Un plan casi perfecto

Picture by John  Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356.14/02/2013.Supporters of Olympique Lyonnais before the UEFA Europa League match at White Hart Lane, London.

Salió todo como los aficionados del Olympique de Lyon habían esperado, todo menos una pequeña muesca que al final puede resultar clave en la clasificación. Ganó la Juventus en Sevilla y el equipo de Genesio en Zagreb, y ahora dependen los franceses de ellos mismos en un partido a vida o muerte en el Parc Olympique Lyonnais ante el Sevilla. Sin embargo no les valdrá con la victoria, tendrán que conseguirla por dos goles de ventaja, algo que se podría haber solucionado marcando un gol más ayer en el Maksimir.

D. Zagreb 0
O. Lyon 1 (Lacazette 72′)

lyon vs zagreb - Football tactics and formations

Obviamente la idea del equipo visitante fue siempre mantenerse vivo en la competición por mucho que su rival no tuviera ninguna opción y sacara un once con bastante presencia de jugadores que no tienen muchos minutos en Liga: Henríquez, Jonas y Machado acabaron entrando desde el banquillo. Aun así es certero aseverar que en el primer tiempo la mezcla de jóvenes y suplentes croatas dio muestras de talento y calidad y pudo marcar en alguna llegada ante un Lyon algo espeso en el que la entrada de Darder en detrimento de Tolisso supuso una auténtica declaración de intenciones.

El ambiente era frío, ya no sólo por la temperatura sino por la baja asistencia de público, un público hastiado de llegar hasta esta fase en Champions League para luego caer siempre sin opción alguna. Esa baja temperatura emocional y climática tampoco ayudó a los franceses a centrarse en algo más que conseguir la victoria de forma sufrida. De hecho esa victoria estuvo a punto de no llegar, lo que hubiera resultado un gran fiasco teniendo en cuenta lo que estaba sucediendo y, sobre todo, lo que iba a suceder en Sevilla.

Stade des Lumières Olympique de Lyon - TeZeD17
El Stade des Lumières vivirá una “final” contra el Sevilla / Foto: TeZeD17

Mediada la segunda mitad, y con pocas ocasiones en su haber, Genesio se decidió a dar un paso hacia adelante e introdujo un doble cambio que fue clave: entraron Tolisso (difícil de entender su suplencia) y Fekir por Darder y Cornet, este último después de una actuación muy discreta. El equipo cogió ritmo, se apoderó del balón y a partir de entonces ya no dejó de buscar el gol, en realidad lo encontró casi de forma instantánea, tras una jugada por banda derecha de Mathieu Valbuena que dejó el gol muy mascado a un Lacazette que ejerció de depredador para poner a su equipo por delante. Cabe resaltar que en general el pequeño extremo de Bruges fue el más destacado del partido, además de protagonizar las jugadas más notables, fue el más competitivo, el más ambicioso y el que creyó siempre en llegar a esa “final” ante el Sevilla. 

Después del gol, el miedo a encajar superó de largo la ambición de hacer un segundo tanto que hubiera evitado esa desventaja ante el equipo de Sampaoli. Los jugadores galos se dedicaron en el tramo final a pasarse el balón sin arriesgar, ayudado todo de una presión mínima de un rival que ya había claudicado y al que las fuerzas no acompañaban. Aun así Tolisso pudo marcar tras una larguísima posesión en el minuto 86, pero no llegó a rematar en un mano a mano por muy poco, hubiera sido lo que faltaba para el plan perfecto.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*