El Leipzig es el nuevo Ajax

Julian Nagelsmann, head coach  of RB Leipzig during the UEFA Champions League match at Red Bull Arena, Leipzig
Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222
10/03/2020
*** UK & IRELAND ONLY ***

Jóvenes, irreverentes, efervescentes, energéticos, versátiles, neófitos, adaptables, inteligentes, hambrientos e impulsados por entrenadores pasionales que saben transmitir idea y alma a sus equipos. El Leipzig ha sabido recoger el legado que dejó el Ajax de desafío constante a la oligarquía reinante. Es la nueva locomotora de Europa, un conjunto que se ha ganado su billete a la aristocracia tras cargarse al Atlético de Madrid, bloque de piel dura y múltiples cicatrices que venía de superar al todopoderoso Liverpool en una eliminatoria para el recuerdo. Los de Cholo anduvieron planos, timoratos y sin asumir la responsabilidad con balón que seguramente requería una cita de este calibre. En ningún momento pudieron imponer su ley y lo acabaron pagando. Ni proyectó la fiabilidad de Anfield ni sostuvo el rendimiento en ataque que evidenció en el post confinamiento durante once jornadas.

Sin jugadores franquicia, Nagelsmann, de tan solo 33 años, ha logrado crear un ecosistema estimulante y vibrante que domina las cuatro fases del juego. Despliega un tapete táctico, sumamente enriquecido por la ausencia de azar, en el que tienen cabida los dobles roles –hemos visto al pulmonar Laimer actuar de carrilero diestro con balón y a la vez de pivote sin él–, extremos reconvertidos a pivotes que sirven asistencias como Sabitzer y centrales capaces de incorporarse al ataque con conducciones exuberantes. Dayot Upamecano merece una mención aparte. Hacía tiempo que no se veía una figura tan plomiza moverse con semejante ligereza y gracilidad con el balón controlado. Fintaba y quebraba a Costa como si nada, subía un escalón para incrustarse en el mediocentro y recibir un pase en progresión de los centrales de banda e incluso se proyectaba al último tercio para generar una ventaja numérica. Sin descuidar, obviamente, su gran labor defensiva para secar a los puntas rojiblancos. Una fuerza de la naturaleza que confía o le hacen confiar plenamente en sus sensacionales condiciones.

Gracias a su dominio del ataque organizado y de la transición ofensiva, llegaron los dos goles del conjunto alemán. El primero, poco después de la reanudación, tras una secuencia infinita de pases, en la que se involucró todo el equipo, y que terminó con una apertura a Sabitzer, descolgado como extremo derecho para servir un pase suave y enroscado hacia la cabeza delicada de Olmo. El de la sentencia tuvo más percusión: llegó tras un robo y un delicioso pase al espacio, nuevamente del inconmensurable Sabitzer, para la carrera de Angeliño que, sin ponerse nervioso, respiró, levantó la cabeza y le sirvió un balón templado al otro carrilero, Tyler Adams, que se asomó al balcón del área para rematar la faena. De nada sirvió el penalti forzado y convertido por un Joao Félix que fue el principal motivo de oxígeno del Atlético de Madrid en el segundo acto.

RB Leipzig 2 (Olmo 50’ y Tyler Adams 88’)

Atlético de Madrid 1 (Joao Félix 71’ (p)

RB Leipzig vs Away team - Football tactics and formations

Los alemanes dominaron la primera mitad y maniataron al Atlético gracias a su facilidad para sacar el balón y hacerlo progresar hasta el último tercio, zona en la que faltó algo más de colmillo e imprevisibilidad para sorprender a la estructura rival. Seguramente, Timo Werner con su dinamismo hubiera resuelto parte de ese déficit. Con las dobles parejas Laimer-Sabitzer y Angeliño-Nkunku, el equipo de Nagelsmann encontró simetría exterior. Esto es, la posibilidad de dañar por cualquiera de los dos costados. Todo lo contrario que un Atlético que tan solo se encomendó al binomio Lodi-Carrasco cuyo volumen de ataques se disparó hasta el 64%. Normalmente, de media, suele haber un equilibrio productivo de 35% por cada banda.

