El Qarabag resiste en el Parken y rompe una barrera histórica en el fútbol azerí

Qarabağ – Edu Ferrer Alcover.

El 23 de agosto de 2017 ya es una fecha histórica para el fútbol de Azerbaiyán. El Qarabag perdió en su visita al Copenhague, pero lo hizo por un resultado que le permite clasificarse por primera vez para la fase de grupos de la Champions. Nunca antes un club azerí había llegado tan lejos en la máxima competición europea, pero después de varios años de insistencia ha logrado romper su techo. Sí habíamos visto equipos de Azerbaiyán disputar la fase final de la Europa League, incluso sumando victorias y soñando con alcanzar las rondas eliminatorias, pero la Champions supone un nuevo logro para un país que ha invertido muchísimos millones en el fútbol en los últimos años. Como sucedió con Kazajistán en 2015, los focos mediáticos apuntarán a Azerbiayán en 2017. Y más todavía en el caso del Qarabag, un club que se ha convertido en un símbolo de los movimientos nacionalistas del país al tratarse de una entidad fundada en Agdam pero que juega en Bakú desde hace más de veinte años tras las disputas territoriales que enfrentaron a Armenia y Azerbaiyán y que todavía no están cerrados.

El Karabaj todavía es una República Independiente no reconocida por nadie. Un vacío legal. Un agujero en el mapa político de Europa. De facto, forma parte de Azerbaiyán. Pero, en realidad, es un estado armenio no reconocido que sobrevive como puede tras una guerra donde militarmente ganaron los armenios. (…) Aunque en todas partes el FK Qarabaq figura como club de Agdam, no ha jugado en esta ciudad desde 1993. Básicamente porque la ciudad ya no existe. Es un montón de escombros. (…) Pero el club sí existe. En 1993, jugando como local en Bakú, ganó la liga. Una auténtica locura. El mismo año que su ciudad era conquistada por los armenios, el club de Agdam ganaba la liga de Azerbaiyán con un nuevo entrenador, pues Bagirov prefirió defender con las armas los intereses de los suyos, perdiendo allí la vida. Toda esta mística le ha dado al FK Qarabaq el estatus de club mártir, por el cual es muy querido en todo el país”.

El FK Qarabag nunca se rinde, por Toni Padilla

El campeón azerí resistió en su visita a la capital danesa a pesar de sus dificultades para contener los envites del Copenhague en el primer tiempo. El vértigo se apoderó del Qarabag, atenazado por la presión al verse a 90 minutos de lograr su meta. La actitud cambió respecto al partido de ida: dejó de ser un equipo relativamente atrevido que se desmelenaba con el esférico a querer conservar su botín a toda costa, reculando en exceso incluso cuando el adversario no le apretaba. Le cedió la iniciativa al Copenhague, que sin prisa pero sin pausa movió la pelota hasta trasladarla a los flancos para poner centros a través de los laterales. Sobre todo por el perfil zurdo, donde se juntaron Verbic y el lateral sueco Bengtsson, el campeón danés encontró resquicios y repartió buenos envíos que pusieron en apuros a la zaga visitante. No era un acoso asfixiante, pero en ningún caso sufrían los de Solbakken. El Qarabag retrocedía tanto que apenas podía desplegarse al contragolpe.

Copenhague 2 (Santander 45′, Pavlovic 66′)
Qarabag 1 (Ndlovu 63′)

Copenhague vs Qarabag - Football tactics and formations

El bombardeo derivó en un gol un tanto afortunado al filo del descanso. En una jugada a balón parado, el Copenhague colgó la pelota al área y se encontró con la colaboración del arquero visitante. Sehic salió a destiempo, desprotegió su portería y Federico Santander simplemente tuvo que prolongar el envío con la testa para superar al meta bosnio. Al descanso, la eliminatoria estaba igualada. El Copenhague jugaba en casa, atesoraba más experiencia y tenía el cruce donde quería tras el mal choque de ida.

FC Copenhagen head coach Stale Solbakken during the Copenhagen press conference at the King Power Stadium, Leicester Picture by Andy Kearns/Focus Images Ltd 0781 864 4264 17/10/2016
Solbakken no disputará la fase de grupos de la Champions esta temporada. Foto: Focus Images Ltd.

El Qarabag movió ficha en la reanudación. Tras unos primeros minutos de tanteo, agarró la pelota con un poco más de determinación y se sacudió la presión danesa. El campeón azerí movió el balón con más criterio, más arriba, y conectó con sus hombres de ataque. Creció la participación de los tres centrocampistas -en especial de Richard Almeida- y sobre todo emergió la figura del sudafricano Dino Ndlovu. El delantero visitante se movió mucho en el frente ofensivo, buscó emparejarse con Boilesen (a menudo central desde que dejó el Ajax para fichar por el Copenhague) y sacó a sus compañeros de la cueva en la que estaban metidos en el primer tiempo. Dejó carreras que permitían al Qarabag ganar metros, provocó alguna que otra falta y culminó una larga jugada colectiva con un disparo que supuso el 1-1.

La reacción danesa fue inmediata. Apenas tres minutos después de la diana de Ndlovu, Pavlovic cabeceó un centro tenso de Peter Ankersen, que se sacó de la chistera una asistencia fantástica para generar la jugada del 2-1. El Copenhague se volcó con lo que tenía y abusó de los envíos directos al área, su principal virtud, pero sin embargo fue incapaz de derribar a un Qarabag que aprendió la lección del primer tiempo y pudo desplegarse con mayor frecuencia al contragolpe ante un rival al que ya le tocaba arriesgar. Brilló Ndlovu en la gestión de la posesión en el tramo final, mientras el Copenhague acusó la sustitución de Santander, que se retiró renqueante cuando más le necesitaba el campeón danés. Con una base llamativa de futbolistas azeríes (8 de los 14 que participaron son seleccionables para la selección), el Qarabag conservó su ventaja sin sufrir en exceso y certificó una clasificación histórica que le convierte en el club más oriental entre todos los que participarán en la fase de grupos de la Champions 2017-18. Sin presión, les tocará demostrar si están a la altura de la competición.

El Qarabag nunca había estado tan cerca de la fase de grupos de la Champions.
Azerbaiyán nunca había disfrutado de la fase de grupos de la Champions League. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

3 comments

Según Davidfer la manera correcta es “azerbayano”, que es el gentilicio/nacionalidad y no “azerí”, que es una etnia (mayoritaria, pero no el 100% de la población).
Por todo lo demás, gran artículo, como siempre 🙂 Respecto a la última frase, me temo que no estarán a la altura, al menos cuando no jueguen de locales.

Durisimo grupo, pero se la pasaran en grande, visitaran tres estadios importantes, mucho merito para el Qarabaq que ya hacia años luchaba por entrar.

Por cierto, no recuerdo en que potcast oí del Ostersund FK y le eche el ojo y mirad, entra en fase de grupos de la Europa League eliminando al PAOK, antes dejando atrás al Galatasarai, Buen ojo tenéis.

Deja un comentario

*