Fiesta de despedida en Rostov

El United tampoco pudo ganar en Rostov del Don. Foto: JukoFF.

“¿Por qué el CSKA gana la liga rusa? No lo entiendo. ¿Tan mala es la liga rusa? (…) El Rostov es mucho mejor equipo que el CSKA. No hay color”. Algo parecido a esto se pudo leer durante esta jornada de Champions League en un reputado grupo de WhatsApp. Y es que resulta difícil explicar la diferencia competitiva mostrada por un conjunto y otro durante la máxima competición europea. Más allá de los puntos y de que llegara a esta cuarta jornada ya eliminado, el Rostov ha peleado todos los partidos de un grupo más complicado, con la única excepción de la visita al Allianz (5-0).

Ante el Atlético de Madrid perdió en ambos encuentros por la mínima, con el PSV empató y en su partido de vuelta contra el Bayern Múnich fue capaz de dar la sorpresa para vencer 3-2, teniendo además que remontar. La Champions League no regresará a Rostov esta temporada y, en base a la actual clasificación de la liga rusa, parece complicado que lo haga en la siguiente edición, pero el conjunto de Daniliants y Berdyev se ha despedido venciendo a un gigante y mostrando una buena imagen al continente.

Rostov 3 (Azmoun 44′, Poloz 49′, Noboa 66′)

Bayern Múnich 2 (Douglas Costa 36′, Bernat 52′)

Rostov vs Bayern - Football tactics and formations

Con su habitual 5-3-2, el Rostov esperó replegado y ordenado a un Bayern Múnich que realizó alguna rotación -Badstuber y Rafinha titulares- y que nunca se encontró cómodo en el partido. Los de Ancelotti tuvieron la posesión y también dispararon a puerta el triple de veces que su adversario, pero en ningún momento apabullaron a su rival y se mostraron especialmente incapaces cuando el marcador les dio la espalda durante la media hora final.

Como es lógico por la diferencia de calidad individual y la acumulación de jugadores cerca del área de Dzhanaev, cualquier error individual de la retaguardia local podía poner el partido de cara para el Bayern y así fue: un mal despeje de César Navas lo recogió Douglas para hacer 0-1. Sin haber generado apenas peligro hasta entonces, el todopoderoso alemán estaba por delante en el marcador y lo normal sería pensar en un triunfo plácido, pero entonces aparecieron los dos atacantes rusos para equilibrar.

En una contra muy bien llevada por Poloz, el iraní Azmoun definió de maravilla y puso el empate justo antes del descanso. A la vuelta de vestuarios, cuarto de hora de locura que empezó con un claro penalti cometido por Boateng y transformado por Poloz y terminó con un golazo de falta Noboa -qué bueno es el ecuatoriano-, pasando entremedias por un buen tanto de Bernat para poner el empate provisional.

Desde el 3-2 y hasta el final, resistencia rusa al más puro estilo Berdyev, que ya no se sienta en el banquillo pero el equipo sigue siendo completamente suyo estilísticamente.

Azmoun, de lo mejor del Rostov, peleando con Hummels en el partido de ida. Foto: Focus Images Ltd.
Azmoun, de lo mejor del Rostov, peleando con Hummels en el partido de ida. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: JukoFF.

Related posts

Deja un comentario

*