Juventus-Lyon: Mr. Champions se pone la capa

El regreso de Cristiano Ronaldo ha sido fundamental para la Juventus. Foto:  Antonio Polia/Focus Images Ltd

Por encima de los recovecos tácticos y los planteamientos, y más en duelos de tanto postín, aparece la efigie de la contundencia. Cristiano Ronaldo intimida en cualquier envite, pero todavía más si los acordes de la Champions inundan su cuerpo de electricidad. La crudeza de sus números habla por sí sola: ha metido 65 goles en 80 partidos del KO en la Champions. Encima, suma cinco Orejonas y anda buscando la sexta de Paco Gento. Precisamente, en un club con urgencias históricas: la Juventus no levanta el trofeo desde la temporada 1995-96; tiempos de Ravanelli, Deschamps, Vierchowod o Peruzzi. Y por el camino se han escapado ya cinco finales. Una herida abierta y de gran tamaño que nadie se atreve a cerrar, pero para eso contrataron al portugués.

En el ya lejano partido de ida –se disputó un 26 de febrero–, el Lyon le lanzó un órdago inesperado: venció por un escueto y trabajado 1-0, con gol de un Tousart que ahora pertenece al Hertha, cosas de la nueva normalidad. Ventaja al margen, el Lyon presenta un conjunto muy rocoso, equilibrado y dúctil, capaz de manejar distintas alturas para su bloque. Es decir, puede encabezar presiones altas, situarse en posiciones medias dificultando la progresión del rival o defender más hundido sin problemas. Esa es la riqueza de un entrenador con mucho oficio como Rudi Garcia, que ha sabido conjugar la experiencia de los Denayer, Depay o Marçal con el ímpetu y la irreverencia de los Cornet, Aouar o Caqueret. También el Lyon, a otra escala, presenta urgencias curriculares: no pisa alfombra roja de cuartos de Champions desde la 2009-10. Eran tiempos de Toulalan, Lisandro López, Källström y un viejo conocido: Miralem Pjanic.

Miralem Pjanic se dio a conocer en la Champions League en las filas del Olympique de Lyon. Foto Antonio Polia/Focus Images Ltd
Miralem Pjanic se dio a conocer en la Champions League en las filas del Olympique de Lyon. Foto Antonio Polia/Focus Images Ltd

El bosnio, futuro jugador del Barça y todo un alarde de profesionalidad ante la inminencia de su partida, apunta a titular para ofrecer su poso con balón y tratar de encontrar vías de pase interiores. La Juventus se topará, seguramente, ante el partido doméstico que muchas veces le ha planteado, y con éxito, el Nápoles de Gattuso. Esto implica llevar la iniciativa y atacar desde lo organizado a la espera de encontrar una grieta en la trabajada estructura francesa, que blindará el centro y permitirá por fuera. Y ahí es donde precisamente la Vecchia Signora ha tenido su talón de Aquiles a lo largo del curso: en sus dificultades para generar desde lo estático. Muchas veces se ha encallado y le ha faltado poner la marcha adecuada para desnudar al rival. No ha ayudado la ausencia de extremos puros que ensanchen el campo y ofrezcan algo de oxígeno. Bernardeschi, zurdo en la derecha, y Cristiano Ronaldo, más referencial que otra cosa, han contribuido a ese embotellamiento en muchas ocasiones. Y uno de los pocos que sí es capaz de retar desde la orilla, Douglas Costa, no estará por lesión.

Para evitar que su juego se encalle, la Juventus tendrá que ofrecer una circulación rápida de balón, meter muchas dosis de movilidad entre líneas y generar rupturas para hundir a su línea defensiva. Y sobre todo, estar lúcidos con balón y saber aprovechar las escasas ventanas de oportunidad y desorden que se presenten. Sin olvidar la necesidad de alimentar y enriquecer el juego exterior con los laterales y las apariciones de los interiores. De ahí la importancia de contar con el ímpetu y la energía de Cuadrado en detrimento de Danilo, inferior a la hora de atacar espacios. En su comparecencia de prensa, Maurizio Sarri tampoco ha descartado que el colombiano pueda actuar como extremo diestro, doblando la amenaza por fuera con el lateral de turno.

Maurizio Sarri: “Se necesitará una gran actuación porque el Lyon ha evolucionado mucho y es sólido en defensa. Defiende con intensidad y eficacia. El resultado del partido de ida les permite abordar el encuentro con ventaja. Será un partido muy difícil, pero no imposible. Cristiano Ronaldo está entrenando de forma correcta, anteayer marcó un gol extraordinario en el entrenamiento. Ha jugado muchos partidos en poco tiempo, ha descansado un poco y ahora se ha ejercitado con intensidad y energía”

Rudi Garcia consiguió mejorar el rendimiento del OL desde su llegada. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).
Rudi Garcia consiguió mejorar el rendimiento del OL desde su llegada. Foto: MarcadorInt/T.Martínez (Todos los derechos reservados).

Por su parte, el Lyon no ofrecerá una versión conservadora, al menos de entrada. No casa con su esencia valiente. Sin desmelenarse, tratará de gestionar bien sus posesiones y expandirse con la fiereza que caracteriza a los Cornet, Dembélé o el capitán Depay, ya recuperado de su grave lesión de rodilla y sin duda el futbolista más diferencial de su equipo. El holandés ya dejó buenas sensaciones en el primer tiempo de la final de Copa que el Lyon perdió en los penaltis ante el PSG recientemente. Rudi Garcia sabe perfectamente que no aguantarán todo un partido ante la Juventus si solo se pertrechan en su área y renuncian a cierta regularidad en los ataques. Por eso, los de Sarri tendrán un reto añadido en el terreno de la concentración ante las eventuales pérdidas que propicien las transiciones enemigas.

Rudi Garcia: “Digerimos rápidamente la derrota ante el PSG. Hemos cambiado ya el chip. El partido de Champions será completamente distinto. Estamos muy felices y motivados para lograr un puesto en los cuartos de final. Somos conscientes que la Juve tiene grandes jugadores. Venimos con mucha humildad, pero al mismo tiempo con mucha ambición. Bruno Guimarâes nos da mucho. Lleva poco tiempo con nosotros, pero aporta y defiende bien”

Sin embargo, el activo más clarividente que ha tenido la Juventus este curso ha sido un Paulo Dybala “al que están tratando de recuperar hasta la mañana del día de partido”, según Sarri. El MVP de la Serie A se tuvo que retirar en el penúltimo partido por unas molestias y es seria duda hasta último momento. Su facilidad para salirse del guión, improvisar y armar su gran pierna izquierda constituyen un estímulo imprescindible para el ataque juventino. Si no venciera la batalla contra el reloj, el Pipa sería de la partida.

Sean cuales sean sus acompañantes, siempre contarán con el mazo de Cristiano, un futbolista impermeable al paso inexorable del tiempo que necesita poco para dejar su rúbrica. Tan solo un centro al área. O un rechace en la zona de castigo. O una acción de estrategia. O una brizna de inspiración para sacar el látigo. O un quiebro aislado para forzar un penalti. O un balón llovido sin dueño. Aunque le pegue más el laurel en su testa de oro como si se tratara de un viejo emperador, Cristiano se pone la capa moderna de superhéroe para afrontar un duelo más complicado de lo que dictan los escudos.

Alineaciones probables: Juventus-Lyon, viernes 7 a las 21:00h

Juventus vs Away team - Football tactics and formations

Foto de Portada: Antonio Polia/Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*