También hubo espacio en el primer tiempo para la polémica puesto que el VAR no entró en un más que posible penalti cometido de forma absurda por Gulacsi a Saúl, al que trabó por detrás en un toque casi imperceptible en directo, pero consistente al ver las repeticiones. Con un penalti a favor en el minuto 15 y la posibilidad de avanzarse en el marcador y gestionar la renta, el contexto hubiera sido diferente. Aunque cambien las manos que usan la herramienta, tampoco en Europa se logran entender por completo todas las decisiones, las que se ejecutan y las que se omiten.

Joao Felix cambió el partido cuando entró. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd
Joao Felix cambió el partido cuando entró. Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd

Ya en la segunda, las fuerzas se equipararon por momentos, gracias al estímulo de un Joao Félix que mejoró las prestaciones de segundo punta con respecto a un Llorente que apenas tocó nueve balones en la primera parte. Con sus caídas, su inteligencia y su forma de acelerar y pausar las acciones, el Atlético se volvió a conectar al partido, espoleado por la gran combinación que dio pie al penalti y la mejoría en su transición ofensiva. Pero en el cómputo global, el conjunto colchonero trasladó la sensación de quedarse en territorio de nadie. Ni presionó arriba para forzar e incomodar la salida del Leipzig ni supo amasar el balón para no acumular tanto tiempo de riesgo defensivo. Se limitó a esperar en un bloque medio algo contemplativo y lanzar ráfagas por la izquierda con un Carrasco espumoso y un Lodi profundo. Poco más. Finaliza así un nuevo periplo europeo del Atlético que refrenda lo complicado que es avanzar rondas y la cantidad de buenos equipos que asoman en el continente.

Por su parte, el Leipzig encontró su versión más fluida desde la tenencia activa del balón, la ausencia total de complejos y la ocupación constante de los espacios. Se aprecia la madurez y sincronización de un colectivo cuando su forma de expresarse se entiende desde el cómo y no desde el quién. Y cuando se dispone a jugar el cuero, siempre atesora una intención, ya sea atraer para liberar espacio, mover de un lado a otro para ganar las alturas necesarias o filtrar para penalizar las grietas. Hiperactivos con balón, solidarios sin él y siempre compactos. Una máquina diseñada para engullir escudos, desafiar el status quo y exhibir músculo competitivo. La energía de Kampl, el despliegue de Sabitzer, la inteligencia de Olmo, el aprovechamiento de espacios de Nkunku, la pujanza de Angeliño, la ductilidad de Klostermann, la contundencia de Upamecano, la limpieza de Halstenberg, el compromiso de Yurary, la ligereza de Tyler Adams y la brillantez de Nagelsmann, que potencia todo lo que toca. Europa se rinde a, más que la revelación, la sensación del continente.

Apoya los contenidos en MarcadorInt y conviértete en un mecenas del proyecto a través de Patreon. Puedes apuntarte aquí.

Foto de Portada: EXPA Pictures/Focus Images Ltd

9 comments

El Ajax de la temporada pasada fue una “moda pasajera”, como puede ser este Leipzig. De todas maneras, no me apasionaba De Ligt entonces (y menos ahora) y de De Jong tenía dudas (hasta ahora ha sido 100% intrascendente), pero aún puede mejorar. Sin embargo, Upamecano me ha ganado hoy. Me gustaba mucho ya pero escuchaba, a especialistas que lo veían jugar con asiduidad, decir que no era consistente, que hacía fallos, etc. Hoy no ha sido así. Si consigue mantener este nivel con regularidad, hay jugadorazo para mucho tiempo.

“Pasajera” porque les desmantelaron medio equipo y así es más complicado el proceso de competir al máximo nivel mientras te reconstruyes. Upamecano hizo un partido muy por encima de lo que venía exhibiendo pero acorde al potencial que atesora. Un saludo!

