Empate a optimismo en Anfield

Jordan Henderson of Liverpool during the UEFA Champions League Final at the Olympic Stadium, Kiev
Picture by Paul Chesterton/Focus Images Ltd +44 7904 640267
26/05/2018

La falta de acierto en los últimos metros afeó un partido competido y exigente con claro sabor a Copa de Europa. The Kop ansiaba combate y rock and roll entre el Liverpool y el Bayern, dos campeones continentales, y por momentos la grada vibró; aunque los alemanes se empeñaron en rehuir el cuerpo a cuerpo y lo acabarían consiguiendo. Tanto Klopp como Kovac sacarán lecturas positivas de este primer asalto, pues ambos lo afrontaban entre interrogantes, sobre todo en el bando bávaro. Se esperaba un duelo de delanteros, pero finalmente lucieron el músculo, el orden y la energía de futbolistas generosos en su despliegue como Henderson o Javi Martínez, omnipresentes a lo ancho del tapete. A los reds les faltó finura en el remate y también convencimiento durante un segundo tiempo un tanto conservador, pero uno entiende su postura: sin Van Dijk, Joe Gómez y, en menor medida, Lovren, destaparse frente a Lewandowski y compañía suponía correr riesgos innecesarios antes de tiempo. Para el Bayern, salir compuesto y erguido de Liverpool significa inyectarse a sí mismo una dosis extra de autoestima en medio de una temporada cargada de sobresaltos: atrás quedan los años de bonanza y superioridad germana; ahora, el gigante alemán debe apretarse el cinturón para competir en las plazas más complicadas, incluidas sus estrellas más rutilantes.

Consciente de su incapacidad manifiesta para salir victorioso de un encuentro disputado en sexta marcha, el Bayern trató de adormecerlo desde el inicio. Neuer retuvo la pelota hasta el extremo siempre que el contrario se lo permitió, y los dos centrales abusaron del pase de seguridad. La presión del Liverpool no se hizo de rogar, si bien esta vez resultó más tímida de lo habitual. Las características de sus zagueros, Fabinho y Matip, invitaban a mantener la prudencia ante un rival con argumentos para castigar la osadía mal entendida. Un par de errores de los extremos de Kovac al recibir de espaldas en su propio campo activaron a Mané y Salah, y el Bayern sudó de lo lindo para proteger a su guardameta. Se exhibió Hummels, certero al corte, y gustó más de lo esperado Süle, decisivo bloqueando disparos en su propia área. La pareja resistió las acometidas locales, tan abrumadoras como mal resueltas. Solo Firmino conservó su apreciada delicadeza en el gesto técnico en una primera mitad en la que los alemanes enseñaron sus garras a la contra, aprovechando el descaro de Coman y Gnabry a la hora de atacar a sus pares, Alexander-Arnold y Robertson.

Liverpool 0
Bayern 0

Liverpool vs Bayern - Football tactics and formations

El paso por los vestuarios no alteró el guion, aunque en el mismo figuraba James, que no acudió a la grabación. Superado por el ritmo de la contienda, el ex del Real Madrid se conformó con demasiado poco: un par de combinaciones intrascendentes en la medular y un disparo mordido desde el balcón del área terminaron por dar forma a una nueva oportunidad desaprovechada en un escenario de máxima exigencia. Ante la ausencia de Goretzka por lesión, Kovac le pedía a su ’10’ presencia entre líneas y solidaridad en el esfuerzo defensivo. Exigencias que se quedaron en meros deseos. Más entonado estuvo Thiago, compañero de batallas del cafetero en un centro del campo construido sobre la espalda de Javi Martínez, algo venido a menos esta campaña. Nada que ver con su partido en Anfield. Fortalecido el Bayern, el Liverpool perdió reprís. Naby Keita se evaporó, a Firmino le costó mantener el listón –había sido duda hasta última hora a causa de un virus– y Klopp se vio obligado actuar. El técnico red quiso impulsar a su equipo aumentando sus niveles de energía (Milner) y añadiendo más presencia en el área (Origi). Sin embargo, su rival ya había decidido que la visita a Inglaterra se saldaría sin cornada alguna.

Los alemanes recuperarán a Müller para el desenlace del emparejamiento, aunque la baja de Kimmich (sancionado) pondrá a prueba la solidez de un equipo bajo sospecha en lo estrictamente defensivo, por muy fiable que se haya mostrado en Anfield. Será también en la zaga donde el Liverpool vea multiplicado su potencial con el regreso del sancionado Van Dijk, el pilar maestro sobre el cual se asienta el castillo de naipes inglés. Como ha quedado demostrado esta noche, los pequeños detalles pueden acabar resultando decisivos. Por eso Kovac jamás quiso dar un paso al frente. Por eso Klopp alteró su plan pero en ningún momento tocó a zafarrancho a medida que avanzaban los minutos. Al Bayern le maravillaba la posibilidad de salir sin manchones de su prueba de fuego en Europa y al Liverpool no le desagradaba la idea de afrontar la vuelta con el empate más valioso (0-0) de cuantos se pueden conseguir en casa en las rondas eliminatorias de esta competición. La inconsistencia de Mane y Salah en la definición de las oportunidades más claras para los locales hizo el resto.  

James Rodriguez of Bayern Munich during the UEFA Champions League match at Olympic Stadium, Athens Picture by Yannis Halas/Focus Images Ltd +353 8725 82019 23/10/2018
James Rodríguez pasó desapercibido en el Bayern (Foto: Yannis Halas/Focus Images Ltd).
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

En mi opinión, muy decepcionante el partido y, particularmente, el Bayern, porque no solo es que no pudiera llegar a portería rival, sino que parecía que no quería hacerlo. El Liverpool, aunque con menos acierto, sí intentó algo más.

Como apuntas, daba la sensacion de que ninguno veia con malos ojos el 0-0. El Bayern, porque se cree inferior al Liverpool y sale con un empate de Anfield; el Liverpool, porque consiguio mantener la puerta a cero como local sin contar con sus tres mejores centrales. El Bayern, porque se lo jugara todo en Alemania; y el Liverpool, porque cualquier empate a goles alli le servira.

Por cierto, no estuvo acertado en la definicion, pero vi bastante fino a Mo Salah. Firmo varias acciones de mucha calidad tecnica. En el Bayern, lo mas destacado me parecio Javi Martinez. En Bundesliga a veces el Bayern no lo necesita, pero en los grandes escenarios parece imprescindible.

Yo no veo al Bayern creyéndose inferior a nadie, sinceramente, y menos al Liverpool, que en casa muy bien, pero fuera ha demostrado ser flojito, flojito. El Bayern fue a obtener un buen resultado, y a confiar resolver en su campo. Tan simple como eso, y la primera parte ya la ha conseguido.

Deja un comentario

*