El CSKA elimina al Benfica pero no depende de sí mismo para clasificarse

CSKA Moscow fans celebrate the 2-2 equalizer during the UEFA Champions League match at BayArena, Leverkusen
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
14/09/2016
*** UK & IRELAND ONLY ***

EXPA-EIB-160914-0227.jpg

Otra tarde fría moscovita, de las que el vaho aparece en cada exhalo y los guantes y las mallas forman parte del kit habitual de los futbolistas. Sin embargo, los aficionados presentes en el VAB Arena de la capital rusa debieron olvidar el frío por un par de horas, instalados en la felicidad que sus jugadores les regalaron tras ganar 2-0 al Benfica. Unas horas más tarde, la victoria del Basilea ante el Manchester United apagó gran parte de esa alegría, porque aunque no quite el gran partido de los suyos sí hace que no dependan de si mismos para estar en octavos de final.

CSKA Moscú 2 (Schennikov 13′, Jardel p.p. 56′)
Benfica 0

Que no ha sido el torneo del Benfica es obvio: 5 derrotas en 5 partidos y un solo gol marcado por los lisboetas así lo atestiguan. Las matemáticas aún daban opciones de clasificación para los de Rui Vitoria, pero los números por sí solos no valen nada si los que deben hacer el trabajo no tienen mucha fe en ello y eso es lo que pareció en el arranque del partido en Moscú: unos 20 minutos de ataque constante local y de imprecisiones y una alucinante pasividad defensiva visitante. Salió el conjunto encarnado con Varela en portería como ya era esperado tras la enfermedad de Svilar y lo cierto es que sus compañeros en defensa y el centro del campo no tuvieron mucha sensibilidad con un guardameta que no ha pasado por buenos momentos y que casualmente jugó su único partido en Champions ante el equipo ruso en la primera vuelta. En ese arranque de encuentro pudieron llegar varios goles: el brasileño Vitinho, muy motivado todo el choque, tuvo dos opciones tras pérdida rival; sin embargo el primer gol llegó tras una gran asistencia de Natcho sobre Schetnnikov que el ruso, posiblemente en fuera de juegó, transformó. Pero lo más increíble del gol es la jugada que le precede en la que Fernandes entra por la derecha ante unos defensores convertidos en espectadores de primera fila, de los de entrada cara y canapés. A todo esto Dzagoev mandaba en el terreno de juego y pudo marcar algún gol más. 

Salvio y sus compañeros han firmado una muy mala Champions League Foto: Focus Images Ltd.
Salvio y sus compañeros han firmado una muy mala Champions League Foto: Focus Images Ltd.

En medio de la tormenta del CSKA y con el 3-6-1 de Goncharenko abriendo vías de agua en la defensa lisboeta, tuvo el Benfica un ataque de orgullo y tiró de raza y currículo para crear ocasiones de gol. La más clara la tuvo Jonas, que completamente solo a tres metros de portería lanzó el balón fuera. La reacción posterior de los jugadores de Vitoria fue algo como: “Mira, este no es nuestro año”. Sólo Jonas y algún arranque de Salvio crearon algún problema al CSKA.

El segundo tiempo siguió marcado por la falta de alma y de fe en los jugadores del Benfica. Incluso el arranque tuvo bastante de copy paste del principio de la primera mitad. Le faltaba poco al colista de grupo para redondear su imperfección y este cachito que faltaba apareció a los 10 minutos del arranque del segundo tiempo, cuando después de otra buena conexión brasileña entre Fernandes y Vitinho apareció Jardel, compatriota de la dupla, para sumarse a la fiesta de Brasil en Moscú. Aunque en este caso lo que hizo fue arruinar las esperanzas de su equipo al desviar el balón hacia su propia portería. Fin de la aventura lisboeta. Tampoco la sonrisa duró mucho en Moscú tras el otro partido de su grupo: ahora el CSKA debe puntuar en Manchester (mejor si puede ganar) y esperar que el Benfica le haga el favor de derrotar al Basilea.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*