El Barça de Valverde se explica desde atrás

fil-england-germany-042

La esperada visita del Barcelona al Juventus Stadium sacó de nuevo a la luz un problema todavía sin reflejo en el casillero de derrotas de los culés: Valverde carece de mimbres para construir un equipo rutilante. Neymar gambetea en París, Dembélé apura su recuperación para maquillar el vacío dejado por el astro brasileño, Luis Suárez persigue fantasmas en una lucha sin fin entre su presente y su pasado, y las restantes alternativas ofensivas rellenan el expediente sin endulzar el paladar del aficionado blaugrana. Acostumbrados al caviar, el que Messi continúa emplatando cada noche, ganar gusta pero no enamora, y el futuro se vislumbra con el ceño fruncido. Ante la Juventus, Leo disfrutó de 55 minutos de reposo, un problema para locales y visitantes, pues ni los unos ni los otros lograron interpretar la ausencia del rosarino. Faltos de magia en los últimos metros, los catalanes se refugiaron en su actual tridente: el que forman Ter Stegen, Umtiti y Piqué cerca de su propia portería. Maravilló el guardameta alemán bajo palos, de nuevo prodigioso cuando el Barça necesitó de sus reflejos; y la pareja de centrales se mostró solvente, compensada y concentrada de principio a fin.

Preocupada por taponar las grietas en la retaguardia, la Vecchia Signora se movió entre dos aguas, debilitada por la baja de última hora de Chiellini: defendió con línea de cinco sin la pelota y atacó el costado de Digne a través del colombiano Cuadrado al recuperarla. El lateral francés superó el examen con nota, como también lo hizo Semedo en el carril opuesto tras medirse a Douglas Costa en un duelo individual intenso entre dos grandes atletas. La defensa del Barcelona se mostró firme al completo; sólo dudó cuando Dybala agarró el esférico para hacer de las suyas. El enganche de Laguna Larga agitó a sus compañeros comandando las transiciones de los bianconeri, por momentos aletargados al caer en el bajo ritmo propuesto por su rival. Las pérdidas del Barça en campo contrario alimentaron la ofensiva juventina, aunque la mejor ocasión del primer tiempo llevaría la firma de Rakitic. El croata botó un libre directo frontal que cogió portería al impactar en el tapete turinés. Con Buffon ya batido, la madera se encargó de repeler el 0-1.

Juventus 0
FC Barcelona 0

Barcelona vs Juventus - Football tactics and formations

Sin noticias de Higuaín ni de Luis Suárez, aislados del juego, la contienda se dirimió en los costados, donde Deulofeu quiso pero no supo y terminó por desquiciar a Valverde al perder de vista su marca en repetidas ocasiones, facilitando la subidas al ataque de Álex Sandro. Las desconexiones del extremo desajustaron el entramado defensivo diseñado por el entrenador extremeño, reforzado con la presencia de Rakitic y Paulinho como escoltas de un atinado Sergio Busquets. El de Badía buscaba regularmente a Iniesta, desplazado al sector izquierdo del ataque, pero el capitán recibía la pelota, levantaba la cabeza y no encontraba socios capaces de avanzar sin mirar atrás. La falta de profundidad culé se perpetuaba en el tiempo e invitaba a mover ficha, y el cuerpo técnico recurrió a Messi. Su presencia acostumbra a cambiarlo todo, aunque en Turín el argentino insinuó más que concretó. A la espera de una genialidad del 10, el Barça se sintió aliviado transitando la pelota de banda a banda mientras observaba cómo los jugadores de la Juventus no dejaban de correr detrás de ella, espoleados por el calor de su exigente afición.

El empate no disgustaba a ninguno, porque clasificaba al Barcelona como primero de grupo y situaba a los hombres de Allegri en una posición favorable para certificar su pase a octavos de final en la última jornada, fecha en la que visitarán Atenas mientras que el Sporting de Portugal hará lo propio en la Ciudad Condal. Sin embargo, los locales prescindieron de la calculadora, no se amilanaron y exprimieron sus opciones de retener los tres puntos ante la exagerada pasividad azulgrana. En un final vibrante, el actual subcampeón de Europa empujó hasta llevar el partido al área de Ter Stegen y exigió el máximo al portero germano. Buscando romper las tablas, Dybala conectó un latigazo con su pierna izquierda que salió despedido hacia la meta blaugrana, pero el cancerbero alemán demostró una vez más su sobresaliente capacidad de reacción para vencerse a su derecha en décimas de segundo y enviar el balón a córner ante la incredulidad de sus propios compañeros. A diferencia de los proyectos emergentes que aspiran a romper con la jerarquía del fútbol europeo, el Barça de Valverde se explica desde atrás.

fil-juventus-olympiacos-03
Paulo Dybala, en el Juventus Stadium (Foto: Stefano Gnech/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

Extraordinario análisis, señor Carlos. Espero ver cómo evoluciona este equipo. Bien armado atrás, si la delantera da un paso adelante, hay mimbres de campeón.

Deja un comentario

*