La primera vez del RB Leizpig

RB Leipzig Ralph Hasenhuttl Marcel Halstenberg Oliver Burke Marcel Sabitzer Focus

A la tercera fue la vencida. El RB Leipzig logró ante el Oporto, por fin, la primera victoria en Copa de Europa de su historia. Ocho año después de ser fundado en la quinta división del fútbol alemán, el conjunto teutón ya sabe lo que es ganar un partido de Champions League. En una noche que se antojaba como algo muy parecido a un match ball, emergieron algunas de las figuras de más jerarquía del cuadro sajón para tomar responsabilidad y mantener vivas sus opciones de pasar a octavos de final. Lo hizo Kevin Kampl, el futbolista con más experiencia en partidos de este tipo, para llevar el timón del juego y dirigir a su equipo con constancia desde los primeros pases. Brilló también Emil Forsberg, de cuyo constante desequilibrio se sirvió el cuadro de Hasenhüttl para penetrar en la estructura lusa. Y si tuviera que sumar otro nombre me quedaría con Jean Kevin Augustin, que volvió a demostrar una voracidad que le convierte en una amenaza diferencial con espacios por delante a poco que afine un poco su puntería.

RB Leipzig 3 (Orban 8′, Forsberg 37′, Augustin 40′)
Oporto 2 (Aboubakar 18′, Marcano 44′)

Monaco vs Porto - Football tactics and formations
Disposiciones iniciales. Foto: sharemytactics

El conjunto alemán se encontró un escenario que a priori no es su favorito. El Oporto le cedió claramente la iniciativa, a sabiendas de que su localía y su urgencia de puntos le iban obligar a tomarla. Durante el primer periodo, el RB Leipzig llegó a amasar porcentajes de posesión del 70%. Y, la verdad sea dicha, lo utilizó para generar peligro. La escuadra de Ralph Hasenhüttl descubrió pronto que el repliegue defensivo luso estaba lejos de ser sólido y trató de buscar sus costuras. Con Kampl al comando de la posesión, el club sajón comenzó a encontrar recepciones entre líneas que precipitaban sus ataques y que evidenciaban que el bloque de los dragones era demasiado largo y poco estable.

Conçeicao sorprendió relevando a Iker Casillas y su sustituto, José Sá, cometió un flagrante error al intentar blocar un disparo que dio lugar al primer tanto del RB Leipzig. Una ventaja que no duraría mucho en el luminoso, pues el Oporto, sin hacer demasiado, sacaría petróleo de un saque de banda para conseguir el empate. Con el 1-1, vuelta a empezar. La pelota volvía a estar en la pelota del cuadro local. Sin embargo, los errores ajenos le volverían a facilitar mucho la tarea a los de Hasenhüttl. Primero Forsberg recibiría absolutamente solo dentro del área para volver a abrir hueco, y más tarde una concatenación de fallos entre Pereira y Marcano habilitarían a Augustin para que hiciera el tercero. El Oporto, escasos minutos después, llevaría al extremo aquello de aprovechar al máximo sus recursos y Marcano volvió a recortar distancias en un córner en lo que fue prácticamente su segundo acercamiento a Gulacsi en toda la primera parte.

La suplencia de Casillas sorprendió. Foto: Focus Images Ltd
La suplencia de Casillas sorprendió. Foto: Focus Images Ltd

La actuación del cuadro luso en la primera parte había sido completamente insulsa, pero seguía vivo en el partido e iba a intentar agotar sus opciones. Como el RB Leipzpig sólo sabe defender hacia adelante y su verticalidad no entiende de posesiones defensivas, el encuentro estaba abierto. Quien más hizo por empatarlo fue un Yacine Brahimi contra el que el equipo alemán no encontró respuesta. Si la exuberancia de Aboubakar y Marega encontraban réplica con Upamecano, frente a las arrancadas del argelino no había antídoto. Entrado el segundo periodo, empezó a volcar el campo hacia la meta local y a estirar a su equipo con sus conducciones. Cuando fue sustituido, el Tecatito Corona cogió el testigo y emuló su rol en banda izquierda, volviéndole a generar muchos problemas a Klostermann.

Al final, el RB Leipzig consiguió cerrar la victoria y amarrar los tres puntos, pero la impresión es que le costó demasiado tal y como se desarrolló el partido. Durante la segunda parte, el encuentro entró en un terreno de ida y vuelta que no le beneficiaba en absoluto y que no hizo nada por evitar. El conjunto alemán no supo llevar el partido a su cauce y le pudo costar caro. O encuentra pronto esa madurez para gestionar los momentos de cada partido o esta competición le va a poner en su sitio.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*