Coman de Ribery, Kimmich de Lahm y el Bayern de Heynckes volvió a triturar como antaño

Robert Lewandowski of Bayern Munich scores their fifth goal during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
20/02/2018
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-180220-0080.jpg

El Bayern de Múnich goleó al Besiktas en el Allianz Arena. Fue un encuentro que sirvió para cargar de argumentos a aquellos que veían aquí un enfrentamiento muy asequible para el conjunto muniqués, y que nos decepcionó profundamente a los que esperábamos una emocionante batalla. Es de justicia notar que el partido estuvo claramente condicionado por la tarjeta roja que vio Domagoj Vida a los 16 minutos. Hasta ese momento, el desarrollo del choque estaba siendo muy equilibrado, pero la reestructuración que tuvo que hacer de urgencia el conjunto blanquinegro neutralizó varias de sus principales fortalezas. Porque el fabuloso Anderson Talisca, con enorme peligro durante el primer cuarto de hora, tuvo que retrasarse hasta el doble pivote, donde amenazaba mucho menos, y la inferioridad numérica impidió al Besiktas presionar con el espíritu que está incrustado en su ADN. Le obligó a replegar, un arte en el que son mucho más débiles. Aquello le puso sobre la mesa un escenario muy favorable al campeón bávaro, que supo aprovecharlo con el colmillo de un depredador. Como hacen los equipos que suelen ganar estas competiciones, no dejaron a las Black Eagles escapar vivas de la eliminatoria, para el pesar de los millones de turcos que seguro vivieron este encuentro con la intensidad de un derbi en restaurantes, bares y locales de toda Alemania.

Bayern 5 (Müller 43′, 66′, Coman 52′, Lewandowski 79′ ,88′)
Besiktas 0

Besiktas vs RB Leipzig - Football tactics and formations
Formaciones iniciales. Foto: sharemytactics

A toro pasado se le puede reprochar a Şenol Güneş su conservadurismo al no alinear de inicio a ninguno de sus dos exquisitos centrocampistas turcos, cuando en los seis partidos de la fase de grupos siempre o Arslan u Özyakup habían sido titulares junto a Atiba Hutchinson. Y su creatividad había sido muy importante en el juego ofensivo de su equipo. Pues la acción de la expulsión no fue un suceso fortuito, sino que fue un castigo justo, y vino originado tras una pérdida provocada por la incapacidad del conjunto otomano de superar la presión rival en campo propio que sale Vida a tratar de amortiguar trágicamente. También se estarán preguntado los aficionados blanquinegros qué hubiera pasado si Dusko Tosic, el fantástico acompañante de Pepe durante la fase de grupos, hubiera estado en plenitud física como para salir de inicio. Él probablemente no hubiera cometido esa torpeza.

David Alaba of Bayern Munich gets his shot away despite the attention of Pepe of Besiktas during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 20/02/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180220-0061.jpg
Vida acompañó a Pepe en el eje de la zaga. Foto: Focus Images Ltd.

Hay que remontarse muchos años para encontrar una alineación del Bayern de Múnich sin Robben ni Ribéry en un partido trascendente de Copa de Europa en el que ambos estén disponibles. Heynckes fue consecuente con el excelente rendimiento de Kingsley Coman, Thomas Müller y James Rodríguez y mandó al banco a dos jugadores que fueron cruciales para que él pasara a la historia del Bayern como un mito inmortal. Si alguien creía que había dejado sus largas jornadas de pesca en su acogedora residencia en Schwalmtal para mostrarse complaciente, se equivocaba estrepitosamente. Ha regresado para volver a ganar. Ya hace casi cinco años de la final de Wembley, mucho han cambiado las cosas desde entonces y él no ha permanecido ajeno a ello.

El encuentro comenzó al ritmo que intuíamos, con los atacantes otomanos enseñando su ímpetu (y mostrando la vulnerabilidad defensiva de Hummels) y el Bayern replicando poco después. La temprana expulsión obligó al Besiktas a retroceder, a conceder muchos metros al conjunto muniqués y su forma de aprovecharlos recordó mucho a la última fase de la etapa de Pep Guardiola en Baviera. El combinado alemán circulaba la pelota con agilidad y templanza hasta encontrar el espacio para poder bombardear a centros laterales el área rival, ganaba las segundas jugadas y reactivaba el proceso una y otra vez. Pese a que el gol se dilató hasta el final de la primera parte, la defensa de área del cuadro turco fue muy caótica, emitiendo sensaciones de enorme fragilidad en cada despeje. Quien más cómodo se sintió en este periodo fue un extraordinario James Rodríguez, que sacó su deliciosa zurda a pasear y puso varios balones de esos que los delanteros piden por su cumpleaños. No pudo disfrutar mucho sobre el césped, eso sí, pues antes del descanso tuvo que entrar Robben en su lugar tras sentir un pinchazo muscular.

Kingsley Coman of Bayern Munich and Adriano of Besiktas during the UEFA Champions League match at Allianz Arena, Munich Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 20/02/2018 *** UK & IRELAND ONLY *** EXPA-EIB-180220-0070.jpg
Coman firmó nuevamente un partidazo. Foto: Focus Images Ltd

Sería una excepcional jugada de un indefendible Kingsley Coman -ojo al jugador que se está cociendo allí- culminada por Thomas Müller la que ayudaría al cuadro alemán a abrir la lata. Precisamente si algo se le ha criticado al maravilloso extremo francés es que no produce tantos goles en relación a las ventajas que genera, pero poco a poco va evolucionando también en ese sentido. No solo dio el pase del primer tanto, sino que también marcó el 2-0 con una certera llegada al área. La asistencia se la dio un Robert Lewandowski inspiradísimo en el segundo periodo, que con su delicada sensibilidad para leer los espacios castigó con sangre fría el desorden turco.

Günes, ante la nula capacidad de reacción que estaba mostrando su equipo, buscó estabilidad en su propia área con la entrada de Tosic por Vagner Love. La eliminatoria aún estaba muy viva, pero el Bayern tardaría muy poco en dejarla KO con un tercer golpe. Esta vez sería Joshua Kimmich, absolutamente imperial por la banda derecha muniquesa durante toda la noche, quien asistió a Thomas Müller, que con un remate poco ortodoxo pero efectivo justificó definitivamente la decisión de Heynckes de darle la titularidad. Aquello no sació al conjunto alemán, que sabía que no podía detenerse ante un rival que se tambaleaba, así que siguió erosionándole con decisión hasta convertir el encuentro de Estambul en un mero trámite.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

a ver, hasta la expulsión, de equilbrio nada, ya empezaba a embotellar el Bayern, con 11, no hubiera sido un 5-0, pero dos o tres goles de ventaja para el Bayern seguro

Adivino no soy como para saber qué hubiera pasado, pero yo sí creo que fue un inicio equilibrado. El Besiktas tuvo 8-10 minutos donde empujó al Bayern contra su portería, y luego el conjunto muniqués tuvo otros 5-7 donde replicó en dirección a Fabri. Yo lo estaba viendo igualado hasta la expulsión.

Si no estoy equivocado la expresión es mero trámite. Lo digo por las dos últimas palabras del artículo…
Por cierto, leí la previa y estuve muy de acuerdo en lo comentado sobre Gonul.

Deja un comentario

*