Un paseo para el recuerdo en el jardín de Maribor

Roberto Firmino of Liverpool scores the opening goal during the Premier League match at The Hawthorns, West Bromwich
Picture by James Wilson/Focus Images Ltd 07709 548263
16/04/2017

El Liverpool firmó una goleada memorable en su visita al Maribor en uno de los choques más plácidos que jamás disputará en la historia de la Champions League. El equipo de Klopp no solo aplastó al campeón esloveno con un resultado de escándalo, el segundo más amplio del Liverpool en la máxima competición continental, sino que también igualó el récord de Marsella y Shakhtar, hasta ahora los únicos equipos que habían ganado como visitantes por siete goles de diferencia. El Maribor fue una mera comparsa para el Liverpool, que convirtió el estadio de la segunda ciudad más poblada de Eslovenia en su propio jardín. El Ljudski vrt -en esloveno, el jardín del pueblo-, a menudo un escenario hostil para los visitantes, se convirtió en el parque de atracciones de Coutinho, Salah y Firmino, que se hincharon a costa de un Maribor ingenuo desde el primer minuto hasta el último. Pareció un partido de exhibición, un choque de pretemporada contra un rival menor.

Maribor 0
Liverpool 7 (Firmino 4′, 54′, Coutinho 13′, Salah 19′, 39′, Oxlade-Chamberlain 86′, Alexander-Arnold 90′)

Maribor vs Liverpool - Champions League - 13th September 2017 - Football tactics and formations

El Maribor firmó un choque indigno de un equipo que se ha ganado por méritos propios acceder a la fase de grupos de la Champions. A pesar de que podía alinear a su mejor línea defensiva con el regreso del internacional esloveno Marko Suler, el conjunto violeta desplegó la alfombra roja para que el Liverpool desfilara ante la hinchada que abarrotó el Ljudski Vrt. A los tres minutos, Viler regaló un balón en la frontal del área en un pase hacia atrás defectuoso que dejó vendido a Suler, que en su intento por arreglar la situación quedó eliminado de la jugada. Salah interceptó el envió, sorteó al veterano central del Maribor y puso un lacito a su centro hacia Firmino, que abrió la lata en el primer disparo del Liverpool. Los de Klopp ni siquiera necesitaron esforzarse para inaugurar el marcador, y además ampliaron la ventaja en su segundo remate a portería, obra de Coutinho.

Con el electrónico a favor el Liverpool simplemente se limitó a presionar tímidamente la salida de balón del Maribor para castigar cualquier imprecisión. Los eslovenos acumularon una infinidad de errores no forzados en campo propio en los que simplemente entregaban la posesión a los centrocampistas y delanteros del combinado inglés. A la que el cuadro local intentaba encadenar tres o cuatro pases se producía la pérdida en una zona delicada, más por falta de calidad y confianza que por una asfixiante presión del Liverpool, que encontró una vía de escape en el perfil zurdo protegido por Viler y Suler. Por esa zona se infiltró una y otra vez Salah, que marcó el tercero y el cuarto. En el 0-4, que llegó al borde del descanso, incluso Firmino estuvo a punto de evitar el gol del egipcio, pues tanto el 9 como el 11 atacaron al mismo tiempo un centro en la frontal del área pequeña ante la pasividad de la zaga eslovena, petrificada y hundida tras verse por detrás en el marcador y sin opciones de puntuar tan pronto.

Philippe Coutinho. Foto: Focus Images Ltd.
Philippe Coutinho marcó un gol y dio dos asistencias. Foto: Focus Images Ltd.

El Liverpool no quiso hacer sangre en la segunda mitad, aunque los goles acabaron cayendo por su propio peso. La segunda parte se convirtió en un rondo eterno, una cadena infinita de pases a la espera de que el colegiado indicara el final de la contienda. Cayeron tres goles más por inercia, porque el Maribor apenas cruzó la línea divisoria, pero el Liverpool se limitó a administrar fuerzas y reservó a varias piezas importantes de cara al partido del próximo domingo en Wembley contra el Tottenham. La goleada contra el Maribor supone la primera victoria de los de Klopp en la fase de grupos de la Champions e hincha los registros anotadores del cuadro inglés de cara a posibles desempates por la diferencia de goles.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*