Demasiado fácil para el City

Phil Foden of Manchester City goes round Schalke goalkeeper Ralf Fahrmann before making it 6-0 during the UEFA Champions League match at the Etihad Stadium, Manchester
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
12/03/2019

En la Champions de las remontadas imposibles, no se atisbó en ningún momento que el Schalke 04 pudiera insinuar una mínima posibilidad de sumarse a la caravana de los milagros. Aguantó media hora el 0-0 con un planteamiento que aunaba el conservadurismo de una línea de cinco defensores con la teórica amenaza ofensiva de tres atacantes dispuestos a hacer daño en las transiciones. Pero a la hora de la verdad, ni contuvo ni inquietó. Su doble pivote, muy aislado en una medular poblada de centrocampistas creativos del City que movían el balón con fluidez, anduvo siempre a medio camino de todo, perdido en una batalla que evidenció la decadencia del proyecto de Tedesco y que recordó a Europa que el líder de la Premier debe constar entre los grandes candidatos a levantar la Champions. Por muy adolescente que aún sea en la competición.

Manchester City 7 (Agüero 35′ pen, 38′, Sané 42′, Sterling 56′, Bernardo Silva 71′, Foden 78′, Gabriel Jesus 84′)
Schalke 0

Manchester City vs Schalke 04 - Football tactics and formations

Ante la plaga de lesiones en el eje de la defensa -Kompany también acabó cayendo-, Guardiola eligió a Danilo para actuar como central derecho, dejando a Walker en el lateral. El Schalke tuvo a su vez una ausencia de última hora en la misma zona: se lesionó Nastasic, por lo que entró Bruma para completar el trío con Stambouli y Sané. No hubo oportunidad de medir la competencia defensiva de Gündogan como medio centro, ya que el Schalke le dejó libre con el balón y tampoco le atacó por su zona. En realidad, pese a terminar con siete goles y un resultado histórico, el partido no tuvo demasiada historia. Incluso se podría decir que no le exigió al City emplearse a fondo y que arrasó a medio gas. Dio la sensación de que habría sido capaz de ampliar aún más la distancia de haberlo necesitado.

Sí confirmó el sensacional momento de forma de sus atacantes. Agüero abrió el marcador con un doblete -aunque el penalti del 1-0, que hizo bajar los brazos al Schalke y acabó con su resistencia, debe considerarse enormemente controvertido-. Sterling mantuvo el tono de frescura e inspiración que había mostrado con su hat-trick ante el Watford. Y Sané marcó un gol y dio tres asistencias. No es un detalle que deba pasarse por alto, porque siempre ha sido este City un equipo fundamentalmente de centrocampistas. Estaba un escalón por debajo en cuanto a atacantes plenamente determinantes, lejos de la clase mundial de los Messis y los Cristianos. Aún lo está, pero tener entonados, acertados y con plena confianza a sus tres delanteros le ayuda a convertir en goleadas sus exhibiciones de juego.

Raheem Sterling anotó el cuarto gol de la noche y dio continuidad a su gran momento de forma. (Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd).
Raheem Sterling anotó el cuarto gol de la noche y dio continuidad a su gran momento de forma. (Foto: Russell Hart/Focus Images Ltd).

Debe ponerse en contexto el momento del oponente. El Schalke, que pasó tras el descanso a un 4-3-1-2 que pretendía cerrar esos pasillos interiores que le estaban desarbolando, anda deprimido y descentrado. Toda su resistencia de la primera media hora, que había logrado limitar a un remate al palo de Agüero la producción de oportunidades de los ingleses, se convirtió en ansiedad por volver a casa. Deseo de que pasaran los minutos sin hacerse mucho daño. Algo imposible ante cualquier equipo de un Guardiola que siempre ha entendido que la mejor manera de respetar al rival es tomarlo en serio hasta el final e ir a por él por muy sentenciada que esté la contienda.

Domenico Tedesco espera poder llegar al partido del fin de semana ante el RB Leipzig, pero su continuidad al frente del Schalke 04 no está nada clara. (Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd).
Domenico Tedesco espera poder llegar al partido del fin de semana ante el RB Leipzig, pero su continuidad al frente del Schalke 04 no está nada clara. (Foto: Matt Wilkinson/Focus Images Ltd).

Pep, eso sí, evitó correr riesgos. Laporte había sido titular sólo porque no había nadie más disponible, y ya que su estado físico no aconsejaba tenerlo noventa minutos en el campo, lo acabó sustituyendo. Y el que entró no fue Stones, también convocado por si había alguna emergencia, sino Delph, que se ubicó como lateral derecho en una zaga en la que Walker y Danilo formaron como centrales y Zinchenko en la izquierda. Foden tuvo media hora para lucirse y logró, a pase de Sané, su primer gol en la Champions de los mayores. Una fecha para recordar para un adolescente que se parece como nadie a su equipo: juega, decide bien, se mueve con inteligencia, controla, genera, desequilibra e incluso marca.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*