La Roma se sacudió los nervios el tiempo necesario

Fans of A.S. Roma set off flares before the UEFA Champions League match at the Stadio Olimpico, Rome
Picture by John Rainford/Focus Images Ltd +44 7506 538356
10/12/2014

De lo que ocurriese en el Olímpico de Roma estaban pendientes cuatro aficiones: la local, la visitante (el Qarabag se despedía del torneo), la del Atlético de Madrid (se jugaba el billete a octavos de final) y la del Chelsea (se jugaba la primera plaza del grupo). Una vez que el árbitro pitó el final del partido, únicamente una de las cuatro aficiones había cumplido al cien por cien su objetivo. Porque para la Roma es un éxito rotundo finalizar estas seis jornadas en la primera posición del grupo C. Lo es desde el punto de vista de dónde viene la Roma de estos últimos años, desde el punto de vista del nuevo proyecto (Monchi y Di Francesco llegaron en verano a la capital) y también desde el punto de vista de que, a priori, el Chelsea y el Atlético de Madrid disponen de plantillas más poderosas y mayores dosis de talento que esta Roma.

Eusebio Di Francesco, su entrenador, afrontó la cita ante el Qarabag con la tranquilidad que le daba la recuperación de Diego Perotti y Radja Nainggolan, dos piezas fundamentales en este equipo. De hecho, el belga parece un futbolista insustituible ahora mismo en la Roma por lo que aporta en el terreno de juego. El extremo argentino y el centrocampista belga fueron los mejores del partido.

La diferencia de nivel entre la Roma y el Qarabag salta a la vista. Además, el conjunto azerí llegaba a Italia con las bajas de tres de sus titulares (Agolli, Sadiqov y Pedro Henrique). Sin embargo, un elemento que podía jugar un papel en este partido eran los nervios. Los nervios al fracaso. Los nervios de la Roma a fallar a su afición en un duelo teóricamente asequible. Esos nervios podían aparecer si pasaban los minutos y el resultado no era favorable para los intereses del equipo de Di Francesco. Fuese o no por culpa de los nervios, lo cierto es que la Roma no fue netamente superior al Qarabag en la primera media hora de juego. Sí tenía algo más la posesión de balón, pero apenas inquietaba al guardameta Ibrahim Sehic. La imprecisión era lo que más caracterizaba a la Roma en su manejo del esférico y así resulta complicado crear ocasiones. El Qarabag, como había hecho en jornadas anteriores, volvió a jugar media hora más que aceptable de fútbol.

Roma 1 (Perotti 53′)
Qarabag 0

Qarabag vs Roma - Champions League - 12th September 2017 - Football tactics and formations

Pero la esperanza del Atlético de Madrid, cuyo futuro dependía de que el Qarabag puntuase en Italia, duró poco más de media hora. Ya antes del tiempo de descanso se apreció otro tono en la Roma, que aprovechó los últimos minutos del primer tiempo para llegar dos veces con mucho peligro al área de Sehic. La facilidad de Nainggolan para armar el disparo se convirtió en el mayor incordio para el guardameta bosnio Sehic.

Nainggolan estuvo cerca de inaugurar el marcador y volvió a intentarlo al inicio de la segunda mitad. Su forma de jugar, su intensidad y su habilidad para probar el disparo desde dentro o desde fuera del área suelen contagiar a los compañeros cuando las cosas no marchan redondas para la Roma. Esa sensación dio el equipo ante el Qarabag. Varios de sus compañeros se contagiaron de la actitud de Nainggolan y la Roma sí se mostró claramente superior en el arranque de la segunda parte. Ahí se gestó la victoria romanista. El gol, tras un disparo de Edin Dzeko que rechazó el arquero Sehic, llevaba la firma del argentino Perotti. La Roma no fue capaz de jugar un fútbol pletórico, pero lo cierto es que por volumen de ocasiones sí mereció algo más de tranquilidad. Los italianos acabaron la noche con 20 disparos realizados (frente a los 2 del Qarabag).

Los nervios con los que había iniciado la noche el conjunto italiano volvieron a hacer acto de presencia muy al final. Con el 1-0 estaba en el alambre la Roma, que respiró aliviada cuando Míchel Madera desaprovechó en los últimos minutos la gran ocasión de los azeríes. El mediocampista español no pudo imprimir fuerza a un remate de cabeza en solitario dentro del área. Fue la oportunidad del Qarabag de seguir sumando puntos en esta competición de la que se despiden con mucha dignidad y la oportunidad que el Atlético de Madrid deseaba cantar en forma de gol.

Aunque transmitió nervios al inicio y al final de la noche, la Roma se sacudió esos nervios durante el tiempo necesario como para anotar un gol, ganar el partido y celebrar ahora este éxito que supone estar como cabeza de serie en el sorteo de los octavos de final del próximo lunes. Un buen primer paso para el proyecto de Ramón Rodríguez Verdejo ‘Monchi’.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

3 comments

Pues me parece que la Roma es un chollo para los segundos clasificados , sinceramente ha tenido suerte, sobre todo en el primer partido contra el Atleti . No veo a la Roma pasando de ronda, por mucho quenoor aquí habléis maravillas de la Roma y Monchi.

Deja un comentario

*