad matizada con el paso de los años, pues el Barça de Ernesto Valverde, más de Messi y menos del centrocampismo, y el Chelsea de Antonio Conte, con Fàbregas como mejor socio de Hazard entre el hormigón, se han alejado unos metros de los extremos. Aunque la esencia de ambos no se asemeje.

En paralelo, la mística sitúa a Stamford Bridge en una posición preferente para describir la evolución de Messi, sorprendente actor secundario en este Clásico moderno. Del menudo adolescente argentino cuya larga melena se movía al son de sus caracoleos por la banda derecha del coliseo blue a la actual leyenda del fútbol mundial hay un largo trecho capturado en decenas de fotogramas inmortalizados en un estadio en el que las redes de las porterías todavía desconocen a qué sabe un gol del rosarino. Si La Pulga aisla sus ochos visitas al templo de Abramovich, recordará la dureza de Del Horno, las chanzas de Mourinho, los trucos de magia en una baldosa de Ronaldinho o la icónica camiseta al viento de Iniesta mientras Guardiola corría la banda como si fuese Jordi Alba; pero a buen seguro sus labios no dibujarán una sonrisa. Porque el Londres más azul continúa siendo inmune a la picadura del mejor entre los mejores. Por fortuna para el 10, el azar le brinda ahora la oportunidad de colorear a los 30 lo que comenzó a perfilar con solo 18.

Antonio Conte: «Es un gran reto, vamos a enfrentarnos a un gran equipo, uno de los mejores del mundo. También creo que este tipo de partidos requieren motivación, entusiasmo. No será fácil, el Barça es un equipo maravilloso, con unos jugadores fantásticos: Messi, Suárez, Iniesta… Debemos ser ambiciosos para desarrollar nuestro fútbol. […] Cuando hablamos de Messi lo hacemos del mejor jugador del mundo. Tiene la capacidad de crear ocasiones de gol donde tú crees que no hay una opción de marcar. Es un jugador fantástico».

Gary Cahill and Eden Hazard lead the warm up during the Chelsea training session at their Training Ground in Cobham, UK Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 19/02/2018
Gary Cahill y Eden Hazard, en la última sesión de trabajo del Chelsea (Foto: Simon Dael/Focus Images Ltd).

La receta de Conte ofrece pocas dudas, y no por esperada resultará más sencilla de digerir para un Barcelona dispuesto a amasar el balón sin reparos, de principio a fin. Los locales fían el éxito al bloque; los visitantes, a la paciencia para derribar un muro edificado a conciencia por el entrenador italiano. El Chelsea, que ha ganado solidez en las últimas semanas, se aculará agazapado en las inmediaciones de la portería defendida por Courtois y esperará su oportunidad para clavar los colmillos en el cuello del Barça. El diente afilado lo pondrán Hazard y Cesc, los dos jugadores más aptos para dañar a rivales expuestos en las transiciones. El belga tratará de castigar a Sergi Roberto y Piqué con sus vertiginosas conducciones y el de Arenys de Mar intentará alimentar a sus compañeros a través de envíos precisos entre líneas. Para acompañarlos, Conte debe decidir si prescinde o no de su referencia en punta, ya sea Morata o Giroud, liberando de cualquier responsabilidad defensiva a Eden y aumentando la densidad de hombres en el centro del campo. La exuberancia física de Moses y Marcos Alonso desde los costados, el rigor táctico de los tres centrales y el trabajo de pico y pala de los pivotes añaden músculo y plomo.

Con el interrogante de si Messi será esta vez el de siempre y no el del Bridge, más opaco, el Barcelona ha recobrado para la causa a Luis Suárez, a quien se le exigirá puntería. El charrúa, atascado durante los primeros meses del curso, ha recuperado frescura en su juego y clarividencia en los metros finales. La suficiente para pensar en mejorar los registros blaugranas a domicilio cuando la parada es obligada en uno de los campos más exigentes del concierto continental. Al Barça le cuesta anotar lejos del Camp Nou y los precedentes en Londres no son halagüeños, pero el líder de La Liga cree que éste es su momento para dar un golpe sobre la mesa en Europa. Si Messi y Suárez comandarán el ataque, el caparazón lo pondrán Ter Stegen, Umtiti y Piqué, un trío de rendimiento sobresaliente, siempre acompañados por el capitán general Busquets y el coronel Rakitic, este último ascendido en el escalafón culé por méritos propios. Sin Coutinho, inelegible en la Champions, y con la adaptación de Dembélé en pañales como consecuencia de las diferentes lesiones sufridas por el joven extremo galo, Valverde apostará por el 4-4-2. André Gomes y Paulinho pugnan por la última plaza en un once equilibrado. Como su entrenador. Como la eliminatoria.

Ivan Rakitic: «No va a ser nada fácil pasar por el medio campo del Chelsea. Es un equipo muy organizado que trabaja muy bien todos los detalles. Hay que estar muy preparados para entrar en la pelea. […] Messi está muy centrado, trabaja y se cuida muchísimo para jugar al cien por cien y estar muy fino. No sé si he visto en los últimos años tantas veces a Leo trabajando en el gimnasio. Quiere estar siempre y además le necesitamos».

Ernesto Valverde manager during the FC Barcelona Training Session at Stamford Bridge, London, UK. Picture by Simon Dael/Focus Images Ltd 07866 555979 19/02/2018
El Barcelona trabajó en Stamford Bridge tras aterrizar en Londres (Foto: Simon Dael/Focus Images Ltd).

Alineaciones probables: Chelsea-Barcelona, martes 20 a las 20:45h

Chelsea vs Barcelona - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

5 comments

A mí me da que juega Giroud pues su buen juego aéreo y de espaldas puede ayudar al Chelsea a salir a la contra más que la velocidad de William. El francés sello requiere un pelotazo para que el equipo pueda acercarse a la meta blaugrana. El brasileño necesita que le llegue la jugada con cierta ventaja. Eso sí, te aporta un excelente golpeo a balón parado, cuestión no baladí cuando cualquier detalle cuenta.

Qué grandes eliminatorias nos han deparado siempre estos dos equipos… espero que esta no lo sea menos. El Chelsea es el equipo inglés más competitivo en Europa de los últimos años.

Aunque creo que esta será la alineación del Barça me gustaría ver a dembele atacando los espacios. Una pregunta zappacosta no puede jugar porque yo lo veo antes que moses, es algo más defensivo para seguir a alba

Deja un comentario

*