Un GPS con botas

fabinho-entreno  Liverpool MarcadorInt

Si el año pasado la incorporación a media temporada de Van Dijk supuso un alto salto de calidad para el Liverpool de Jürgen Klopp, este curso la entrada de Fabinho a las alineaciones reds ha supuesto una mejoría parecida en una zona del campo en el que no abundaba la creatividad. Alisson ha apuntalado la fiabilidad bajo palos de la que carecía el cuadro de Anfield en el último lustro, pero ha sido Fabinho quien ha aumentado los registros del equipo con la pelota en los pies. En el brasileño el Liverpool ha encontrado una pieza apta para la presión adelantada a un ritmo elevadísimo, marca registrada de la casa, al mismo tiempo que ha fichado a un jugador lúcido con la pelota, ágil para combinar a pocos toques y que de vez en cuando sorprende con un pase decisivo en los últimos metros.

Consulta todos los textos previos a la final de la Champions 2018-19 entre Tottenham y Liverpool

Fabinho of Liverpool during the Premier League match at Craven Cottage, London Picture by Romena Fogliati/Focus Images Ltd 07576143919 17/03/2019
Fabinho tardó en formar parte de los onces del Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.

Le costó entrar en el equipo, como ha ocurrido con otros fichajes de Klopp, pero una vez se ha convertido en titular ha costado sacarle de las alineaciones. Y en los días en los que no ha estado, como en el once de la única derrota en Premier en el Etihad, ha mejorado al Liverpool cuando ha salido a disputar los últimos minutos. Fabinho supone una actualización respecto al centro del campo de otras temporadas. Tanto de interior como de mediocentro, puede hacer pesar su lectura defensiva, timing en las entradas y capacidad para anticiparse para recuperar pelotas en campo contrario. Sus piernas se transforman en tentáculos para robar el esférico de inmediato cuando el Liverpool planta una presión alta, pero sobre todo su lectura de juego le permite recoger casi todas las segundas jugadas. En las fases de mayor acoso, en esos quince minutos que como mínimo tiene el Liverpool en (casi) cada partido en el que zarandea al rival hasta asfixiarle, Fabinho barre el centro del campo después de cada pérdida para recuperar la pelota de inmediato. Esa virtud, producto de su colocación, lectura y determinación en la anticipación, incide en esa sensación de agobio que padecen los rivales cuando repelen los ataques del Liverpool y no pueden salir. El primer balón lo suele cazar Fabinho. La pelota larga a la espalda del brasileño ya es cosa de Van Dijk, otro elemento vital para plantar la línea defensiva en el centro del campo.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Sus características le convierten en un futbolista más útil cuando actúa de mediocentro, por detrás de dos interiores que ya gozan de libertad para asomarse al área rival y que tienen más gol que el brasileño (cualquiera entre Wijnaldum, Henderson, Keita y Milner), y también incide en la presencia tan ofensiva de los dos laterales, que se incorporan con mayor tranquilidad cuando saben que el encargado de equilibrar el sistema es el futbolista fichado este verano desde el Mónaco. Pero, más allá de su lectura y concentración sin el balón, también es relevante lo que Fabinho hace cada vez que la pelota pasa por sus pies. No expone la posesión a una pérdida, consciente de dónde juega y las consecuencias que eso tendría con sus compañeros desplegados. No retiene la pelota más de la cuenta, consciente de que el Liverpool disfruta cuando imprime un ritmo muy alto. Toca fácil. Ágil. Pero también con precisión, aunque sea a alta velocidad para amoldarse a la que juega su equipo. Y cuando ve claro un espacio, o un pase interior, filtra el envío más vertical para hacer progresar a su equipo. Calibra el riesgo y juega sobre seguro, con ese punto extra de creatividad que no posee Henderson cuando debe desempeñar el rol de centrocampista más retrasado del equipo de Klopp.

Fabinho es una bendición para el centro del campo del Liverpool. Foto: Focus Images Ltd. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 03/03/2019
Fabinho es una bendición para el centro del campo del Liverpool. Foto: Focus Images Ltd.

La versatilidad de Fabinho ha permitido al Liverpool matizar algunos de sus registros de las primeras temporadas bajo las órdenes de Jürgen Klopp (sino no se alcanzan los 97 puntos en Premier) y también le debería permitir adaptarse a lo que exija el Tottenham este sábado en el Metropolitano. Un perfil camaleónico contra un rival camaleónico, que muta sobre la marcha según el desarrollo del partido. Un futbolista inteligente para leer lo que sucede y tomar decisiones distintas a las previstas ante la adversidad. La primera gran final de Fabinho llega este sábado, en la ciudad en la que empezó a abrirse paso en el fútbol europeo con el Castilla. Siete años después del inicio de esa etapa, cuando actuaba de lateral derecho, tras una transformación radical en Mónaco con el alquimista Leonardo Jardim en Mónaco, Fabinho se planta en una final de la Champions como uno de los mejores mediocentros de Europa. Una vez se ha adueñado del puesto en el Liverpool nos lo ha vuelto a recordar. Estaba preparado para subir ese salto competitivo que le faltaba. Tanto que ha sido Fabinho el que ha permitido al Liverpool dar un salto más tras convertirse en uno de los rivales a batir en el viejo continente.

Artículo relacionado: Las alas del Liverpool

Fabinho of Liverpool during the Premier League match at St. James's Park, Newcastle Picture by Simon Moore/Focus Images Ltd 07807 671782 04/05/2019
Fabinho se ha convertido en uno de los mediocentros de referencia en Europa. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: MarcadorInt/T. Martínez (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*