Hoffenheim-Liverpool: ya no eres tú el outsider, Jürgen

Corría el año 2007. El Mainz acababa de descender a la 2.Bundesliga y se encontraba allí con el fulgurante Hoffenheim de Ralf Rangnick, que había ascendido flamantemente desde el tercer escalón del fútbol alemán. Por aquel entonces, el Hoffenheim era algo muy parecido a lo que hoy es el Red Bull Leipzig. Un club algo artificial (representa a un pueblo de escasos 3.500 habitantes), que con la inyección financiera de un multimillonario inversor procedente de la industria de la informática fue escalando posiciones en el fútbol alemán y que suscitaba las críticas de la afición más tradicionalista del país. Ese verano, el club de Baden – Württemberg rompió la banca y gastó alrededor de 20 millones para preparar su desembarco en la primera división. Fichó a futbolistas de la talla de Luiz Gustavo, Demba Ba, Carlos Eduardo o Vedad Ibisevic. Mainz y Hoffenheim mantendrían una concurrida pelea por los puestos de ascenso directo a Bundesliga. Y, pese a que durante buena parte del año los primeros estuvieron por delante, al final las diferencias serían demasiado grandes y el Hoffenheim se impondría. El Mainz acabó cuarto y su entrenador dejó el club tras siete años al frente. ¿Su nombre? Jürgen Klopp.

Hoy, 10 años después, se vuelven a cruzar sus caminos. Aunque esta vez la historia es bien distinta. El Hoffenheim representa a la romántica cenicienta que juega competición europea por primera vez en toda su historia frente a la vuelta al más emblemático de los campeonatos continentales de uno de sus transatlánticos más laureados. Los del sudoeste de Alemania vienen de sufrir en sus carnes el desigual poderío económico de los gigantes (el Bayern se ha llevado a Rudy y Süle este verano, dos de sus jugadores capitales) y presentarán en la Champions League, con algo de miedo a enseñarlos, a toda una amalgama de jóvenes apetecibles a los que difícilmente lograrán mantener muchos años. Julian Nagelsmann es el estimulante y jovencísimo entrenador que hace las delicias de los nerds de la táctica alrededor del planeta mientras que Jürgen Klopp es el viejo caballo del establo, como él mismo se ha llamado a sí mismo en la previa. Así han cambiado las cosas en una década.

Jürgen Klopp conoce bien al Hoffenheim. Foto: Focus Images Ltd
Jürgen Klopp conoce bien al Hoffenheim. Foto: Focus Images Ltd

Probablemente Julian Nagelsmann no estaría donde está si no fuera por el legado de Jürgen Klopp. Por ese irreverente y desenfadado entrenador que se atrevió a desafiar a los conceptos hegemónicos de la Bundesliga sin pedir perdón a nadie. El que despertó a ese elefante dormido a nivel táctico que era el fútbol alemán y que con su ejemplo animó a todos los jóvenes técnicos a atreverse a innovar. Nagelsmann es un poco una evolución de lo que fue Klopp en su momento. Si el actual entrenador del Liverpool puso patas arriba la Bundesliga con conceptos como el Gegenpressing por bandera, su homónimo en el Hoffenheim representa una versión evolucionada de aquello. Menos radical, más flexible, que incorpora esas características a su libreta pero que cuida más otros aspectos como la posesión de balón.

Porque no es el Hoffenheim un equipo unidimensional en absoluto. Probablemente tenga más querencia por escenarios en los que pueda tener el control de la pelota y aprovechar la exquisita técnica de sus dos interiores, pero no tiene ningún problema en ser reactivo cuando toca. Sabe presionar y esperar, es vertical transitando y los centímetros de Wagner y la velocidad de Kramaric le permiten desplegarse en juego directo si es preciso. El buen hacer de la dirección deportiva y el hecho de ser una de las mejores canteras de Alemania le han permitido al Hoffenheim formar una plantilla de un talento impropio de unos tiempos en los que está tan concentrado en muy selectos focos. Hay pocas dudas de que los Toljan, Demirbay, Amiri, Gnabry o Kramaric representarán, si continúan en la Champions League, lo que salvando las distancias fueron Hummels, Gündogan, Götze, Reus y Lewandowski en el Borussia Dortmund o Mendy, Fabinho, Bernardo Silva, Mbappé o Falcao fueron en el Mónaco. Una joven e inesperada acumulación de calidad pero que le convertirán en un outsider con el que todo el mundo se identifique.

Andrej Kramaric es uno de los futbolistas más estimulantes de este Hoffenhei. Foto: Focus Images Ltd
Andrej Kramaric es uno de los futbolistas más estimulantes de este Hoffenheim. Foto: Focus Images Ltd

Pero si algo le falta a este equipo es experiencia y de eso se pretenderá aprovechar un perro viejo como Jürgen, que a buen seguro querrá diseñar un escenario incómodo el que la delicada pero inocente técnica de los chicos del Hoffenheim no pueda pesar. Probablemente Kloppo querrá un frenético y abierto encuentro de ritmo alto que sobrepase a los alemanes, en el que Salah, Firmino y Mané encuentren espacios para correr y puedan agujerear la estructura rival. No podrá contar, eso sí, con la ayuda de cuatro de sus futbolistas más importantes. Ni Philippe Coutinho, ni Daniel Sturridge ni Adam Lallana, ni Nathaniel Clyne, lesionados, podrán ser de la partida para la difícil tarea que tiene enfrente Jürgen: batir a Nagelsmann y demostrar que el viejo caballo sigue mandando en el establo.

Alineaciones probables: Hoffenheim – Liverpool, martes 15 a las 20:45h

Hoffenheim vs Away team - Bundesliga - Football tactics and formations

Las cuotas mostradas en los enlaces a las apuestas pueden variar en las próximas horas. MarcadorInt recomienda siempre jugar con responsabilidad y advierte que los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos sólo a mayores de 18 años.
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

5 comments

En principio rabia sentí al ver este cruce, mi club favorito de europa vs el club que junto al leipzig mas me daban ganas de ver en champions, ahora solo toca disfrutar de los a priori 180 minutos de la eliminatoria, que creo no defraudaran.

Lástima esta eliminatoria y la del Niza-Nápoles, en cambio a tragarnos en la fase de grupos a 6 o 7 equipos infumables

Que el celtic, olympiakos, maribor, rijeka , maccabi…puedan estar en la fase de grupos y no el Hofenheim o Niza…todos esos equipos no aportan nada más que partidos aburridos en los que lo único es ves cuantos goles del Madrid , Bayern, Juve…les caen..

a Niza también le pueden meter 3 0 4 goles, igualmente los otros mencionados que defiendes (hoff, napoles..). Celtic y Olympiakos son equipos dignos, que dan pelea con la gran diferencia de plantilla que tienen, y si es liga de campeones pues debe haber prioridad en los respectivos campeones de liga, de vez en cuando el fútbol sorprende, alguien recuerda la primera temporada de apoel o rubin kazan?

Deja un comentario

*