El inmortal Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo of Real Madrid celebrates scoring his side's third goal of the game during the UEFA Champions League match at Signal Iduna Park, Dortmund
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
26/09/2017
*** UK & IRELAND ONLY ***
EXPA-EIB-170926-0158.jpg

La impactante ovación que el Juventus Stadium le brindó a Cristiano Ronaldo inmediatamente después de que este les sentenciara con un inolvidable remate de chilena servirá para explicar una era. Aquellos dos años en los que el astro portugués quiso cerrar definitivamente las discusiones sobre su figura y se empeñó en obligar a Europa a rendirse a sus pies. Ya era una leyenda inmortal situada muy arriba a nivel histórico si se hubiera apagado su carrera a los 30-31 como la de tantos otros, pero ha dedicado estas dos últimas temporadas a asegurarse de que su nombre quede definitivamente en el sitio que él cree merecer. A golpe de puro gol, de enfrentarse a los mejores y hacerles cada día morder el polvo con amarga impotencia por su culpa, su obsesiva personalidad ha conseguido que no quepa otra opción que rendirse a la evidencia. Cinco goles ante el Bayern en cuartos de final, tres ante el Atlético de Madrid en semifinales, dos ante la Juventus en una final, tres ante el PSG en octavos y otros dos ante la Vecchia Signora en la ida de los octavos de final. 24 goles en sus últimos 14 partidos de Champions League. ¿Qué decir? Ese aplauso es el aplauso a quien por fin lo logró. El mundo del fútbol le rendía pleitesía unánime. No era un rival, era un mito

Es el Cristiano Ronaldo más grande, pero desde luego no el mejor. Aquella bestia inabarcable que podía amenazar desde cualquier parte del campo gracias a su salvaje exuberancia física, su exquisita precisión técnica y su privilegiado entendimiento de los espacios se ha convertido en un jugador que ya solo se explica mediante una acción: el remate. Lo que define a este Cristiano no es el segundo gol ante la Juventus, una descomunal acrobacia algo anómala, sino el 0-1. La rocosa Juventus, que ha dejado su portería a cero en 21 de los últimos 25 partidos, completamente avisada de sus capacidades y a buen seguro concienzudamente preparada ante él, sucumbe impotentemente a los tres minutos de partido. ¿Cómo es posible?

Cristiano Ronaldo, como en Cardiff, volvió a sentenciar a la Juventus. Foto: Focus Images Ltd
Cristiano Ronaldo, como en Cardiff, volvió a sentenciar a la Juventus. Foto: Focus Images Ltd

Lo primero que hay que preguntarse no es por qué remata tan bien, sino por qué siempre remata él. Ahí está buena parte de lo que le hace único. La acción del golpeo es solo el colofón a toda una serie de decisiones y ejecuciones anteriores casi perfectas. Lo que lo hace indefendible, casi imposible de evitar a lo largo de un partido, es lo que ocurre hasta entonces. Ronaldo identifica lo que va a hacer Isco antes que nadie -el movimiento lo empieza cuando la pelota aún no ha salido de sus botas-, tira un desmarque fulminante al primer palo y aterriza al lugar dónde va la pelota el primero. No “le cae”, sino que él llega ahí y no por casualidad. Después, entonces sí, su golpeo es impecable, técnicamente dificilísimo, pero todo el trabajo previo es lo que permite que este pueda tener lugar y lo que explica que haya tantos buenos rematadores por el mundo pero que ninguno se acerque en ese arte a la incidencia que tiene él.

Juventus 0
Real Madrid 3 (Cristiano Ronaldo 3′, 64′, Marcelo 72′)

Juventus vs Real Madrid - Football tactics and formations
Formaciones iniciales. Foto:sharemytactics

Probablemente la Juve no fuera mucho peor que el Madrid en la noche de ayer, y buena parte de lo que explica el abultado marcador es simplemente la diferencia entre tener a Cristiano Ronaldo y no tenerlo. Zidane apostó de entrada por el 4-3-1-2 y durante la hora inicial se volvieron a ver algunos de los problemas que han acompañado al conjunto blanco durante la primera mitad de la temporada. La Vecchia Signora, que encimó con grandeza e ímpetu tras el tempranero tanto inicial, encontró facilidades para transitar. La anchura de Asamoah-Alex Sandro y De Sciglio-Douglas Costa por las bandas explotaban la posición liberada de Isco, que no llegaba tiempo para cerrar. Casemiro, Kroos y Modric sufrían cubriendo tanto terreno, pues Khedira y Bentancur aprovechaban esos espacios para hacer daño por dentro y de esta forma la Juventus encontró varias situaciones de peligro. Este once del Madrid carece de contragolpe, por lo que tampoco podía replicar con mucho peligro. Una mano salvadora de Keylor y unos providenciales Varane y Sergio Ramos en su área lograron mantener el resultado, pero Zidane tuvo que intervenir para detener la hemorragia introduciendo a Lucas Vázquez por Karim Benzema.

Y escasos 3 minutos después de entrar, fue una invisible recuperación de Lucas Vázquez en campo propio, yendo al suelo para cortarle un balón a Dybala, la acción que dio origen al gol que hoy todos tenemos en nuestras retinas. Marcelo realiza un envío largo poco prometedor, Chiellini comete un error flagrante en el despeje y el resto es ya historia del fútbol. Carvajal captura el rebote del disparo de Lucas Vázquez, pone un centro sin mirar a la frontal del área y Cristiano Ronaldo realiza el desmarque correspondiente -esta vez hacia atrás- para acudir allí el primero. Vuela al cielo de Turín y golpea de chilena con la puntera de su pierna derecha una pelota que Buffon solo puede acompañar con la mirada.

La eliminatoria se pondría definitivamente cuesta abajo para el Real Madrid tras la infantil expulsión de Dybala pocos minutos después. Marcelo, que siempre que huele sangre evita perder el tiempo, se introdujo hasta la cocina de la defensa de la Juve para acabar haciendo el 0-3, un golpe anímico que dejó definitivamente fuera de combate al cuadro italiano. La última víctima del inmortal Cristiano Ronaldo.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

No nos daremos del impacto que está teniendo Cristiano en la historia del fútbol hasta que se retire. Lleva 10 años a un nivel top, destrozando todos los récords.

Has vendido que la diferencia del partido ha sido Cristiano, y en parte tienes razón. Pero el Madrid ha tenido más ocasiones, al igual que la Juve. Kroos ha enviado un balón al larguero, Varane ha rematado solo tras un corner (como Chiellini también ha hecho) y en tu comentario, parece que ellos han tenido ocasiones y nosotros quitando las de Cristiano, no, y la realidad no ha sido esa.

Floja primera parte blanca, podríamos estar hablando de otra cosa. Como dijó ayer Valdano, en el Club, Benzema aporta muy poquito con este Ronaldo. Con el Ronaldo de hace un par de años se complementaba perfectamente pero ahora no lo mejora.

Pienso que un Lucas o un Asensio aportarían muchísimo más al equipo, ofensiva y defensivamente.

Ronaldo ya es el mejor jugador de la historia del Real Madrid.

Deja un comentario

*