La verdad que llevo un par de año sin reconocer la esencia del Cholo en este Atleti, en comparación con el año de la Liga y las dos finales de champions, no sé si es que su proyecto ya no da para más. Es cierto que se supone que era un año de transición, pero no creo que a día de hoy la plantilla actual se ajuste a la idea o filosofía de juego que le gusta practicar. La temporada ha sido mala (terceros en Liga si, pero lejos de un Madrid y Barcelona que han estado flojos en comparación a otros años), el nivel de juego muy pobre, y quizá esta sea la derrota más dolorosa de su ciclo, gran Leipzig, estaba claro que podría haber sorpresas en esta champions atípica, pero me parece imperdonable caer eliminados hoy.

Bueno, por “dolorosa” supongo que la final contra el Real Madrid con gol en fuera de juego debió serlo más. Y respecto a “imperdonable”, creo que fue peor cuando cayó en fase de grupos sin ganar ninguno de los partidos al Qarabaq, aunque es cierto que los otros 2 rivales eran difíciles, no sé si más o menos que este Leipzig.

Creo que el Cholo tiene margen para mejorar al equipo. Y me parece que el parón desde que finalizó la Liga no les ha beneficiado demasiado. Esto y que no tuvieran una buena noche, muy poco lúcidos con balón. A veces hago el ejercicio de pensar qué hubiera pasado con este equipo si juega los cuartos inmediatamente después de la gloriosa victoria ante el Liverpool. Tal vez hubiera cambiado el cuento. Un saludo!

Tenía muchas ganas de leer este análisis. Durante el partido nunca llegué a averiguar si el Atlético quería el balón o ceder la iniciativa. Si la posesión del Leizpig fue consentida o resultado del planteamiento de Nagelsman y la incapacidad del club colchonero para contrarrestarlo.
Fue un gran partido en el que mucho de los jugadores de la Red Bull se mostraron ante el gran público.
Fantástico artículo.

Muchas gracias, Víctor. Celebro que te haya gustado. Mi impresión fue que el Atlético sabía de antemano que no podría arrebatarle la posesión y creyó que con su receta reactiva sería suficiente para imponer su ley en transición. Pero, llegados a este nivel, se tiene que hacer mucho más con balón para intentar ganar. Eso o ser el Atlético de antaño al cual nadie era capaz de toserle en ataque estático porque era una máquina de incomodar y cerrar espacios. Creo que esa fase ya ha pasado y encima equipos como el Leipzig tienen un sinfín de recursos y variantes para mover estructuras. Un saludo!

Esto se veia venir. Suena a topico, pero la realidad es la siguiente:
El Atletico cuando va empatado o ganando, defiende. Y cuando va perdiendo, ataca.

Claro… si ssa es la actitud con la que planteas los partidos… que se puede esperar? Vas a estar siempre al filo de la navaja. Y te puede ganar cualquiera. Contra el Liverpool fue vergonzoso. Tuvieron que remontarles la eliminatoria por completo (2-0) para que saliesen de la cueva…

Simeone le ha hecho mucho bien al Atletico pero ya no es ningun outsider… no puedes pretender alcanzar exitos jugando asi. Puedes excusarte en la mala suerte, en el descuento, en lo que quieras… pero incluso las champions que llegaron a la final, hubo eliminatorias previas donde pasaron de puro milagro. Recuerdo un Bayern-Atletico que fue increible como aguantaron…

Ahora el Atletico necesita dar un paso adelante y cambiar un poco su manera de jugar. En cuanto al Leipzig, fenomenal Nagelsmann, e increible que ni el equipo ni Werner hayan forzado para que pudiese jugar la champions.. una pena. Aun asi, todavia tendran sus opciones contra el PSG, aunque con Di Maria, Mbappe y Neymar a tope lo van a tener chungo.

Excelente artículo Fermín! Comparto tus opiniones y análisis, creo que con esta eliminatoria y la liga recientemente finalizada llego la hora de cambiarle la cara al Atleti, el Cholo debería buscar nuevos desafíos. Mención aparte para RB Leipzig, hace rato vienen haciendo las cosas bien y lo están demostrando a lo grande.
Saludos!

Deja un comentario

*