Chelsea-Bayern de Múnich: recuerdos de aquella final

Chelsea manager Frank Lampard during the UEFA Champions League match at Stamford Bridge, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd 07813022858
17/09/2019

Chelsea y Bayern reeditarán la final de la Champions de 2012 en esta eliminatoria de octavos. Aquella final, en la que el Chelsea resultó vencedor en los penaltis, tuvo lugar en el Allianz Arena. En esta ocasión, antes de verse las caras en Múnich tendrán un primer encuentro de ida en Stamford Bridge. Algunas cosas han cambiado en estos últimos ocho años; otras, no tanto. El Bayern se repuso de la derrota levantando la orejona la temporada siguiente y ya se vengó ante el Chelsea en la Supercopa de Europa (los ingleses habían ganado la Europa League). En la Bundesliga, en 2012 quedaron segundos y un año antes habían sido terceros, pero en 2013 iniciaron una racha de siete títulos ligueros que podrían prolongar este año. El Chelsea tuvo un futuro más irregular, con dos títulos de Premier intercalados con años más discretos y en la Champions su mejor registro fue alcanzar las semifinales en 2014.

El recuerdo de aquel inesperado triunfo de 2012 sigue presente en el oeste de Londres. Llegó de la mano de un técnico interino, Roberto Di Matteo, que no sobrevivió un año más. Era una temporada extraña para el club. De hecho, en liga terminaron sextos. Y sin embargo, después de superar al Barcelona en las semifinales, lograron vencer en contra de todo pronóstico al Bayern en una final en la que Didier Drogba fue el héroe. Su afición sigue cantando sobre la gesta allá donde va. En las últimas temporadas, la idea de repetir algo similar ha sido impensable. El año pasado ni siquiera jugaron en Champions y el anterior cayeron en octavos. Un año antes tampoco disputaron la competición y los dos anteriores fueron eliminados, de nuevo, en octavos.

La última vez que se vieron las caras, en la Supercopa de Europa de 2013, Manuel Neur atajó el penalti de Romelu Lukaku y el Bayern de Múnich, dirigido por Pep Guardiola, venció al Chelsea de José Mourinho. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.
La última vez que se vieron las caras, en la Supercopa de Europa de 2013, Manuel Neur atajó el penalti de Romelu Lukaku y el Bayern de Múnich, dirigido por Pep Guardiola, venció al Chelsea de José Mourinho. Foto: Ian Wadkins/Focus Images Ltd.

De los jugadores de 2012, el que levantó el título permanece en el equipo. Ahora como entrenador, Frank Lampard espera poder liderar a los Blues en otro triunfo frente al Bayern. No parten como favoritos en esta eliminatoria, pero tampoco lo hacían en aquella final. Una de las principales diferencias es que Lampard no apostará por un estilo de juego tan conservador como el de Di Matteo, que aunque resultó ser efectivo, dependió mucho de la falta de acierto de su rival. Es difícil imaginarse a Lampard cediéndole toda la iniciativa al Bayern, a no ser que se adelanten en el marcador. Cuartos en la Premier y sin haber podido fichar este año, ahora afrontan un período crucial en este primer año de Lampard en el banquillo del Bridge.

En el Bayern, después de que Jupp Heynckes se marchara con un triplete en 2013, vivieron tres años con Pep Guardiola, uno con Carlo Ancelotti, un regreso temporal de Heynckes, un año con Niko Kovac y ahora, desde noviembre, están bajo las órdenes del técnico interino Hansi Flick, que seguirá al frente del equipo por lo menos hasta verano. La intención de dominar a sus rivales prevalece, pero la garantía de éxito ya no es tan alta. La temporada pasada ganaron la Bundesliga por un margen más corto, pues acabaron con apenas dos puntos más que el Dortmund, y ahora mismo lideran el campeonato con solo un punto más que el segundo clasificado, el RB Leipzig. Está por ver si este año la mayor exigencia competitiva a nivel doméstico les beneficia en Europa o si por el contrario, repartir esfuerzos les debilita. En la fase de grupos arrasaron: seis victorias en seis partidos.

Robert Lewandowski está en racha. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.
Robert Lewandowski está en racha. Foto: Paul Chesterton/Focus Images Ltd.

El sufrido triunfo que lograron el viernes por 3-2 ante el recién ascendido Paderborn hace más mundano al temible rival alemán del Chelsea que el recuerdo de su última visita a Londres: un encuentro de fase de grupos frente al Tottenham en el que vencieron por 2-7. Cada partido es un mundo, pero los de Lampard no podrán ignorar las debilidades y virtudes de su rival. Y en este último campo generan respeto las cifras goleadores de Robert Lewandowski. Con 25 tantos, el delantero polaco es el máximo anotador de la Bundesliga y en todas las competiciones suma 38. Sin ir más lejos, en el triunfo del viernes noche fue el autor de un doblete. En ese encuentro ante el Paderborn, Flick experimentó con una defensa de tres dadas las bajas de Benjamin Pavard y Jérôme Boateng. No se espera que repita el esquema, ya que esos dos defensores ya están listos para volver a jugar. Javi Martínez, en cambio, no llega a la cita. También son baja Niklas Süle e Ivan Perišić. 

Si en el Bayern la posición de nueve está más que clara, en el Chelsea existe margen para la duda. Tammy Abraham ha sido la preferencia de Lampard siempre que ha estado disponible. Pero el delantero de la cantera viene de lesión. Cuando estuvo de baja, Michy Batshuayi no aprovechó su oportunidad. Entonces, Olivier Giroud se reivindicó la semana pasada entrando desde el banquillo ante el Manchester United y reafirmó su candidatura el sábado pasado en el derbi ante el Tottenham. La buena impresión que dio Giroud en la derrota ante el United, con un gol anulado por poco que hubiese abierto la puerta a una remontada, tuvo continuidad en el triunfo por 2-1 frente a los Spurs, en el que marcó un tanto y estuvo involucrado en la acción del segundo. Abraham entró en su lugar desde el banquillo y todo apunta a que será titular ante el Bayern, pero Lampard ahora sabe que en Giroud tiene una alternativa de garantías.

Artículos relacionados:

La hora del tercer plato
El mejor centrador del Chelsea

Con quien no podrá contar el Chelsea bajo ninguna instancia es con N’Golo Kanté, que sigue siendo baja después de haber sufrido una lesión muscular hace una semana. Ante el Tottenham, Lampard no alineó su trivote alternativo con Jorginho como pivote y Kovacic y Mount como interiores. En cambio, su apuesta fue una línea de tres atrás, con Kovacic y Jorginho repartiéndose el trabajo en la medular y Mount escoltando al delantero desde un costado, mientras que Barkley hacía lo propio por el otro lado. En ese esquema, Marcos Alonso volvió a tener sitio en la izquierda, e incluso marcó un gol, y también se aprovechó la llegada de Reece James por la derecha. De repetir el sistema ante el Bayern, lo más probable es que Lampard escoja a Willian, un extremo más puro, en lugar de Barkley. El brasileño entra en los planes de su entrenador por delante de Pedro Rodríguez y las otras opciones, Pulišić y Hudson-Odoi, son baja por lesión. Pero por otro lado, corren el riesgo de que Kovacic y Jorginho pierdan la partida en el centro del campo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Alineaciones probables: Chelsea-Bayern de Múnich, martes 25 de febrero a las 21:00h

Chelsea vs Bayern - Football tactics and formations

Foto de portada: Daniel Hambury/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*